ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Armonía, un título para un filme que es todo lo contrario, a juzgar por las relaciones interpersonales que en él se establecen, y que nos pone en contacto con Kôji Fukada, uno de los directores más sobresalientes del actual cine japonés.

El joven Kôji Fukada es uno de los directores japoneses de mayor prestigio en la actualidad y le han bastado cinco filmes para dejarlo establecido. El último de ellos, Armonía (2016), mereció el premio de la sección Una cierta mirada, del festival de Cannes, y podrá verse durante la programación  de verano de la televisión.

Armonía es un thriller armado con parsimonia a partir del concepto de que el suspenso es una hábil suministración de pistas y de un misterio mayor que solo cobrará vida plena hacia los finales, aunque en el caso que nos ocupa no de una manera rotunda. Una historia sobrecogedora, y a ratos oscura, vinculada a las relaciones familiares y que permite apreciar la impronta del mejor Eric Rohmer, uno de los maestros de la Nueva Ola francesa, cuya influencia Fukada no niega, al contrario, la exalta.

A los ocho minutos del metraje, luego de dejar ver que las relaciones matrimoniales  entre Toshio y la bella  Akie no son  nada envidiables y están marcadas más bien por la monotonía y el cuidado de una hija, se siembra la semilla de la discordia: ella llega a la casa-taller del marido y se encuentra a un desconocido  trabajando. ¿Quién es?, quiere saber y se entera  de que se trata de un viejo amigo de su esposo, que no solo se quedará a laborar con él,  sino también que vivirá con ellos, comerá con ellos, e incluso terminará ayudando a la niña en sus clases de música con  el armonio.

Será el inicio de un tortuoso laberinto marcado por factores previsibles expuestos no por impericia  narrativa, porque lo que busca Fukada es que el espectador se imagine lo evidente para luego demostrarle que aproximarse a la verdad no será la verdad. Derivaciones insospechadas a partir  de «lo aparente» que se estructuran en dos partes bien definidas, luego de un incidente que tendrá lugar a mitad de la historia y que marcará un salto en el tiempo.

Como cabe imaginar, el pasado será un factor inquietante, tanto para los personajes como para el espectador, que también se mantendrá ajeno a las causas de que el envarado y no poco seductor desconocido sea aceptado sin más en el núcleo familiar. ¿Quién es?  ¿Qué ha venido a buscar?, serán algunas de las interrogantes que no nos faltarán.

Thriller sicológico y hasta brutal con destellos oníricos hacia los finales y una sensación de culpa perfectamente asumida por unos actores que hacen de sus cambiantes emociones un plato fuerte de esta entrega de Kôji Fukada, director que clasifica entre lo mejor  de su generación  y que dejará con deseos de conocer todo lo anteriormente realizado por él.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

gretter dijo:

1

25 de junio de 2018

07:55:03


Harmonium : ojo por ojo Ya está más que claro que los cineastas asiáticos tienen una concepción de los argumentos perturbadores mejor estructurados que otros países El japonés Kôji Fukada (Sayônara , Kantai La Grenadière) dirige el drama Harmonium , relato tan amargo como conmovedor. En un discreto suburbio japonés, Toshio y su esposa Akié llevan una vida tranquila junto con su hija. Una mañana, un viejo amigo de Toshio llega a su taller, después de haber pasado diez años en la cárcel. Para sorpresa de Akié, Toshio le ofrece trabajo y alojamiento. Poco a poco, el recién llegado se va entrometiendo en la vida de la familia, enseña a la niña a tocar el harmonium y se acerca cada vez más a Akié. Es común que las tramas asiáticas trascurran de manera lenta, a un ritmo casi soporífero , la cinta de Fukada no es la excepción. Harmonium retrata la máxima de ojo por ojo , un thriller de venganza con una segunda parte avasalladora. Ganadora del Premio del Jurado (Un Certain Regard) en Cannes , la película está rodada con pocos recursos, los necesarios para llegar a lo profundo del espectador. Mariko Tsutsui, Tadanobu Asano y Kanji Furutachi, están inmejorables, sus personajes atormentados por el pasado, la culpa y el remordimiento , están logrados con maestría. Todos tenemos algún error por el cual debemos pagar, Harmonium te toca la fibra más sensible al mismo tiempo que te invita a entrar en su juego perverso.

Janet dijo:

2

25 de junio de 2018

15:24:21


Esperaremos para disfrutar de este filme durante los espacios cinematográficos de la Programación de Verano . Saludos .