ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fernando Pérez y Laura Cazador, directores de Insumisas. Foto: Endrys Correa Vaillant

La historia de Enriqueta Favez, conocida como la mujer que, vestida de hombre, ejerció la medicina en América, nuclea la trama de Insumisas, primera co-producción suizo-cubana dirigida por del reconocido directorFernando Pérez y la realizadora suiza Laura Cazadory que llegará a la gran pantalla bajo el auspicio de Bohemians Films y el Icaic.

Acerca de del filme, que concursará en la presente edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, Granma conversó con ambos directores.

–¿Cuál fue el primer acercamiento con la historia que narra Insumisas?

F: –Yo conocía la historia desde mucho antes, porque pertenece a la tradición popular y ha pasado de tiempo en tiempo. Incluso se han realizadoinvestigaciones exhaustivas, hay documentales sobre ella y también ha estado en el teatro y la literatura, pero la idea de hacer una película me llegó a través de Laura.

L: –Es curioso como el personaje es suizo, pero en el país casi nadie lo conoce; a diferencia de Cuba, donde muchos sí saben la historia. Yo la conocí en Cuba (2005) por un productor con el que trabajé en un proyecto como asistente de dirección. Igualmente escuchaba hablar de ella en la radio y otros medios. Enriqueta paraceía un personaje de cine, no real, imaginarse que una mujer de esa época corriera tanto riesgo parecía más ficción que realidad. La inquietud de hacer un proyecto, que se materializó cuando fui a ver a Fernando,me quedó en la cabeza. Antes había hecho pequeñas cosas, pero no un largometraje de ficción como para lanzarme sola con una historia tan grande. Fue entonces cuando en el 2010 empezamos a trabajar juntos.

–¿El objetivo de la película es presentar el transgénero como fenómeno o enfatizar que fue la única vía posible de la protagonista para ejercer su profesión?

F: –El filme habla del derecho de todos los seres humanos a ejercer su libertad individual. Una sociedad no puede ignorar los derechos individualespor una decisión colectiva. Sí decidimos no hacer la biografía histórica de Enriqueta. Lo que nos impulsó era dar una imagen de proyección contemporánea de este personaje, que trascendió no solo su género, sino las ideas de la época. Ahí surgen, inspirados en los personajes reales, otras caracterizaciones que sí permitían dar la esencia de Enriqueta, una mujer que luchó por sus derechos.

L: –Cada uno tiene derecho a defender su libertad, mientras no ataque o dañe al otro. Una mujer que quería ser médico no atacaba a nadie.

–¿El haber trabajado con su equipo actual, por ejemplo, con Raúl Pérez Ureta en la fotografía, de alguna manera compensó esta primera experiencia de trabajo con una actriz extranjera en un rol protagónico?

F: –Es mi primera experiencia de trabajo con una actriz que es muy conocida en Francia, Sylvie Testud, que ha ganado dos Césars. Fue un reto grande, podemos decir que ella hizo un trabajo muy profesional, pero representaba un trabajo extra. En mi caso, fluye mucho más con los actores cubanos por cuestiones de idiosincrasia, sensibilidad.

L: –El idioma fue una gran limitante, porque ella no hablaba español, lo que hizo fue aprenderse de memoria todos los textos, por lo que era un poco difícil para ella asimilar un nuevo diálogo.

F: –El reto mayor también fue que por compromisos de producción tuvimos que filmar en un tiempo récord para el cual no estábamos preparados. Si algo hay que señalar es que Raúl en la película se planteó hacer una fotografía muy arriesgada para que contara con colores duros, grises. No queríamos dar una imagen idealizada y Raúl experimentó mucho, incluso forzando la parte tecnológica en un salto al vacío que no tenía vuelta atrás. Lo extraordinario es como él a su edad se lanzó a hacerlo. Luego del proceso de posproducción a mí me sorprendió la expresividad de la imagen que habíamos logrado

–Con este poco tiempo con el que contaron para la pre-filmación ¿cómo resolvieron  crear locaciones que dentro de La Habana recrearan la ciudad Primada?

L: –Por la actriz extranjera teníamos un tiempo limitado y nos dimos cuenta en un momento que no iba a ser racional mover todo un equipo hasta allá. Nos planteamos el reto de buscar una Baracoa en los alrededores de La Habana. Gracias al trabajo de Raúl, el director de arte y asistentes pudimos encontrar estos lugares.

F: –Realmente trabajamos con equipo muy entregado, con mucha energía. Yo recuerdo la escena final de Sylvie Testud, ella tenía que estar en el aeropuerto a las 9 pm y la filmación la terminamos tres horas antes. Una escena además sujeta a muchas circunstancias porque había animales y era en el río.

–El filme requería una mirada femenina por los temas que toca, y por articular su conflicto alrededor de una mujer. En ese sentido ¿qué significó trabajar con Laura Cazador?

F: Laura está en el origen el proyecto. Yo sentía que no podía hacerlo solo porque, aunque puedo trabajar con personajes femeninos, hay una sensibilidad femenina para la cual Laura fue fundamental. Pienso que también es una película de mujeres, sobre las mujeres.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Raidel dijo:

1

7 de diciembre de 2018

07:51:29


Es penoso como quieren fomentar conductas y orientaciones que para nada son normales luchemos por la unidad y funcionalidad de las familias cubanas célula fundamental de la sociedad una cosa es no discriminar a una persona por su orientación sexual y la otra es tratar de imponer un patrón que para.nada pertenece a nuestra cultura e incluso a la normal naturaleza del ser humano que pasara con nuestra juventud sembremos el amor y el respeto de un hombre y una mujer que es desde los primeros tiempos de la creación o la evolución lo que nos ha permitido vivir y sobrevivir en este planeta estamos a tiempo