ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Este afiche, sobrio en forma y color, diferente del actual, de colores brillantes y un buen toque de humor al llegar a las cuatro décadas, se incluye en la exposición Cuarenta años en Carteles.

Cualquier cinéfilo sabe que los carteles cubanos hechos para el cine constituyen toda una leyenda. Es magnífico poder afirmar, sin que se considere un exceso, que los creadores de la Isla han hecho escuela en este género.

Para apartar el negro sentimiento chovinista, cito del libro Ciudadano cartel, de Sara Vega y Alicia García, lo expresado al respecto por el actor italiano Gian María Volonté: «los afiches cubanos de cine son únicos porque dan al cine su propia dimensión»; el director norteamericano Francis Ford Coppola: «Soy un admirador apasionado y un coleccionista de los afiches cubanos», y a la escritora Susan Sontag: «un afiche de Tony Reboiro o Eduardo Muñoz Bachs, además de cumplir con su misión publicitaria, es una auténtica obra de Arte».

La calidad casi siempre está alejada de los números y, sin embargo, la colección de la Cinemateca de Cuba con casi 3 000 carteles, tanto desmiente esa idea, que está merecidamente inscrita en los Registros Nacional y Regional del Programa Memoria del Mundo de la Unesco.

Importantes diseñadores y pintores contribuyeron a esos carteles impresos con la técnica de la serigrafía (Silk Screen), su signo distintivo. Legaron obras capitales Muñoz Bachs, Reboiro, Rostgaard, Morante, Oliva, Ñiko, Azcuy, Julio Eloy y también, René Portocarrero (Soy Cuba), Servando Cabrera Moreno (Páginas del diario de José Martí, Retrato de Teresa) y Raúl Martínez (Lucía), por citar unos pocos.

El libro Ciudadano cartel añade nombres en el acápite «Colaboradores y desconocidos» y recuerda carteles firmados por artistas de la talla de los cubanos Zaida del Río, Alicia Leal, Flora Fong y Nelson Domínguez; el español Antonio Saura y el chileno Roberto Matta, que «resultan hoy una rareza».

El cartel estuvo dirigido a promocionar filmes nacionales y extranjeros, semanas de cine cubano en otras latitudes, ciclos, muestras, retrospectivas, aniversarios, homenajes a directores,  actrices, actores y festivales en los que el mensaje gráfico llegó por diversas vías, con una impronta visual de gran belleza y eficacia comunicativa y no esquemáticamente como interpretación pura de la esencia de los filmes.

Es por eso que en este 40 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano el cartel cubano tiene una preeminencia con varias exposiciones, entre ellas, Cuarenta años en Carteles (en el lobby del cine 23 y 12); Otra vez… otros clásicos (Galería 23 y 12) y Titón. 90 aniversario (Galería Saúl Yelín, Casa del Festival).

A ese grupo se añaden los 24 carteles en competencia por el Coral, de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, España y México.

Nelson Herrera Ysla, crítico de arte, afirma en el prólogo del libro citado: «el cartel cinematográfico se convirtió en la cara más visible del arte cubano en las primeras décadas de la segunda mitad del siglo pasado (…).  Luego declinó (…) y hasta se temió por su existencia. Pero no. Como buena Ave Fénix, resurgió de entre las manos entusiastas de jóvenes creadores en los albores del siglo XXI para salir airoso nuevamente hacia el cielo azul de la Isla, sus cines y ciudades…».

Las exposiciones organizadas para estas jornadas del Festival, ayudan a comprender que la leyenda del cartel cubano es una realidad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel dijo:

1

6 de diciembre de 2018

09:01:36


Una interesante idea que podría proponerse a la venta del público. Como cinéfilo me encantaria poder tener alguno de esos tantos carteles de nuestro cine cubano.

Francisco Rivero dijo:

2

7 de diciembre de 2018

12:22:52


Bienvenido sea este titulo " Ciudadano cartel ", que espero apreciarlo, en el interes que aborda y sobre todo me interesa saber como las autoras como bien han indicado que tiene el acapite de " Colaboradores y desconocidos ". Tambien es de mi interes de saber, si ellas se han interesado e incluido a los tecnicos sergraficos que con su arte y excelente oficio hicieron posible la reproduccion de estos carteles serigraficos. Si los diseñadores graficos tienen un gran merito en cada uno de sus carteles. Soy de lo que reconoce del ejemplar talento de los operarios que realizaron esta hermozas estampas graficas. Si, indico estampas graficas porque es una de las caracterisitcas del cartel del ICAIC de la decada de 1960, 1970 y 1980 en que cada una de estos carteles es una obra unica a pesar de la reproduccion en tirada limitada. ( lo señalo por la razon del proceso que es manual y todo lo que ello implica en su fabricacion ). Por no decir de las paripecias y soluciones de ingenio para sustituir materias primas por escases de insumos de importacion. Ademas si tenemos en consideracion el numero bien elevado que se imprimen por aprte de las distribuidoras internacionales de filmes en relacion al cartel ya es un valor inestimable. Atencion tambien muy importante el de diferenciar la finalida de la distribuidores internacionales en primer orden que es del economico, mientras la distribucion del cartel del ICAIC corresponde mas al principio de la extencion y promocion de de valores culturales en favor del ciudadano. Un saludo fraterno.