ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Los sobrevivientes es una de las películas referenciales dentro de la prolífica obra del cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea. Por estos días se cumplieron los 40 años de su premier en los cines de la capital. La cinta no ha dejado de ser un clásico al constituir una de las más populares del realizador.   

Una familia de la alta burguesía cubana (los Orozco) decide recluirse en su mansión e ignorar los acontecimientos externos que estallan luego del triunfo revolucionario. La opulencia inicial se va consumiendo a la par que los valores y principios que defendían sus miembros. El humor negro y la tragedia delinean la trama de Los sobrevivientes, cargada de alegorías bíblicas y continuos guiños al surrealismo de Luis Buñuel en obras como El ángel exterminador y Viridiana, a partir de la cena que celebran los mendigos en el espacio de los nobles.

Una vez más, Titón explora sus preocupaciones sobre el desarrollo socioeconómico de la Isla, e insiste en asomarse al universo burgués a partir de la oposición de valores entre ese grupo social y los que proclamaba la Revolución. En esta ocasión se vale del absurdo para representar la involución de las formaciones económico-sociales. Con una maestría inigualable, Titón se adentra en temas tan universales como la convivencia humana, siendo esta familia la gran protagonista de la cinta.

El filme, sin lugar a duda, es una crítica mordaz contra aquellos que prefieren aislarse en lugar de enfrentar cambios inminentes. Un elenco excepcional, liderado por los actores Enrique Santiesteban, Reinaldo Miravalles, Vicente Revuelta, Carlos Ruiz de la Tejera, Ana Viñas y Germán Pinelli, la conforma. Gutiérrez Alea supo conjugar, a lo largo de su carrera como cineasta, el aspecto lúdico con la crítica social, elemento que no escapa en la película y que le creó una marca identitaria dentro del cine cubano y latinoamericano.

Luego de su estreno en 1979, la cinta fue galardonada con la categoría de Filme notable del año en el Festival Internacional de Londres. En la edición 38 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, como parte de la sección Clásicos restaurados se exhibió una versión mejorada de la película, a la que se sumaron otros títulos del autor como Memorias del subdesarrollo (1968) y Una pelea cubana contra los demonios (1971).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.