ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Capilla ardiente de Antonio Maceo y Panchito Gómez Toro, tendido en el bohío de Pedro Pérez.iAparecen haciéndole guardia de honor el General Máximo Gómez con su familia y el General Lacret. Foto: José Gómez de la Carrera

El primer y esencial motivo de interés de Álbum de la guerra, exposición inaugurada con motivo del aniversario 150 de nuestras guerras de independencia en la sala El reino de este mundo, de la Biblioteca Nacional José Martí (BNJM), radica en los detalles históricos que agrupa; no datos de historia propiamente dichos, sino detalles concretos acerca de cómo podía ser la cotidianidad en las campañas. Acudiendo principalmente a los fondos de la BNJM y complementando el trabajo de compilación con los de la Fototeca de Cuba, hallamos un panorama poco común en este tipo de exhibición. La asociación museográfica de los conjuntos, necesariamente irregulares, brinda la principal orientación en el sentido didáctico que tradicionalmente ha empleado la enseñanza de la Historia de Cuba en nuestro panorama, al menos el que atañe al conocimiento general: comunidad de personajes y sucesos.
Es sencillamente impresionante descubrir el carácter cotidiano, inmediato, vital, de buena parte de esa iconografía, lo que ha sido sabiamente llevado por las curadoras Mónica Pérez y Yanet Oviedo, aun cuando las técnicas de la época exigían la paciente colaboración de los fotografiados y, por tanto, no siempre hagan que las imágenes se vean naturales.
Dos fuentes remiten a créditos precisos: el libro Recuerdos de la última guerra por la independencia de Cuba, de Manuel Arbelo, Comandante del Ejército Libertador, y El Fígaro, periódico español para quien trabajaba el fotógrafo José Gómez de la Carrera. Ambas muestran perspectivas diferentes, como corresponde a las partes en conflicto. Las curadoras lo han tenido en cuenta acaso en demasía, pues terminan por anotar como «Tratado de Paz de 1878», al modo «españolizante», como ellas mismas lo advierten en el suelto que sirve de Catálogo, un hecho que no debemos dejar de conocer como Pacto del Zanjón. Así quedamos también a la espera de una línea que matice las intenciones testimoniales del trabajo y que anote al menos el punto de vista de quienes somos herederos triunfantes de esas luchas. La presencia de Antonio Maceo en la muestra es un reclamo más para ese tipo de asunción.
Ciertamente, los rótulos que acompañan a las fotografías de José Gómez de la Carrera, fotógrafo de El Fígaro, muestran una perspectiva político-social muy diferente al curso verdadero del porqué de nuestras luchas, de ahí que se haga chocante para muchos visitantes la actitud plana ante la terminología, algo que bien pudo complementar el excelente trabajo de curaduría. Es un detalle que anoto pensando en que este esfuerzo tenga algún tipo de continuidad. Acaso una búsqueda de investigación histórica que ayude al resultado alcanzado con la elección y disposición de las imágenes, completaría la encomiable labor.
El reto queda en pie y este Álbum de la guerra exhibido en la galería El reino de este mundo se suma al llamado a pensar nuestra historia patria no solo en el transcurso épico, fundamental e imprescindible, sino también en circunstancias de pura inmediatez. Estas, lejos de minimizar la grandeza de los próceres, o de relativizar el empecinamiento autoritario, antonomásico, del colonizador, arrojan luz sobre los siempre complejos escenarios de lucha. De ellas se nutre el verdadero porqué de grandes gestos épicos, de hazañas que, al verse reducidas al trascendentalismo histórico, pierden la valiosa esencia de lo humano. Es algo que la curaduría logra a pesar de las limitaciones técnicas, pues a la luz del arte las caprichosas sombras abren paso al hecho.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Andrachi dijo:

1

7 de noviembre de 2018

16:57:26


Excelente trabajo. Felicitaciones a las dos curadoras, han hecho un trabajo muy profesional. Como lo que son. Adelante.