ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Alejandro Falcón es en la actualidad uno de los más representativos valores del género. Foto: Tomada de Internet

Al fin el danzón cuenta con un espacio en la programación habitual de la Televisión Cubana. Una pica en Flandes, ¡qué bueno!, pero una pica mellada y ya veremos por qué. El canal Clave habilitó media hora los viernes en la noche para promover un género fundamental en la historia cultural de la nación.

No voy a entrar en la polémica de si es o no el baile nacional. Creo, más bien, que si lo fue en un momento, dejó de serlo. Hace algún tiempo, el escritor Carlos Tamayo apuntó varios factores que llevaron a la pérdida de esa condición: la interrupción del proceso de transmisión generacional de esa práctica danzaria, la presencia mínima, cuando no ausencia, del género en los repertorios de las orquestas bailables, y la prevalencia de los espacios abiertos y las discotecas sobre los antiguos salones de baile.

También habría que señalar cómo la propia evolución de la música popular cubana, desde la medianía del siglo pasado hasta la actualidad, ha puesto otras especies en la primera línea del gusto popular.

Esto no quita que el danzón sea una expresión más que respetable, diría imprescindible, para dar fe de la riqueza y variedad de nuestra música. Ni que desconozcamos el tremendo y sostenido esfuerzo de los clubes de danzones en el ámbito comunitario a lo largo y ancho del país, ni el empeño que algunos destacados  promotores radiales han llevado a cabo para que el danzón perviva.

Pero lo cierto es que si queremos que  el danzón ocupe su lugar como, lo que me gusta llamar con mayor propiedad, uno de nuestros géneros y bailes nacionales, hay que desempolvarlo y presentarlo como tradición viva y nunca como antigualla museable.

Con esa esperanza aplaudí la aparición de Danzón, en el horario estelar del canal Clave. Para apreciar sus valores patrimoniales –qué fortuna recordar que el Piquete Típico, del maestro Jorge Vistel, existe más allá de peñas y visitas a círculos de abuelos, y que la orquesta de Barbarito Diez, renovada por su hijo Pablo, y la Charanga de Oro, dirigida por el maestro José Loyola, mucho sostienen y aportan–, pero también para activar su puesta al día, que bien la tiene y no de última hora, si se revisan las últimas décadas del siglo pasado, con obras de Chucho Valdés e Irakere, José Luis Cortés, Orlando Valle (Maraca), la producción que nunca se detuvo de Guillermo Rubalcaba, y la asimilación de sus códigos en más de una descarga cubana.

De acuerdo –no faltaba más– con dar protagonismo a los jóvenes. La orquesta Faílde, de Matanzas, ha logrado atraer miradas dentro y fuera de Cuba, aun cuando tiene un largo camino por recorrer en factura sonora e identidad. No es la única; desde Las Tunas puede sorprendernos Cubaclamé.

Si entendemos la evolución del género en su variante de concierto o asociada al jazz, cómo no agradecer el reflejo del talento del pianista y compositor Alejandro Falcón y las muy plausibles  interpretaciones de la Orquesta de Cámara de la Universidad de las Artes. Y si de absoluta novedad se trata, la incursión de un DJ.

Pero la televisión no solo se escucha; sobre todo se ve. Y si la visualidad falla, como sucede con el programa, un muy flaco favor se le hace al danzón. Hay que ponerle imagen al espacio, concebirlo como un telespectáculo con todas las de la ley. Danzón no puede ser el hijo pobre del canal Clave.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

abel dijo:

6

22 de agosto de 2018

09:19:08


ese mal llamado Canal Clave no acaba de dar en la diana mientras siga poniendo programas de la epoca del machadato con pesima factura. Curiosamente los espacios musicales que mas le gustan a la gente y que aun quedan en nuestra TV nacional no se reponen en ese canal a excepcion de Lucas y otros pocos. Por qué se empeñan en retransmitir tantas veces los programas que ecasi nadie ve?? Todo Musica, Elige TU, Grandes del Pentagrama. Por favor modernidad es lo q que queremos ya.