ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Saliut- 7, una historia increíble dentro de un marco político de sumo peligro.

Pronto  podrá apreciarse en pantalla Saliut-7 (Klim Shipenko, 2017), el filme más visto en Rusia el pasado año, ganador de buena parte de los premios que entrega el organismo rector del cine en ese país, y entre las mejores realizaciones sobre el espacio sideral, un terreno dominado por la cinematografía estadounidense.

Basada en hechos reales, Saliut-7 se sitúa en los años 80 del pasado siglo, cuando las relaciones políticas entre Estados Unidos y la Unión Soviética habían tensado la cuerda al máximo, y el Gobierno de Reagan no dejaba de hablar del proyecto Guerra de las Galaxias,  con esa capacidad juguetona de ligar asuntos muy serios y peligrosos para la humanidad con películas de entretenimiento.

La carrera espacial entres ambas naciones estaba en pleno apogeo y es entonces que en 1985 la estación espacial Salyut-7 –todo un adelanto para la época– sale del radar, y es imposible contactarla. Hay indicios  (la  película lo explica muy bien) de que los halcones de Washington  hacen planes para apoderarse de ella, lo que pudiera dar lugar a una confrontación bélica de incalculable alcance. El tiempo apremia y los soviéticos deciden enviar dos cosmonautas para que traten de averiguar lo sucedido y, si es necesario, hagan caer al mar la ya considerada «chatarra espacial».

La operación resulta tan peligrosa como compleja, porque se necesita hacer un acople casi imposible con la estación, en movimiento incontrolable, y el cosmonauta con mejores condiciones para ello se encuentra inactivo, ya que en su última misión especial tuvo un titubeo que casi le cuesta la vida a su compañera cosmonauta, la primera mujer que realizaba una caminata espacial.

No había internet entonces pero no es difícil recordar las dimensiones que adquirió la campaña propagandística que se armó en contra de la Unión Soviética, coincidente con el vuelo exploratorio  a la Saliut-7. Una  difusión masiva que aseguraba que la estación tenía una  carga atómica capaz de arrasar países enteros, días aquellos en que lo peor de la Guerra Fría se puso de manifiesto en periódicos, noticieros, agencias cablegráficas y cuanto pudiera estar a mano para manipular a la opinión pública internacional. La película, al tiempo que narra las peripecias de los dos cosmonautas, establece una indispensable referencia política social para no quedarnos solo en «la aventura por la aventura».

Saliut-7 tiene unos efectos especiales impresionantes, al igual que su bella fotografía, se rodó en 3ra. dimensión y de las dos horas del metraje, 40 minutos fueron filmados en gravedad cero.

Si bien se basa en hechos históricos, hay situaciones dramáticas que son «trabajadas» artísticamente acortando los tiempos reales  para mantener el ritmo de tensión que será una constante. Historia verídica entonces, pero novelada, de ahí que los apellidos de los dos cosmonautas se cambien porque entre ellos se recrean situaciones dramáticas, preferiblemente  en el espacio, que  no fueron exactamente así, y estos recursos son usuales en el cine y se hicieron igualmente en filmes norteamericanos sobre el espacio,  como Apolo 13.

El filme tuvo el respaldo del programa espacial ruso y mucho de lo que veremos es original,  de la época, y con ello se consigue una absoluta credibilidad.

Apuntando a una amplia audiencia, el director Klim Shipenko, además de contar una hazaña muy seria, construye un drama emotivo y para ello no duda en echarle mano a cuanto recurso emocional necesita, incluyendo el tópico lagrimoso y algún que otro «aporte» comercial, pero en sentido general arma una excelente película con personajes muy creíbles dentro de una historia considerada la más desafiante, desde el punto de vista técnico, en los ya extensos anales  de la exploración espacial.

Saliut- 7, una historia increíble dentro de un marco político de sumo peligro.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rafa dijo:

1

23 de mayo de 2018

09:42:04


Rolando no te niego que el ¨estigma¨ con que cargan las películas rusas en Cuba, y más en las nuevas generaciones, influyó cuando le pasé por encima con la mirada y no le hice caso. Lo cierto es que me causó curiosidad cuando vi en el canal Rossiya 1 la información de que Putin recibió a los protagonistas y a los personajes reales de la historia. La compré y la vi como tres días seguidos. Ya los rusos no tienen nada que envidiarle a nadie a la hora de agarrar una cámara en la mano o un ordenador para recrear una excelente historia como esta. Enseguida me imaginé viendo el filme con el Gral. Tamayo. quién mejor que él para explicarnos los detalles... El que la vea se va a quedar pegado al televisor o a la pantalla del cine. Con ¨Salyut 7¨ los ¨bolos¨ la botaron del estadio. :)

Alejandro Fernández Costa dijo:

2

23 de mayo de 2018

11:55:23


Espero que,como siempre,se haga de ella y nos la muestre en La séptima puerta.Gracias.

Adrián dijo:

3

23 de mayo de 2018

12:13:55


Pude verla ya, en una copia de esas en la USB.. La película realmente se disfruta..muy buena, con calidad, y una excelente reconstrucción de época. Gracias por el comentario Rolando.

Lucifer dijo:

4

23 de mayo de 2018

13:10:22


Ponganse de acuerdo lo mismo ponen Salyut-7 que Saliut-7, de nuevo quien revisa esto antes de publicarlo