ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Octavio Rodríguez. Foto: Ricardo López Hevia

La estela brillante, a más de 40 años de su primera aparición, fue lo suficientemente fuerte para que Octavio Armando Rodríguez Fernández, «Churrisco», ganara este año, luego de varias nominaciones, el premio nacional de Humor. Este actor cómico comparte su pasión por el arte con el placer de enseñar en un aula universitaria, como profesor de Traducción e Interpretación en la Facultad de Lenguas Extranjeras.

Aunque no es la primera vez que coloca en las paredes de su casa un reconocimiento a su trabajo, este es el galardón más gratificante que acompaña la colección de figuras en miniatura de su sala, su hobby predilecto fuera de las tablas.

–¿Qué implica ser premio nacional de Humor?

–Imagina a un corredor de cien metros planos, su máxima aspiración es ganar la medalla de oro en las olimpiadas, esto viene siendo lo mismo. Ahora para mí la varilla se ha puesto más alta, porque cada presentación de Churrisco implica ir a ver al premio nacional de Humor. Con premio o sin premio siempre he tenido esa línea, que cada presentación sea superior a la anterior, pero ahora más.

–Su carrera ha trascendido fuera de Cuba, ¿qué significa esto como artista?

–La gente piensa que vas a pasear, pero para un artista el viaje al exterior es bastante complicado, porque representas de algún modo la cultura de tu país. Para un humorista es más difícil todavía, porque estás llevando la realidad cubana a otra geografía. Implica llevar un espectáculo cubano a un país donde la gente espera enterarse de la realidad cubana. Es llevarle crónicas nuestras a los argentinos, a los rusos, y eso gusta, gusta mucho y se entiende, aunque hay que tener cierto cuidado con la dicción, pero los temas son puramente cubanos.

Sobrino del actor cómico Leopoldo Fernández, conocido por su papel de Tres patines en el mítico programa La tremenda corte, a Octavio desde pequeño le llamaba la atención ver cómo una persona hacía reír a tanta gente sobre el escenario de un teatro, la televisión, el cine o la radio.

–¿Cuál de estos medios prefiere?

–El teatro. El cine te da la oportunidad de trascender durante mucho tiempo; la televisión te hace popular; la radio es fenomenal; pero el teatro es el más fresco, el que más satisfacción te brinda porque tienes al público frente a ti, se ríe o no se ríe, te aplaude o no te aplaude. Puede que una noche se muera todo el mundo de risa y otro día quizá no funcionas igual, y ese es un momento donde el actor humorístico tiene que tener mucha seriedad, y no caer, no permitir que el peligro lo atrape.

–¿Por qué ya no interpreta al personaje que lo llevó a la fama?

–A Churrisco lo crea el grupo Nos y Otros en los años 80, como personaje literario. Lo mantuve hasta que me percaté de un detalle que le sugiero a mis colegas lo tengan en cuenta también: los personajes son muy buenos un tiempo, pero te pueden ahogar. Yo cambié completamente, pero me quedé con su nombre, porque cambiarle el nombre a algo que ha tenido buena aceptación del público es peligroso, y porque con esto le agradecía a Nos y Otros la oportunidad de ser popular con un personaje que ellos crearon. No obstante, hay un espectáculo que se va a poner llamado «20-20», donde Churrisco reaparece con una ropa diferente, pero con la misma sicología.

–¿Cuál es su ABC para hacer buen humor?

–No me gusta dictar recetas, pero mi ABC es saber dónde voy a trabajar, qué voy a presentar, quién integra el público, y sobre todo mantener mi sello, mi estilo y mi forma de trabajar. Pienso que los artistas deben ser como los cometas, que pasan a gran velocidad, son perceptibles para gran cantidad de personas, pero dejan detrás una estela brillante. Todo artista debe ser capaz de dejar un rastro de bondad, agradecimiento, buen recuerdo y buena imagen.

–¿Alguna cuenta pendiente consigo mismo?

–Sí, me falta escribir un libro. Ya lo tengo bastante adelantado, es un libro sobre crónicas familiares, mi familia es una de las que merece un libro. Como actor creo que he logrado en la vida muchas cosas, sobre todo hacer reír a mi pueblo, a quien dedico todos mis premios y lo que he hecho. Me he presentado en muchos lugares, pero no creo que haya un público superior al cubano.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

RAULITO dijo:

1

31 de julio de 2018

10:37:05


Excelente trabajo periodistico, Churrisco se merece que se le dediquen cronuicas a su persona. Es muy bueno recibir este premio en un pais donde hay tantos humoristas de calidad. Exitos para el premio del humor cubano. Un abraso Octavio.

paco dijo:

2

1 de agosto de 2018

11:51:22


Un premio del Humor bien merecido para Octavio.Parte de su exito se que esta tambien en su familia. Me sumo al abrazo de Daysi y Alejandro.Felicidades a uno de nuestros estelares del buen reir