ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El recién finalizado Congreso de la Uneac le entró con la manga al codo a «la urgencia de estructurar desde la Uneac, y de conjunto con la institucionalidad cultural, la participación de los críticos y expertos en el diseño e implementación de una estrategia para el desarrollo de la crítica artística y literaria sobre los medios, y en todos los medios donde las nuevas tecnologías ofrecen una oportunidad».

El entrecomillado proviene del dictamen final de la comisión Cultura, medios y redes sociales, pero ya en el más largo informe que dio paso a los debates se habló en extenso de los referentes que necesita el público «para valorar y exigir».

En otras comisiones se debatió por igual acerca de la urgencia de rescatar el papel de la crítica en tiempos de consumos indiscriminados, en que, a falta del ejercicio de voces calificadas, lo que vale  menos puede imponerse sobre lo que vale más con una rotundez avasalladora.
Cabe recordar que el artista, el crítico y el público son tres partes indivisibles de un mismo fenómeno comunicativo, no importa que haya creadores, como

Antonioni, que aseguren no haber leído una crítica en su vida.

Picasso no reparaba en ellas, pero las leía para divertirse, según él. Buñuel confesó que las respetaba y las seguía, deseoso de descubrir en las observaciones de los especialistas, lecturas que no se había propuesto en sus filmes. «Algunos de ellos tienen más imaginación que yo», solía repetir, divertido, el maestro.

Artistas y escritores existieron que durante toda la vida declararon no tener en cuenta las críticas y luego, entre sus papeles, aparecieron recortes de periódicos subrayados, analizados, vituperados, o con palabras de reconocimiento al margen.

Primero apareció el artista, luego el público y, en tercer lugar, el crítico. El artista siempre hubiese seguido creando, pero cabe preguntarse cuánto lo influyó la valoración especializada (sin olvidar el papel del espectador, o lector), o si el desarrollo y evolución de las diferentes tendencias y corrientes del arte hubiera  sido el mismo de faltar el ojo interrogante, o deslumbrado  del crítico, que se ocupó de dejar constancia en libros y tratados que  hoy sirven de referencia a la humanidad.

El artista y el público requieren del crítico, no a la manera de una opinión regidora y concluyente, sino como un punto referencial hacia el cual dirigir e intercambiar ideas. Se puede estar en desacuerdo con él, y es bueno que así sea a partir de un pensamiento analítico y hasta emocional, pero la civilización comprendió, desde hace rato, la razón de existir del especialista como vehículo para fomentar el intercambio de voces en función del conocimiento.

Un diálogo civilizado, en el que el crítico esté al tanto de cuánto interesante salga a la luz pública, sin que la poca atención, difumine el justo valor del acto creativo.

Un ejercicio en el que el crítico, sin ostentar, dé muestra de sus mejores armas: la sensibilidad y el conocimiento. Y se despoje de «gustos personales» y factores extra artísticos, como la amistad o la antipatía, deslices que, ante el respeto que merece el público, pudieran convertirlo en traidor de sí mismo.

El arte, y la cultura en general, requieren para su desarrollo de un diálogo crítico constante que aproveche cada medio y espacio, máxime en tiempo en que el basural maquillado de neoliberalismo cultural  trata de colarse por cada hendija.

De eso también se habló, y bastante, en el Congreso de la Uneac. Y se trazaron puntos para una estrategia que ojalá no tarde en concretarse.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

zoe dijo:

1

14 de julio de 2019

07:31:34


Es que para hacer crítica hay que tener fundamentos culturales consistentes, no medianos, no elementales, no al estilo de un blog. Escribir sobre literatura o de cualquier modalidad de las artes requiere rigor y responsabilidad. Los órganos de prensa, sus directivos, son los responsables de lo que se publica. Ahí está el meollo del asunto, hace falta jerarquizar y saber decir: eso es para un blog, no para un periódico y dar paso a la crítica profunda y valedera. Muy bien por Rolando Pérez Betancourt.