ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
fotograma de Las profecías de Trump Foto: Granma

Aunque la crítica no se ha pronunciado al respecto, 1 200 cines estadounidenses estrenaron el pasado mes Las profecías de Trump, también conocida como El enviado de Dios, producida a un costo de tres millones de dólares entre ReelWorks StuDios y la escuela de cine Liberty University, una institución cristiana evangélica de Lynchburg considerada como la universidad más conservadora de los Estados Unidos.

El estreno hace afilar la mirada porque es la segunda vez en la historia que un filme sale directamente de una universidad a la pantalla grande, y máxime si el hecho tiene lugar a las puertas de las elecciones bicamerales que acaban de celebrarse en ese país.

La película recoge la historia de un milagro procedente no del evangelio  –argumento harto explotado por Hollywood–, sino de la vida política estadounidense: la ascensión a la presidencia del magnate Donald Trump, empedernido mujeriego y estrella de la televisión, a quien un mandato divino le encomienda reencaminar a Estados Unidos por el sendero del bien y los valores morales extraviados por culpa de ineptos estrategas.

La elección celestial de un ser tan poco propicio para encomiendas mayores no puede verse como una rara avis en los terrenos de la religión, por cuanto personalidades de la teología cristiana, que en un principio transitaron por una vida marcada por la disipación y el desconcierto filosófico,terminaron engrosando la lista de los elegidos, y un buen ejemplo lo es San Agustín de Hipona, que llegaría a convertirse en el más grande de los padres de la Iglesia occidental.

Una conversión, la de Trump –del libertinaje y manipulaciones de la legalidad, a una moral político–social que reivindica la raigambre conservadora– asumida en el filme desde una historia verídica ocurrida en el año 2011, cuando Mark Taylor, bombero retirado de Orlando, en medio de una depresión que le hace ver monstruos infernales conducidos por el mismísimo Lucifer, cambia el canal de la televisión y se encuentra con una entrevista a Trump y –según asevera el bombero– con la voz de Dios que le susurra al oído: «Estás escuchando la voz del próximo presidente».

Momento mágico que  Mark Taylor dio a conocer en aquel momento (motivo de no pocas bromas en los medios) y que describe en un posterior libro, sustento del filme:«El Espíritu de Dios me decía: he elegido a este hombre, Donald Trump, para un tiempo como este. Porque como Benjamín Netanyahu es para Israel, así será este hombre a los Estados Unidos de América. Porque usaré a este hombre para traer honor, respeto y restauración a América. América será respetada una vez más como la nación más poderosa y próspera de la tierra. El dólar será el más fuerte que haya sido en la historia de Estados Unidos y será una vez más la moneda por la cual todos los demás serán juzgados».

Aunque el bombero se refería a la campaña presidencial que efectuaba Trump con vista a unas elecciones ganadas finalmente por Obama, el tema del «elegido» se retomó ahora en el filme, al conjuro de otras aseveraciones similares basadas en la voluntad divina, como las efectuadas por el famoso evangélico conservador Franklin Graham, en cuanto a que la presidencia de Trump es el resultado de la mano de Dios.

El bombero Taylor se ha mantenido haciendo profecías como que Obama será enjuiciado por traición, y el Partido republicano ganaría ampliamente en las elecciones que se acaban de efectuar con un resultado diferente a su predicción.

Rick Eldridge, director ejecutivo de ReelWorks y productor, dijo a The Guardian que la cinta estaba dirigida a «un público conservador, una comunidad religiosa, pero todo estadounidense que ame a su país debería apreciar la película y sentirse inspirado al verla».

Parte del alumnado de la institución, sin embargo, ha dado a conocer una declaración en la que aseguran haber sido obligados a cooperar con un filme que no respaldan porque manipula la Biblia y exalta a un presidente con el que no están de acuerdo.

«No queremos que ese título aparezca en nuestro currículo», han dicho.

En cuanto a la recaudación en taquilla, no hay noticias, lo que hace predecir que Las profecías de Trump, o El enviado de Dios, no estará precisamente entre lo más visto del año.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.