ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fernando Birri. Foto: Archivo de Granma

Conocido como el Padre del Nuevo Cine Latinoamericano, Fernando Birri (1925-2017) dejó una profunda huella en generaciones de cineastas a las que también deslumbró por su labor pedagógica dentro del arte. En esta edición el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano le rinde especial homenaje al director argentino –cuya obra colosal está sólidamente ligada a Cuba– a partir de diferentes actividades que se realizarán en el contexto del evento.
Entre las acciones que honran la memoria de Birri cuentan la exhibición de su cinta Un señor muy viejo con unas alas enormes, y el documental Historia probable de un ángel.
Autoretrato del poeta, del realizador suizo Domenico Lucchini; así como la exposición Soñar con los ojos abiertos, que se exhibirá en el Pabellón Cuba.
Birri, fundador de la Escuela Documental de Santa Fe (Argentina) y de la Escuela de San Antonio de los Baños en la Isla, de la cual fue su primer director, demostró y cultivó su pasión por el séptimo arte, acompañada de una profunda sensibilidad poética. El realizador, antes de comenzar sus estudios sobre cine había incursionado en la poesía y el teatro, manifestaciones de las que, sin duda, se nutrió en sus producciones fílmicas.
Dos de sus cintas lo convirtieron desde sus inicios en un símbolo dentro del cine latinoamericano que comenzaba a ver la luz; Tiré Dié (1960), mediometraje que funcionó como testimonio de las contradicciones de la sociedad argentina de mitad del siglo xx, y Los inundados (1962), primer filme de ficción con el que obtuvo el Gran Premio del Jurado en Karlovy Vary, además de ser reconocido en Venecia y México.
Uno de sus grandes hitos lo constituyó el filme testimonial Mi Hijo el Che, un retrato de familia de don Ernesto Guevara (1985). «Es una película de la memoria, siempre sentí la necesidad de pagar una terrible deuda con el Che, una deuda de afectos y de ideas (…), de pronto leí el libro de don Ernesto y casi espontáneamente la idea tomó cuerpo, rostro, boina y estrella, la figura de este hijo a través de los ojos del padre. Esto es lo que me interesaba», comentó el creador, quien también dedicó documentales a figuras prominentes dentro del mundo literario como Rafael Alberti y Gabriel García Márquez.
El también teórico de cine pensaba la vida como un proyecto comunitario y utópico; sin embargo, nunca desechó ninguno de sus sueños, construía otros nuevos sin disminuir en su empeño por materializarlos. Birri subrayó la necesidad de buscar nuevas identidades narrativas y estéticas como una de las formas para entender la sociedad en que vivimos y llevarnos de ella su imagen más exacta.
A solo un año de su fallecimiento, el próximo 27 de diciembre, el fundador y patriarca del nuevo cine latinoamericano será evocado y homenajeado en esta 40 edición de un Festival que rescata su obra imperecedera.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.