ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Las Vírgenes suicidas es una de las películas más viscerales de Sofía Coppola. La hija de Francis entró por la puerta grande al mundo del cine con este revelador filme que se mueve al filo constante de la navaja con una trama basada en la excelente novela del escritor estadounidense Jeffrey Eugenides.

La cinta es un doloroso y a veces delicado retrato de cinco hermanas que no sobrepasan los 17 años y deciden quitarse la vida antes de llegar a conocer realmente el complejo sentido de la existencia humana. Coppola explora los misterios y la frustración que puedan llevar a cinco adolescentes con todo tipo de comodidades a una decisión tan drástica y se apoya para dibujar este retrato del dolor adolescente en una banda sonora que provoca en el espectador casi el mismo golpe de efecto emocional que el final inesperado del filme. En la banda de sonido aparece Air, el grupo formado por Jean-Benoit Dunckel y Nicolas Godin, que cambió en la medianía de los años 90 la escena electrónica francesa con su mixtura de pop cósmico y bucólicos sonidos del electro que, sin demasiada dificultad, producen en el oyente el trance más profundo.

Siempre se ha dicho que la música de Air es un paraíso para hacer el amor, descansar o para servir de relajante emocional en unas vacaciones en algún paisaje bucólico o intrincado. Pero es, también, mucho más que eso. En mi caso desde que descubrí el Moon Safari no pude zafarme de los efectos hipnóticos de Air y de su facilidad para dibujar en la mente mundos desconocidos que van cobrando la forma que uno desee, mientras nos atraviesa este disco y vamos ganando en altitud a la vez que desafiamos la fuerza de gravedad. El Moon Safari contiene dos de los hits históricos del grupo, Sexy Boy, y All I Need con el que subieron desde el underground a las grandes audiencias.

Air fue(es) una referencia obligada para muchos grupos que llegaron después y su sonido, ubicado a la vanguardia de la escena francesa y europea, trazó algunas influencias tomadas de Jean Michel Jarre, de los experimentos sonoros de los años 70, y coqueteó con los parajes más atmosféricos del estadounidense Moby, la psicodelia de Pink Floyd, y de las obras de los pioneros Kraftwerk. Desde su debut alcanzaron un sonido único lleno de guiños sonoros a los orígenes de la electrónica que todavía los identifica globalmente.

Nunca fueron un grupo de masas, pero sí se convirtieron en uno de los precursores de la explosión del chill out que inunda las salas de la electrónica y la comunidad de seguidores de este estilo repleto de ensoñaciones que lo mismo funciona para estar en las arenas de una playa perdida a la caída de la tarde, que en la oscuridad de tu casa con la mente descansando en otro planeta.

Luego de ponerse a la cabeza de su propia revolución musical y compartir créditos con Daft Punk –otro dúo que sentó pautas en la escena gala– Air puso en libertad, entre otros, los discos 10 000 Hz Legend, Talkie Walkie, Love 2 y Pocket Symphony, con los que trataron de reinventar su propio universo onírico. Sus nuevos álbumes sorprendieron a la crítica y a varios de sus seguidores por algunos giros sonoros en su desarrollo instrumental, pero la banda seguía con el propósito de no alejarse del espíritu underground  que los acompañó desde sus orígenes. En verdad, Air perteneció a una generación que siempre se movió en la escena más soterrada junto a bandas como los propios Daft Punk, Massive Attack, y otros exponentes del sonido Bristol, que a pesar del éxito comercial trataron de mantener su costado independiente. Otro ejemplo del espíritu inquieto y experimental de la alineación fue su disco minimalista Le Voyage Dans la Lune, que acompañó la versión restaurada del filme Viaje a la luna, de Georges Méliès. En este disco por encargo encuentra eco la mejor versión de los franceses en temas como Who am I now y Seven stars, dos títulos que alcanzan nota destacada en la banda sonora de este filme proyectado inicialmente en 1902.

La dupla regresó en el 2016 con su compilación Twentyears para celebrar los 20 años de su entrada en el circuito del electro. En el disco quisieron recuperar las rarezas que se le fueron quedando en el camino, pero no llegó a revivir los momentos de gloria del dúo que cada vez más fue alejando el tiempo de publicación de sus materiales discográficos.

Si bien Air se ha mantenido girando, sus integrantes han dedicado la mayoría de sus energías creativas para desarrollar sus proyectos en solitario. Jean-Benoit Dunckel y Nicolas Godin, sin embargo, han declarado que no logran ver un mundo sin Air, y la verdad es que muchos de los seguidores del electro más elaborado tampoco imaginan un panorama sin esos sonidos del espacio que los transportan hacia dimensiones desconocidas y los alejan del vértigo social.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dieudome dijo:

1

29 de junio de 2018

09:47:58


Es un artìculo interesanTe. Pero me repito, como cubano me gustarìa màs que de una vez y por todas sacaran de los programas y de todos los medios de influencia social y mediàtica a todas esas personas que se consideran "de la Gran Escena" y se mantienen en sus chlichès intelectuales. Dejan el sentimiento de que desprecian lo que viene de Cuba. por favor, acàbense de dar cuenta que en ningùn lugar del mundo se da tanta propaganda a lo extranjero por encima de lo nacional. Acà me atreverìa a decir, que la proporciòn està 3:1 en contra de lo realmente cubano. Desde hace muchas dècadas, se les da prioridad en los espacios estelares a programas que destacan los valores culturales de otras culturas (sobre todo de las culturas occidentales), por encima de las cosas del paìs. Siempre seremos segundones en estos campos y esto no ayudda a la divulgaciòn de lo nuestro. Hace falta que los ministros de cultrura y sus acòlitos, tomen conciencia de esto y se recuerden que somos cubanos. "Lo mìo, primero"... y no soy Trump , pero si nadie me apoya como cubano en el mundo, ME AUTOAPOYO YO!

Orly dijo:

2

1 de julio de 2018

20:13:01


Espero que recapacites. Air es una banda mundial, no solo de Francia. Ese pensamiento reduccionista nos ha hecho mucho daño. Escucha a Air y luego hablamos

Dieudome dijo:

3

5 de julio de 2018

11:11:05


Señor Orly ya los he escuchado. Muchas màs veces que tù posiblemente. Son magnìficos (sin ser la quintaescencia de Rock) y eso no lo pongo en duda. Mi asunto no se trata de que si son buenos o malos, sino de la divulgaciòn que le hacen acà por encima de la que se le hace a lo nuetro. Pero tambièn son magnìficos nuestros mùsicos y ese mundo al que te refires, los ignora. Por cierto, Has escuchado tù a nuestros mùsicos ?

Orly dijo:

4

7 de julio de 2018

09:09:08


Dieudome, no es rock, es música electrónica. Por favor lea bien y después conversamos.