ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Dirigida por Alejandro Gil, Inocencia se inspira en las circunstancias y personajes reales que rodearon el fusilamiento de ocho estudiantes de medicina cubanos en el siglo XIX. Foto: Cortesía ICAIC

Trece filmes de cineastas cubanos aspiran a los Premios Coral que otorga el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en las categorías de largometrajes y cortos de ficción, documental, animación y ópera prima; a los que se suman uno de posproducción, cinco guiones inéditos y 13 carteles.
Hay que considerar además que una veintena de títulos de realizadores cubanos fueron incluidos en todas las secciones fuera de concurso, lo que es de hecho un reconocimiento a su calidad.  
Entre los largometrajes seleccionados para competir en ficción están Inocencia, de Alejandro Gil; Nido de mantis, de Arturo Sotto, e Insumisas, del laureado Fernando Pérez, cuyo guion y dirección comparte con la realizadora suiza Laura Cazador.
Insumisas parte de sucesos reales, la vida de una mujer suiza que llegó a principios del siglo xix a la oriental ciudad cubana de Baracoa, vestida de hombre y bajo el nombre de Enrique Faber, y ejerció con éxito la medicina e incluso llegó a casarse con una joven local.
De acuerdo con declaraciones anteriores de Pérez, la transgresión de género forma parte de la historia, pero trataron de representarla como una mujer adelantada a su época, que trascendió limitaciones de todo tipo: sociales, morales.
También en ficción, pero mediometrajes y cortometrajes, Cuba concursa con Cerdo / Yunior García; Frágil / Sheyla Pool; Los amantes / Alán González, y I Love Lotus / Patricia Ramos, de quien se exhibe, además, fuera de concurso en La Hora del Corto, el documental, Alicia.
Por el Coral de Documental los cubanos compiten con Los viejos heraldos, de Luis Alejandro Yero, y Sergio Corrieri, más allá de Memorias…, de Luisa Marisy.
Como su nombre indica Más allá de Memorias… está dedicado al actor cubano Sergio Corrieri (1938-2008). Escrito y dirigido por su hija, fue producido por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. Se trata de un acercamiento a la vida y obra del actor de Memorias del subdesarrollo, pero además de Soy Cuba, Mella, Baraguá y El hombre de Maisinicú.
Para el concurso de animación se seleccionaron dos títulos cubanos: Encuentro muy cercano, de Pol Chaviano; y Mamiya cr7, de Danny de León y Eisman Sánchez, e igual número en la categoría Óperas primas: El viaje extraordinario de Celeste García, de Arturo Infante, y Un traductor, de Rodrigo Barriuso y Sebastián Barriuso (Cuba, Canadá), mientras en el de posproducción compite En caliente, de Fabien Pisani.
Es esperanzador que los realizadores cubanos hayan captado la atención con cinco títulos para optar por el premio de guiones inéditos: a.m.-p.m. / Amílcar Salatti González (que acaba de recibir el xv Premio sgae de guion Julio Alejandro entregado en el 56 Festival Internacional de Cine de Gijón, Asturias); El bálsamo de Casanova, de Serguei Svoboda Verdaguer; La nueva ruta, de Joanna Vidal; La pelota roja, de Carlos Lechuga y Fabián Suárez y El soldado perfecto, de Pavel Giroud Airea (Cuba, Colombia).
La relación de Carteles cubanos en concurso es extensa. Son 13, dos de ellos con Alemania, de los que destacamos el de Insumisas, Nido de mantis, y Sergio Corrieri, más allá de Memorias…
Fuera de concurso, en diferentes secciones, los cubanos clasificaron con 18 títulos. Algunos ejemplos: en ficción, El regreso / Blanca Rosa Blanco y Alberto Luberta; documentales como Mujeres… de la basura al bienestar/ Lizette Vila e Ingrid León Vila; Chucho Valdés… El niño que lleva dentro / Ángel Alderete, y Los muñequitos de Matanzas, la leyenda en ruta / Julia Mirabal.
Tendrán una presentación especial los documentales El comandante Guevara entró a la muerte y Ñancahuazú, ambos de Jorge Fuentes. El primero recoge el testimonio de personas que vieron o conversaron con el Che en los últimos momentos de su vida, campesinos de Quebrada del Yuro, La Higuera y Vallegrande, y de soldados del ejército boliviano, y el segundo sobre el inicio de la guerrilla.
Recordamos que el Festival se dedica a Tomás Gutiérrez Alea con la exhibición de Memorias del subdesarrollo; Una pelea cubana contra los demonios y Fresa y chocolate, y que una de las Galas propone el filme Yuli, coproducción de España, Cuba, Gran Bretaña y Alemania, dirigida por Icíar Bollaín, en la que se relata la vida del bailarín estrella cubano Carlos Acosta.
Dado que el Festival está teniendo muy en cuenta las nuevas tecnologías y el acercamiento a los jóvenes, cineastas y público, no sorprende que proponga en su programación la presentación por los Estudios de Animación del Icaic de un videojuego, Cine en Cuba, para celebrar el aniversario 40 de la fiesta cinematográfica.
Iván Giroud, presidente del Festival, precisó en un primer encuentro con la prensa que en total se inscribieron 2 032 filmes de ellos fueron evaluados por el comité de selección 1 438 y al final están programados 373.
Se aprecia que el Festival sigue siendo un lugar de interés para todos los cineastas latinoamericanos y de otros países que desean que sus películas se presenten en La Habana.
Llena de optimismo que en esta edición 40, los cineastas cubanos, a pesar de las conocidas dificultades de financiamiento, hayan logrado insertarse en todas las categorías oficiales por los premios Coral y en todas las secciones fuera de concurso.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

sorjuana dijo:

1

5 de diciembre de 2018

14:07:46


Ante tanta crisis lo que nos queda es el cine. El buen cine cubano.