ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El trovador Alberto Tosca. Foto: De Roberto Meriño

Alberto Tosca perteneció a una generación de trovadores que estableció nuevos cánones dentro de la trova cubana y varios de esa promoción comenzaron a imponerse con canciones con una notable influencia de escritores latinoamericanos y estadounidenses. Sin negar el fecundo legado de los pioneros de la Nueva Trova, esta generación manejó códigos sonoros que fueron calando entre los seguidores de la canción de autor y que dieron cuerpo a un discurso poético que los llevó a ocupar un lugar de enorme relevancia en la cultura cubana.
Alberto Tosca fue uno de los hijos pródigos de esta generación de trovadores que salieron a comerse el mundo a fines de los años 70 con canciones que fueron también hijas de ese movimiento que iniciaron Silvio, Pablo y Noel, entre otros, y sirvieron como crónicas de la compleja realidad del país y de su vida en el mundo de la trova cuando apenas eran adolescentes y jóvenes.
Si bien nunca han sido difundidas con la sistematicidad y coherencia que merecen, canciones suyas como Paria, Sembrando para ti o Canción para despertar a mi amor, lo ubican en los primeros lugares de la trova cubana como un juglar de elevada altura poética y fina sensibilidad, un músico que para crear siempre indagó en la tradición sonora de la isla y en la latinoamericana, con un marcado interés en la herencia africana.
En la voz de Xiomara Laugart, los temas de Tosca alcanzaron una notable resonancia pues «La Negra», los defendía como si hubiera nacido para interpretarlos.
Tras un breve tiempo alejado de la música por motivos de salud, el trovador había regresado con un ímpetu tremendo tanto que se encontraba grabando un disco con la Egrem en el que tendría como invitados a Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Los Van Van y Amaury Pérez, entre otros.
En principio el trovador me comentó que le iba a llamar Trovando, «porque ese nombre aparentemente tan simple refleja lo que soy» y quería dejar grabadas en ese álbum varias de las canciones que lo identificaban.
Tosca fue un trovador que siempre asumió la trova como una especie de fe y la alternaba con su sacerdocio como ­Babalawo, un oficio al que también se dedicó con la vocación de aliviar el alma de las personas que lo visitaban.
«Siempre trato de ayudar a las personas de la forma que sea», me dijo en una ocasión durante una larga conversación en casa de su amigo, Samuel Águila, a quien admiraba como trovador.
En meses recientes Tosca grabó un tema inspirado en la novela Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet, una canción que hablaba de rebeldía, de coherencia y de su respeto por las raíces africanas.
Tosca fue un trovador de pequeños espacios, de silencios y un observador agudo de la realidad. Tenía entre sus próximos planes crear un proyecto para promover a los jóvenes talentos, que, según él, merecen conocerse por su
calidad, entre ellos, me comentó que estaba muy interesado en la obra de músicos como Erick Méndez, Azucena, de Guantánamo y Jorgito Kamankola.
«Es un proyecto que se llamará Paria.  Lo voy a hacer porque muchos trovadores con talento  no tienen apenas sitios para presentarse. Lo hago porque sus canciones enmarcados dentro las corrientes underground pertenecen a las propias raíces de la cultura cubana», me dijo, mientras agradecía el respeto profesado por los músicos tras su regreso a los escenarios.
Autor de temas inolvidables como ­Paria y Ni un ya no estás, estuvo celebrando durante este año en cualquier lugar que lo acogiera sus cuatro décadas de vida artística, un tiempo en el que también asumió la cultura cubana como su otra religión.

Ni un ya no estás
(canción de Alberto Tosca)

Fe, que mantenías en las alas a mi amor.
Me refugiaba entre el aroma y tu niñez
si desdoblabas la fragancia de tu ardor.
Mi fe, que inauguraste con tu beso frente al mar.
El agua clara con la arena entre tus pies
me dieron fuerzas para inmenso navegar.
Mi fe, yo creo en ti, tú no te irás
Mi fe, ni un "sin querer", ni un "ya no estás".
Fe, probé la espuma de mis olas con tu andar.
Mira la lluvia como crece tu esbeltez
y ahora no tengo ni una estrella en quien soñar.
Mi fe, colgué el aliento que empapabas en mi voz
que del rocío que devuelvo en mi embriaguez
¡Dame las alas que formaste sobre el Sol!

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

JOSE dijo:

1

15 de agosto de 2018

13:40:27


ESTA ES UNA DE LS NOTICIAS QUE A NADIE LE GUSTA LEER. AL MISMO TIEMPO, MICHEL, ES UN MERECIDO HOMENAJE A ESTE GRAN COMPOSITOR.

Jorge Efren dijo:

2

15 de agosto de 2018

15:57:04


Se ha marchado un grande. Ayer se publicó la noticia en la prensa en español aquí en los Estados Unidos. En todos los diarios, desde los más conservadores a los menos, solo palabras de respeto y de dolor por la prematura partida de un grande. Tosca embelleció con su obra a la ya de por sí bella cultura cubana. Cubano y universal, mis condolencias a amigos y familiares. Dios le tendrá en su Gloria, estoy seguro.

JORGE TAVEL dijo:

3

18 de agosto de 2018

07:25:39


Se fue un grande,todavia quedan algunos de su generacion,pero no hay relevo,los nuevos estan matando la hermosa liryca de la nueva trova, falta talento y sobra el quererser.