ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Ulises Aquino interpreta a Lecuona Foto: Archivo

La música de Ernesto Lecuona es un ejemplo de cubanía y lozanía. A su obra vocal, aunque también hubo momentos de su extraordinario pianismo, y una versión instrumental de su paso esencial por la zarzuela, estuvo dedicado el concierto que en dos funciones presentó en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, Ulises Aquino, director de la compañía Ópera de la Calle, para honrar no solo a ese clásico de la cultura cubana sino también a La Habana en su medio milenio de existencia.

Como antecedente, Aquino había grabado con la Sinfónica de la Radio Televisión Española en 1995 el álbum Recordar, con el que registró sus versiones de las más conocidas canciones de Lecuona. Ahora refrescó aquel repertorio en su voz y tejió hilos de complicidad con otros dos cantantes, el tenor Humberto Bernal, a quien echábamos de menos, y la joven Laura Ansorena, portadora de cualidades que bien podrían llevarla a un primer plano de la escena lírica nacional.

También concretó tres magníficas alianzas: con el maestro Frank Fernández, espléndido como de costumbre en el toque romántico personal con que acompañó a Ulises y lecuoniano hasta la médula en la singular recreación suya de La comparsa con  acompañamiento orquestal a lo grande; el violinista cubano-norteamericano Jaime Jorge, de prístina ejecución en la versión concertante de los temas de la zarzuela María la O; y la Orquesta Sinfónica  Nacional, bajo la conducción de Enrique Pérez Mesa, sumamente atinada al asumir los estupendos y actualizados arreglos de Rembert  Egües, con la participación del coro de Ópera de la Calle.

Ante la brevedad obligada del espacio disponible para esta nota, me detengo en la ejecución vocal de Ulises y su manera de concebir en él y sus colegas la interpretación de obras de Lecuona. Los recursos melódicos de esta piezas incitan a no pocos cantantes a deslizarse por la pendiente de la grandilocuencia, cuando no por lamentables concesiones sentimentaloides. Ulises Aquino entrega las melodías como son y deben ser, nota a nota, línea a línea, con carácter y emoción. En su voz, Lecuona conecta con la sensibilidad del oyente de nuestros días.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.