ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Abel Prieto es el nuevo director del Programa Martiano, siguiendo la ruta trazada por el Dr. Armando Hart. Junto a él, el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, y el miembro del Secretariado del CC del PCC, Víctor Gaute. Foto: Ministerio de Cultura

La Oficina del Programa Martiano y su sistema institucional, fundados por Armando Hart Dávalos, han desarrollado durante más de dos décadas una cardinal labor en la promoción y el estudio del pensamiento del Héroe Nacional de Cuba, José Martí.

La vigencia de este trabajo de profunda vocación humanista se subrayó en el encuentro sostenido en el Centro de Estudios Martianos, donde el actual director de la Oficina del Programa Martiano, el escritor y ensayista Abel Prieto Jiménez, puso de relieve la entrega y consagración de Hart Dávalos a la divulgación del ideario del Apóstol.

Abel subrayó la importancia del programa nacional para la promoción y el estudio de la vida y obra de José Martí y su actualidad en el presente cubano, un programa en el que participan organismos centrales del Estado, las organizaciones de masas, juveniles y profesionales y que coordina la Oficina del Programa Martiano.

En el encuentro trascendió el interés de ampliar el esfuerzo editorial realizado con la obra martiana hacia los soportes digitales para continuar llevándola hacia los niños, adolescentes y jóvenes.

En este sentido también se puso de manifiesto el interés que han despertado los animados diseñados por los Estudios de Animación del Icaic, sobre la relevancia de la obra y la ética martianas.

Por su parte, el ministro de Cultura, el poeta Alpidio Alonso, indicó que tanto el trabajo de Abel como el del Programa Martiano cuentan con el apoyo de la red de instituciones culturales y ocupan un rol decisivo en el trabajo del Ministerio de Cultura.

La designación de Abel, por su vocación humanista, su fecunda obra intelectual y su trayectoria política, al frente de la Oficina del Programa Martiano, da continuidad a la profunda huella dejada por Armando Hart en la indagación permanente del ideario de José Martí, y de sus cardinales enseñanzas para las nuevas generaciones. Su nombramiento es, a su vez, una muestra de la importancia que le concede el Gobierno cubano al pensamiento de José Martí como una fuente vital para comprender Cuba, su legado latinoamericanista y antimperialista y el auténtico sentido de la cubanía.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Yosmany dijo:

1

5 de septiembre de 2018

07:36:56


Muy acertada la decisión de designar al compañero Abel en la tarea de darle continuidad a una labor tan necesaria en nuestros tiempo, Cuba y el mundo necesitan conocer de la vigencia de las palabras de Martí en la actualidad y futuro, cosa que nos enseñó Fidel a tener en cuenta en nuestro actuar cada día, felicidades Abel.

Leonardo Nieves Cruz dijo:

2

5 de septiembre de 2018

07:44:27


Los integrantes del Club Martiano del Citma en Holguín felicitamos con todo afecto al querido compañero Abel Prieto. Estamos seguros que él continuará fielmete la obra y el legado del inolvidable Hart.

Orestes Oviedo dijo:

3

5 de septiembre de 2018

11:09:10


TENEMOS UNA DEUDA CON LA CULTURA Y CON MARTÍ Granma 26 de enero 2016 Autor: Diana Ferreiro | diana@granma.cu Autor: Ernesto Lahens Soto, estudiante de Periodismo | internet@granma.cu http://www.granma.cu/cultura/2016-01-26/tenemos-una-deuda-con-la-cultura-y-con-marti-26-01-2016-23-01-03 El ex-presidente uruguayo sorprendió con su discurso a todos los presentes durante la conferencia impartida en la sala Che Guevara de la Casa de las Américas Cuando la 57 edición del Premio Literario Ca¬sa de las Américas anunciara la presencia en el evento del expresidente uruguayo José Mu¬jica, nadie sabía con exactitud cuál sería el tema de su conferencia. Podíamos pensar, por intervenciones en otros escenarios, que Mujica se referiría a la integración latinoamericana, o al cambio climático y la desaparición de la especie humana. Y habló también de ello. Lo que no imaginábamos, al menos no la ma¬yoría, era que Mujica convertiría a Martí —nuestro Martí— y a la cultura, en el centro de su discurso de anoche en la Sala Che Guevara de la institución. “Los que nos llamamos más o menos de izquierda, tenemos necesidad de acudir a fuentes como Martí”, dijo Mujica y conversó entonces sobre el Apóstol y su visión independentista. Habló del Martí revolucionario, escritor, ensayista, enamorado, “enfermo de humanismo”. “No es la liturgia de recordar a Martí, solo por hacerle un homenaje, VAMOS AL BAÚL A BUSCAR HERRAMIENTAS INTELECTUALES QUE NOS SIRVAN PARA ESTA LUCHA DE HOY. La historia nunca está terminada porque cambia la perspectiva con la cual nos miramos”, aseguró. Y, entre otras cosas, lo definió como “un puente entre los viejos gestores de la independencia latinoamericana y los desafíos del porvenir. TENEMOS DEUDAS CON MARTÍ”, AFIRMÓ. En un mundo enajenado y cada vez menos inclusivo, a Pepe Mujica le preocupa el abandono de la cultura. Por eso, estar en la Casa es para él —lo confesó—, un honor no merecido. “Este es un templo que simboliza el esfuerzo más comprometido de la cultura latinoamericana, con la cual tenemos una deuda vieja”, agregó. “Mi generación pensó que si lográbamos cambiar las relaciones de producción y distribución, creábamos las condiciones físicas para un hombre nuevo, y nos quedamos cortos, nos quedó en el tintero el formidable papel de la cultura”. Pero Mujica habla también de la cultura fuera de las bellas artes, “esa cultura con olor a cocina”, natural, de historias y tradiciones que forman pueblos, y que nos han enseñado a vivir juntos. “No hay nada más valioso en la lucha por la vida que la existencia de los otros, de la comunidad, lo que cuesta es la interrelación. Ro¬binson Crusoe se hubiera muerto de frío, de angustia, pero la civilización había creado el lenguaje y otras cosas. No estuvo solo, solo no iba a ningún lado. Estuvo con la herencia de la civilización”, dijo. Durante la conferencia, el expresidente uruguayo insistió en que aún tenemos UNA DEUDA CON LA CONSTRUCCIÓN DE UNA CULTURA CONTESTATARIA DISTINTA, UNIDA A LA LUCHA POR LA VERDADERA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD, ante esa cultura que quieren, a toda costa, imponernos las grandes potencias que gobiernan al mundo. Una lucha, si se quiere, también por la vida.