ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Yander Zamora

Hace muchos años que Omara Portuondo rebasó la acariciada popularidad para alcanzar una dimensión artística donde es imposible explicarla con la crítica o el discernimiento. Ella es irrepetible, y sus dones, añejados por una larga carrera, son el atributo que la distingue entre muchas cantantes que incursionaron en un repertorio de géneros tan variados como la canción romántica, el bolero, el son y la canción de cuna, por solo mencionar los más representativos. Su ductilidad expresiva, su dicción, su absoluto sentido del ritmo, así como su gracia criolla y su dramatismo se engarzan en un perfecto arpegio de perfección.

Con un instrumento vocal de cualidades singulares, agudos sorpresivos y lalaleos inigualables, Omara hace gala de una limpieza y un brillo propios. Quien es hoy calificada como la Diva del Buena Vista Social Club grabó originalmente en 1960 las piezas del disco Magia negra, que me honré en presentar en su reciente nueva edición, cuando comenzaba su carrera de solista luego de haber participado en agrupaciones y cuartetos tan señeros como el de Orlando de la Rosa y el D´Aida.

Magia negra, idea original del compositor y pianista Julio Gutiérrez, colocó a Omara en el cenit del mundo del disco. Y cumplimentó su antojo de mostrar la versatilidad de su arte. Entró, pues, por la puerta grande.

Desde entonces he admirado a esa Omara lozana y atrevida, capaz de arriesgarse a emular con timbres sonoros diversos y complejos en los que ella ha sabido desplegar su inmenso talento musical.

Versiones jazzeadas de piezas clásicas como Llanto de Luna incitan a un diálogo con la cantante que convirtió la nueva entrega en un regalo para el espíritu.

Después, ya lo sabemos, Omara continuó creciendo hasta ser imprescindible. Cantó a Portillo de la Luz y José Antonio Méndez, a Marta Valdés y Piloto y Vera; nos arropó con los Veinte años, de María Teresa Vera, y conmovió con su Gracias a la vida, de Violeta Parra, y, fiel a sus orígenes, volvió a reunirse con Elena Burke y Moraima Secada, en una estremecedora página de Alberto Vera.  De la canción al son, ella es nuestra Omara.

Escuchándola comprobamos que no por gusto el público, que es quien pone las jerarquías, la bautizó como lo que ella es, una diva de este tiempo, su tiempo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Linda dijo:

1

30 de marzo de 2018

01:28:06


Una diva de verdad, a la cual le ha dado ese calificativo el pueblo que la admira por su arte de alto vuelo, y no como alguna que se autotitula diva y no tiene idea de lo eso significa. Gracias, Omara, por existir y ser cubana real, sin postizos.

Anastasio Mitjans dijo:

2

30 de marzo de 2018

09:40:04


Omaha es la Cubana hecha canción la melodía y la ternura q nos llena el alma el son inigualable q nos hace bailar es tan única como ella misma

Miguel Angel Cespedes dijo:

3

30 de marzo de 2018

13:01:03


Omara es una gran diva, gloria de nuestra música y nuestra cultura, pero además es un gran ser humnao y le tengo un gran agradecimiento por su ayuda en los inicios de mi carrera artística y sus consejos. Por haberme brindado una sincera amistad que ha llegado a ser un familiar mas y por ser una cubana de pura cepa. Es una persona increible.

niurk Respondió:


30 de marzo de 2018

13:38:29

Omara,gracias por tus interpretaciones,gracias por existir,me facina tu voz ,eres UNICA,gracias, Cambiando de tema, dinde esta Miguel Angel Cespedes,que es de su vida?

Miguel Angel dijo:

4

30 de marzo de 2018

14:29:47


Desde joven me incliné por la música muy cubana, la Orquesta Aragón me fascinaba y todavía la admiro, mantiene su timbre y estilo peculiares. Me gustaban mucho las D Aida, aquellas bellísimas mulatas, llenas de talento y sabor criollo cubanísimo, levantaban al mas tímido. Ahí comencé a admirar en particular a Elena y Omara. Todas infelizmente desaparecieron y la vida nos deparó la dicha de poder disfrutar de la excelente Omara, la verdadera Diva, quien se lo ha ganado día a día en casi 90 años de existencia, otras tienen la disciplina pendiente. Hace algunos años tuve el privilegio de conocerla personalmente, jamás compartí con una artista de su talla tan humilde y sencilla, de pueblo, al que jamás ha traicionado a pesar de recibir ofertas millonarias para abandonar su patria. A las opiniones vertidas falta la de muy revolucionaria. Es una gloria de nuestra cultura, es admirada por la mayoría de los cubanos y mas allá de nuestros límites territoriales. Vida y salud para la grandiosa Omara Portuondo.

paco dijo:

5

30 de marzo de 2018

19:41:13


OMARA AQUELLA QUE CUANDO CANTA SIENTE A SU PAIS. LA QUE NOS EMOCIONA CON SIEMPRE ES 26 O NOS CONVIDA A BAILAR AL COMPAS DE POR ESO YO SOY CUBANA.YA ERA HORA QUE SE LE RECONOCIERAN MERITOS COMO EL QUE ACABA DE RECIBIR. QUE SU SALU Y VITALIDAD LE PERMITAN SEGUIR MERECIENDO MAS ESTIMULOS. EL DISCO MAGIA NEGRA FUE SU PRIMERA ESCAPADITA DE LAS AIDAS, ELLA SE SENTIA TAN BIEN CON SUS AMIGAS DEL CUARTETO. PERO LLEGO UN DIA EN QUE HABIA QUE DEJARLO.Y LA CANCION POPULAR CUBANA CRECIO CON EL BRILLO DE SU VOZ. FELICIDADES OMARA, NUESTRA ETERNA DIVA