ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
«El programa Memoria del Mundo constituye un reconocimiento al legado que conforma la idiosincrasia y la cultura de un pueblo». La Colección En canoa, del Amazonas al Caribe, está contemplada en el programa. Foto: Archivo de Granma

Mientras importantes colecciones en todo el mundo han sufrido distintas suertes como el saqueo y la dispersión, el comercio ilícito, la destrucción y el almacenamiento y la financiación inadecuados, provocando que gran parte del patrimonio documental haya desaparecido para siempre y otra parte importante esté en peligro. De velar porque esto no ocurra, en Cuba, además del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, se encarga la Comisión Nacional Cubana de la Unesco (CNCU) y su Comité Nacional del Programa Memoria del Mundo.

«El Programa Memoria del Mundo de la Unesco, dijo a Granma, vía correo electrónico, Oscar León González, presidente de la Comisión Cubana de la Unesco, más que una iniciativa orientada a la protección, la salvaguarda, la promoción y la sensibilización del patrimonio documental constituye, a nuestro juicio, un reconocimiento al legado, la herencia y las tradiciones que conforman la idiosincrasia y la cultura de un pueblo. El Programa, como principio fundamental, antepone lo monumental y anecdótico por encima de razas, etnias o religiones. Es inclusivo y se identifica con lo que define a una nación en términos de patrimonio documental».

«En diciembre del año pasado en la Biblioteca Nacional de Cuba expusimos ocho de las 14 colecciones nacionales que hoy Cuba tiene inscritas en el Registro Memoria del Mundo. Este año esa misma muestra estuvo ya en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, luego en el Archivo Nacional y por último, en el Cine 23 y 12».

–¿Cuándo se creó este programa?

–La Unesco creó el Programa Memoria del Mundo en 1992. Ya desde ese mismo año Cuba pasó a formar parte de este.

–¿Usted me pudiera decir cuál es la misión que tiene?

–Entre sus objetivos están facilitar la preservación del patrimonio documental mundial mediante las técnicas más adecuadas. Así quedó recogido desde la primera reunión que realizó el Comité Consultivo Internacional (CCI), en 1993 en Pultusk (Polonia), y luego cuando se creó el Registro Memoria del Mundo, basado en las directrices de 1995.

Para organizar mejor el trabajo, la Unesco estableció la creación de tres tipos de Comité: el Internacional, el Regional y el Nacional. En el caso de los comités nacionales, estos son responsabilidad de las comisiones nacionales.

–¿Cómo es que funciona en nuestro caso?

–Cuba le ha prestado una gran atención a este programa por lo que significa, por su importancia... «Un pueblo sin memoria es un pueblo sin historia», dijo hace poco el doctor Eduardo Torres Cuevas, en la Convención Internacional de la Televisión Cubana. Salvar nuestro patrimonio cultural no solo tiene valor para la nación, sino para nuestra región y hasta para el mundo. Hoy nuestro Comité Nacional del Programa Memoria del Mundo está presidido por la doctora Nuria Grégori Torada.

–¿Cuáles son las colecciones que Cuba ha inscrito en el Programa Memoria del Mundo?

–En la actualidad Cuba cuenta con colecciones incluidas en el Registro Internacional, Regional y Nacional. En el Internacional se encuentran: El fondo documental José Martí y Pérez, inscrito en el 2005 y custodiado por la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, que desde el 2002 consta en el Regional; La colección Noticiero Icaic Latinoamericano, inscrita en el 2009 y custodiada por el Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficos (Icaic), que en el 2011 se incluyó en el Regional, y la colección documental Vida y obra de Ernesto Che Guevara: desde los manuscritos originales de la adolescencia y la juventud hasta el Diario de Campaña en Bolivia, inscrita en el 2013 y custodiada por el Centro de Estudios Che Guevara, la cual desde el 2010 inscribimos en el Regional.

«Ahora, en el Regional también tenemos la colección documental En Canoa del Amazonas al Caribe, inscrita en el 2009 y custodiada por la Fundación de la Naturaleza y el Hombre Antonio Núñez Jiménez; la colección Documentos jurídicos fundacionales de la República de Cuba (1903-1934), inscrita en el 2014, y custodiada por el Centro de Gestión Documental del Minrex; la colección de Carteles cubanos de cine, inscrita en el 2017 y custodiada por la Cinemateca de Cuba y la Campaña de Alfabetización, inscrita en el 2017, custodiada por el Museo de la Alfabetización.

«Estas mismas colecciones y las que te voy a mencionar ahora aparecen en el Registro Nacional. Ellas son: la colección de documentos sobre Personalidades y hechos acontecidos en el Hotel Nacional de Cuba, custodiada por el Hotel Nacional de Cuba; El fondo documental Celia Sánchez Manduley, custodiado por la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado; la colección documental del periódico La Aurora del Yumurí, que custodia la Biblioteca Provincial de Matanzas Gener y del Monte; la colección Documentos jurídicos fundacionales de la República de Cuba (1903-1934), custodiada por el Centro de Gestión Documental del Minrex y el documento original de la Constitución de Jimaguayú, que custodia el Archivo Nacional de Cuba.

«Además, la Tarifa General de Precios de Medicinas, que custodia la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí;  el Archivo Histórico del agrimensor cubano Serafín Sánchez, custodiado por la Fundación de la Naturaleza y el Hombre Antonio Núñez Jiménez, y el Fondo Casal, custodiado por la Biblioteca Nacional José Martí.

«Esta no es una labor fácil», nos dijo Oscar León González, pues requiere de mucha paciencia y de mucho apoyo gubernamental, de las diferentes instituciones. Pero es una labor en la que no vamos a cejar porque es muy útil y necesaria. Ella es nuestra memoria cultural e histórica».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.