ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Fotograma de la Película

Las películas van y vienen y las  fórmulas  perduran con el mismo propósito de torcer realidades y dar gato por liebre. Fórmulas que en  su tiempo pudieron engatusar a padres y abuelos y ahora llegan en pos de sus hijos.

Un ejemplo es la última película de la bella y talentosa Jennifer Lawrence, estrenada en marzo de este año, y que ya circula en memorias. Su título es Operación Red Sparrow y fue dirigida por  Francis Lawrence, el mismo de Los juegos del hambre.

Se trata de un  thriller de suspenso basado en una novela de Jason Matthews, exagente de la cia, película a la que  algunos críticos han caracterizado como un filme de «la era Donald Trump», por la manera en que concibe las relaciones internacionales, además de revitalizar el consabido miedo «por lo ruso»  (antes fue «lo soviético») acuñado durante la Guerra Fría.

Jennifer Lawrence interpreta a Dominika Egorova, primera bailarina del Bolshoi, que tras sufrir un accidente en el escenario corre el riesgo de quedarse en la calle con su madre muy enferma. Su tío (que libidinosamente  la pretende) tiene un alto rango en el Servicio  de Inteligencia y le propone trabajar para él, pero antes debe «pasar una escuela», el Instituto Red Sparrow donde, bonita como es, se convertirá en una espía todo terreno en el arte de la seducción (aunque se trata de la Rusia posoviética, los realizadores incorporan el simbólico color del comunismo a la trama, de ahí el nombre que se le otorga al Instituto formador  de criminales, Red Sparrow, «gorriones rojos».

Graduada la Egorova, después de no pocos desnudos y encontronazos sexuales, su primera misión  será seducir a un agente de la cia que tiene a un espía ruso infiltrado en las altas esferas del Ejército de ese país. Lo que sigue, los espectadores con más años lo vienen viendo desde hace mucho. Pura Guerra Fría cocinada con todos los esquemas previsibles, ahora en una superproducción con escenarios en varios países, violencias, erotismo, suspenso y los infaltables tiros, pero sin que medie un extra de realización cinematográfica que la haga diferente, de ahí la puntuación de dos y tres puntos, en una escala de cinco, que se le ha otorgado por no pocos medios.

Aunque el romance no cuaja artísticamente, el gorrión rojo, como es de suponer, se enamora del agente de la cia que le promete llevarla  a tierras de libertad, incluyendo a la madre enferma. Ya no es el «Partido» lo que se combate, sino la Rusia «del Presidente», y aunque no se menciona a Putin por su nombre, el tío de la protagonista –un verdadero diablo– se le parece y hasta me atrevería a asegurar que  trata de copiarle  al mandatario gestos y miradas.

Los espías norteamericanos son inteligentes y audaces, mientras la galería de rusos la integran pequeños monstruos que torturan y matan a sangre fría, cuando no son tontos, o marcados por un cinismo tan de cliché que uno se pregunta cómo un director como Francis Lawrence –que ha dado pruebas de saber qué ha sido el mundo– pudo caer en él.

Como se comprenderá, con tales personajes la humanidad está en peligro y con urgencia se necesita de alguien que la cuide. ¿Quién mejor entonces que otro presidente (que tampoco se menciona), tan dignamente representado en pantalla por los hombres que él comanda?

Todo esto que acabo de escribir, y un poco más, traté de explicárselo a un joven amigo que llegó a mi casa a contarme «lo entretenida que estaba Operación Red Sparrow», lo cual pudiera ser medianamente cierto (¡Oh, Jennifer Lawrence!), siempre y cuando no se vea en el filme nada más que el espectáculo.

–¿Viste algo más? –le pregunté.

–Qué más voy a ver, tiene acción y está entretenida –me contestó mi joven amigo, ajeno (por muchas razones) al eterno retorno de la fórmula.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Armando Cardona dijo:

1

30 de mayo de 2018

00:21:12


Excelente reseña, muy apropiada y oportuna, además de sumamente perspicaz; supongo que es signo de los tiempos el que regresen a la pantalla grande películas con este tipo de trama, máxime en el llamado “cine de acción”, donde el entretenimiento es un fin en sí mismo y no se aspira a ningún tipo de fin u objetivo didáctico ni a ninguna profundidad analítica como componente del filme. Gracias por tan buena reseña.

Juan dijo:

2

30 de mayo de 2018

10:02:09


Q dificil debe ser para un crítico de cine, no saben y no disfrutan una película, si es bien es cierto todo lo q puede decir incluso ya algunos lo pensamos ( el crítico no es el único inteligente para ver las segundas intenciones) , nos dejamos llevar y disfrutar la película y en esta en particular cómo película logra entretener mantenerte en tensión ver una biena actuación , para eso es El cine . Lo otro un libro o un artículo de sociología

Aram Joao Mestre León dijo:

3

30 de mayo de 2018

10:48:02


A mí también me cansan la reiteradas tramas al estilo USA vs Rusia, también en la película The shape of water se puede ver esto. Red sparrow no me cautivó como esperaba, no vi la química entre los personajes Jennifer Lawrence y Joel Edgerton, y como la misma crítica especializada dijo, es muy parecida a filmes como Salt con Angelina Jolie y Atomic Blonde con Charlize Theron, solo ue el pewrsonaje de L.

Aram Joao Mestre León dijo:

4

30 de mayo de 2018

14:10:26


Nota: si pueden eliminen mi comentario anterior, tuvo algunos errores. A mí también me cansan la reiteradas tramas al estilo USA vs Rusia, también en la película The shape of water se puede ver esto. Red sparrow no me cautivó como esperaba, no vi la química entre los personajes de Jennifer Lawrence y Joel Edgerton, y como la misma crítica especializada dijo, es muy parecida a filmes de espionaje como Salt con Angelina Jolie y Atomic Blonde con Charlize Theron, solo que el personaje de Lawrence no hacía tantas acrobacias para acabar con sus enemigos.

María Antonia dijo:

5

30 de mayo de 2018

14:46:49


Que suerte para nosotros poder contar con un excelente crítico de cine como Rolando Pérez Betancourt, me deleito con sus comentarios, sobre todo los que realiza en el espacio que conduce "La séptima puerta" transmitido por Cubavisión los viernes en la noche. Muy conocedor del séptimo arte, para el mi más profundo respeto y admiración.