ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Liaena Hernández, diputada y representante de Cuba en los foros paralelos a la Cumbre de Panamá. Foto: Abel Rojas

Entre los actores sociales, intelectuales, cooperativistas, campesinos y académicos cubanos que participan en los foros paralelos de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, distingue la voz de una joven guantanamera, quien tuvo a su cargo la lectura de la Declaración de los representantes de Cuba a su llegada a la nación istmeña este martes.

Se trata de Liaena Hernández Martínez, diputada y miembro del Comité Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), quien intercambió con Granma, antes de partir a Panamá, algunas reflexiones sobre su papel como garante de la sociedad civil cubana.

—¿Cómo ves el escenario en que Cuba asiste a la Cumbre?

—Lo veo como un motivo de reivindicación del papel de Cuba como miembro de la Comunidad de las Américas, pero no nos interesa en lo absoluto regresar a un mecanismo que responde a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Estamos accediendo a una invitación gentil, amable de los países de la región y especialmente del Gobierno panameño, pero vamos con un objetivo muy centrado: fuimos invitados como sociedad civil a los foros para representar al pueblo cubano. Conocemos que junto a nosotros hay un grupo de mercenarios que han sido acreditados como parte de estos foros y que pretenden lograr legitimar su presencia allí como representantes del pueblo cubano y como representantes de la sociedad civil cubana, aunque realmente no lo sean.

“Para Cuba es una ofensa que eso haya sido admitido, porque son mercenarios, personas bien pagadas por las potencias extranjeras, para promover la desestabilización. Y esa es la realidad que Cuba debe denunciar”.

—Tu voz entraña también el sentir de las mujeres cubanas…

—Tenemos muchos motivos y muchas razones para de­fender y legitimar a la FMC como ese mecanismo que representa a más de cuatro millones de cubanas, a más del 90 % de las mujeres cubanas, afiliadas voluntariamente a una organización que, además, es una ONG, y que ha impulsado políticas para el empoderamiento de la mujer, su autonomía en lo físico, en lo económico, en la salud y en el empleo de manera general; por lo tanto, tenemos muchos argumentos para de­fender.

“Pero ser mujer cubana, ser además una joven con la posibilidad de pertenecer al Parlamento desde los 18 años, es una muestra fehaciente de la democracia y de los derechos humanos de los que podemos debatir también en la Cumbre.

“Cuba no ha estado negada al diálogo, al intercambio de los temas diversos que puedan tratarse en el mundo, y será esta Cumbre también un escenario en el que podremos demostrar nuestra realidad. Si es en derechos humanos, ¿qué país en el mundo tiene más condiciones, más razones, más argumentos que exponer ante el mundo sobre la defensa de estos derechos?

“En lo que sí no estamos ni estaremos dispuestos a dialogar es en espacios condicionados, porque esa sería la primera razón entonces de no derechos humanos y de no democracia”.

—En el contexto que vive Cuba hoy, ¿qué legitima a la sociedad civil en estos foros?

—Cuba no va allí a mostrar una sociedad perfecta, sino una sociedad que está en constante movimiento, con muchas asignaturas pendientes aún, pero hay que entender que su verdadera sociedad civil está en la capacidad y en el derecho de resolver los problemas desde dentro de Cuba, y no estamos negados a sugerencias, criterios, opiniones de los amigos, pero no desde posiciones de chantaje ni de fuerza ni condicionamientos a nuestra soberanía e independencia.

“Tenemos allí la misión de representar la realidad de nuestro pueblo en su diversidad, mal entendida hoy en el mundo porque ha sido manipulada. No le diremos a nadie cómo tiene que ser su sociedad, cada cual funda su propia sociedad de acuerdo con sus tradiciones, su cultura, su historia y queremos que se nos respete el derecho de los cubanos a construir la nuestra sin injerencia”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Carlos de New York City dijo:

1

8 de abril de 2015

07:16:28


UTDS dignos representantes de Todos los Cubanos en Cuba de los de Pie , aquellos que orgullosos y llenos de principios , los que apoyan y trabajan por el Futuro de la Patria de Cuba y de la revolucion Cubana del 1959 , Deben Estar Todos UTDS ahi al Frente de la VERDAD de Cuba y por Cuba no por Compromisos con el Gobierno si no por Deber y Verguenza de la REPRESENTACION CUBANA de Todo ese Pueblo , de mi misma FAMILIA en CUBA y de la mia PROPIA porque yo defiendo esa misma VERDAD en cualquier terreno que yo me encuentre y mas ANTE ese MINISCRUPULOS de TRAIDORES y RATAS que a pesar de ser CUBANOS Tambien han TRAICIONADO a todo un PUEBLo en Venir a PANAMA a Formar SHOWS MEDIATICOS y de MENTIRAS para engañar a Toda PANAMA y demas PAISES con las PALABRAS Y RETORICAS de todos los TErroristas y ASESINOS que se encuentran en Miami y son Enemigos Tambien de la SOBETRANIA y Derechos de los Cubanos a ser LIBRES y REVOLUCIONARIOS. ! Gracias A Todos UTDS por su REPRENTACION a Mostrar la VERDAD de el Pueblo Cubano y de mi Orgullo de ser Cubano.

Randy Perdomo García dijo:

2

8 de abril de 2015

08:37:16


Excelente entrevista.Mis felicitaciones por la lectura y posición en la declaración.

Amelia dijo:

3

8 de abril de 2015

08:43:33


Viva la FMC y la democracia en Cuba!!!!

Jani dijo:

4

8 de abril de 2015

12:41:55


Felicidades por la rueda de prensa dada ayer. Causó impactó en la televisión panameña las palabras de una mujer joven, sencilla que defiende su país de estos conocidos mercenarios. Felicito a Liaena.Viva Cuba,Viva Panamá y viva la Primera Casa de Estudios Octavio Méndez Pereira, la Universidad del pueblo panameño.

gloria dijo:

5

8 de abril de 2015

14:05:37


Extraordinaria, precisa y convincente de nuestras realidades y de nuestro futuro, esos son nuestros jóvenes y así defendemos los principios en los cuales creemos.