ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Desfile del carnaval del Santiago Espirituano el 25 de julio del 2016 con una guayabera confeccionada por el artista Nelson Domínguez de 2,5 m de largo y 1,5 m de ancho Foto: Nuria Barbosa León

TENIENDO como motivo el uso de una prenda de vestir que se ha convertido en parte de la identidad de los cubanos y ha sido declarada prenda oficial, en la provincia de Sancti Spíritus nació el 4 de junio del 2012, el Proyecto de Desarrollo Local, Casa de la Guayabera como forma de defender la cultura comunitaria y beneficiar a la población con propuestas artísticas para su disfrute y recreación.

Se nombra guayabera a una camisa de mangas cortas o largas, fresca, decorosa y elegante, que se usa por fuera del pantalón con cuatro bolsillos al frente, dos hileras de alforzas en el pecho y tres en la espalda, rematadas por pequeños botones.

Su origen aún resulta un mito popular pero varios historiadores coinciden en asegurar que pertenece a la población cercana al río Yayabo, quienes la usaron en las celebraciones, actos públicos, misas y funerales, de ahí su primera denominación como yayabera.

Uno de los presidentes de la década del 40, Ramón Grau San Martín, la convierte en traje de corte y luego es usada por el senador Eduardo Chibás, defensor de varias causas justas para el pueblo cubano. Mientras que el reconocido intérprete de la Guantanamera, Joseíto Fernández, y el músico Benny Moré, también la popularizaron entre la población.

Razones sobradas tiene Sancti Spíritus para declararla el centro de un proyecto de reanimación cultural que varios intelectuales, encabezados por el periodista y conductor de la radio Carlos Figueroa y la promotora Helena Farfán, presentaron a la Dirección Provincial de Cultura, que lo aceptó para enriquecer la vida cultural y social de la provincia.

Para el especialista de la entidad, Luis Ernesto Baracaldo Rodríguez, los antecedentes se remontan al año 2007 en que un grupo de artistas y académicos espirituanos realizaron acciones de intervención cultural en el barrio de Jesús María, poblado desde el siglo XVIII por las capas sociales más humildes de la ciudad.

«Estas personas en una fecha determinada del mes, preferiblemente un fin de semana, asaltaban las calles con espectáculos, exposiciones itinerantes, teatro callejero, desfiles de modas con el uso de la guayabera, pinturas murales en las fachadas de las casas y otras acciones para apoyar a esa comunidad», relató el también ingeniero en Ciencias Informáticas.

Para el año 2010, después del 6to. Congreso del Partido Comunista de Cuba se convocó a la apertura de proyectos culturales de transformación social con posibilidades de autogestión, y el gobierno de la provincia espirituana decide aprobar el de la Casa de la Guayabera.

Como sede se entrega la casa patrimonial Quinta Santa Elena, utilizada con anterioridad como restaurante perteneciente a la cadena turística Palmares. La instalación construida en 1868, ha sufrido diversos cambios de acuerdo a sus funciones sociales. Se pensó como una casa de descanso de una familia adinerada, pero se usó como prostíbulo y hogar de ancianos. Su mayor daño la recibió cuando en ella vivieron varias familias en cada una de sus habitaciones.

Visita del Héroe de la República Gerardo Hernández Nordelo al museo. Le explica Carlos Figueroa director del proyecto y los acompaña el entonces primer secretario del PCC de la provincia José Ramón Monteagudo. Están delante de la guayabera de Raúl Castro, a su derecha la guayabera del líder de la Revolución Fidel Castro y a la izquierda la de Vilma Espín Foto: Nuria Barbosa León

Su primera remodelación estructural la recibió cuando se destinó como restaurante y al ser la sede de la Casa de la Guayabera también se le restauran los patios y áreas aledañas, respetando siempre la estructura del inmueble. Se concibe la inauguración del proyecto para el cuarto día del mes de junio, coincidiendo con la fecha de fundación de la Villa de Sancti Spíritus.

«El corazón de nuestra institución es una sala museable que contiene una colección de más de 250 guayaberas pertenecientes a personalidades del mundo entero. Aquí tenemos prendas usada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, su hermano, el General de Ejército Raúl Castro. De los Comandantes del Ejército Rebelde y de la Revolución como la de Ramiro Valdés, de Georgina Leyva Pagán, capitana en la guerrilla de la Sierra Maestra, de Julio Camacho Aguilera también miembro de ese ejército y del Comandante Armando Acosta Cordero. También de personalidades internacionales como Hugo Rafael Chávez Frías, el escritor Gabriel García Márquez, el actor Danny Glober, los presidentes Rafael Correa y Evo Morales, el Reverendo fallecido Lucius Wolker, más representaciones de todos los campos de la sociedad como doctores, deportistas, artistas y otras destacadas figuras», comentó Baracaldo Rodríguez.

Agregó que también coleccionan cartas, fotografías y objetos pertenecientes a esas personas. Reconoció que por el tamaño de la sala museable sólo es posible exponer hasta un 20% del total de las guayaberas coleccionadas, por lo cual teniendo en cuenta una fecha conmemorativa o un evento que se celebra en el país, cada 90 días se cambian las prendas en las vitrinas.

Las áreas externas y aledañas a la edificación se toman para las celebraciones de cumpleaños, fiestas de 15 años, bodas, actividades festivas de una empresa y eventos académicos como espacios rentados.

También se brinda servicios de bar y cafetería, con la venta de productos alimenticios ligeros y existe una variada programación para que artistas de la comunidad realicen sus peñas o se le dedica a un tipo de música determinada como la anglosajona, la trova o la clásica. En los meses de verano ofertan cursos y talleres dirigidos a los niños y jóvenes.

«Con la ayuda del Joven Club de computación y electrónica de la ciudad y otras empresas, estamos diseñando un museo interactivo para que el visitante no sólo vea la pieza, sino que a través de sus dispositivos móviles pueda acceder a información que no se muestra pero que contenemos guardadas en nuestros archivos informáticos», aseguró el especialista.

Por ello auspician la feria Guayabera 5.0, donde vinculan las nuevas tecnologías de la comunicación para crear un espacio expositivo y brindar información actualizada en este tema. Además, realizan una jornada de la cultura japonesa porque en esa región de Cuba se asentaron varias familias del país asiático y sus descendientes mantienen sus tradiciones.

El horario del museo es de martes a domingo, de 10:00 a.m. a 5:00 p.m., mientras que las actividades culturales son a partir de las 8:00 p.m. hasta la medianoche. Hoy cuentan con un público receptivo y entusiasta que llenó todos los espacios y que empieza a asumir esa prenda típica también como un nexo de su ciudad con el resto de Cuba, el Caribe y el mundo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.