ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Tambores de Bejucal fiel, seguidor de Pello el Afrocán y su mozambique. Foto: Cortesía del grupo

Un nuevo disco de la agrupación folclórica Tambores de Bejucal acaba de salir al mercado bajo el sello Egrem. Se trata del CD Yeyomozampello Homenaje, el cual dedican a Pedro Izquierdo, más conocido como Pello el Afrocán, creador del mozambique y a Robelio Pérez López (Yeyo), fundador y director de la agrupación bejucaleña, quien continuó el camino iniciado por el homenajeado.

«El disco, comentó a Granma Alexis Hernández, actual director de Tambores…, cuenta con la producción musical de Emilio Vega, quien se encargó también de nuestro disco anterior: 50 son 50, con la misma disquera. Las obras se armonizaron cuidadosamente con la inclusión de piano, bajo y tres, ejecutados por instrumentistas de la localidad. Se logró así un tratamiento más elaborado dentro de lo popular y de abierta improvisación en nuestra música bailable de origen afrocubano».

«Cada vez que se trata de Tambores de Bejucal, dijo Vega, siento enorme placer en poner toda mi energía e imaginación en producirles a estos hombres que, con tanto sacrificio y entrega, dan de sí todo un sello de cubanía a nuestra música y cultura.

«Creo que este disco es un verdadero homenaje a dos grandes de la percusión. Por eso me enorgullece cada día más asumir otro nuevo trabajo discográfico con esta agrupación tan legendaria y tan cubana, que lleva consigo ese legado de tradición, música y alegría de pueblo. Ya casi somos una familia».

El fonograma reúne 12 obras, entre ellas las más conocidas de Pello el Afrocán y otras compuestas por integrantes de los Tambores de Bejucal, o compositores como Nelson Marchena Tuero, empeñados en difundir y mantener al mozambique en el gusto de los públicos.

Sobre el género apunta el investigador Omar Felipe Mauri, en las notas del disco: «El mozambique merece hoy consideraciones muy diversas, a pesar de su escasa difusión. Todas concuerdan, sin embargo, en que conserva intacto su poder para comunicar alegrías y disposición al baile y el disfrute, como ayer entre aquella generación del casino, el rock, el pilón, el dengue, el chachachá, el mambo, el son o el órgano oriental... —a ciencia cierta, nadie sabe cuánto se baila en esta Isla. La cadencia incontenible y la particularidad de sus pasos le permitieron ayer extenderse con rapidez por la geografía nacional, como hoy redescubrirse entre quienes no lo conocen».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.