ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

SANTIAGO DE CUBA.–Las fecundas huellas de Joel James Figarola (1942 -2006) en la cultura cubana se hallan desde este jueves en el centro de la agenda del coloquio con que desde hace más de una década la Casa del Caribe evoca a su fundador.

Además de promover los aportes del destacado intelectual, el encuentro, previsto hasta el próximo domingo, se abre a la valoración de otras notables trayectorias que estimularon la obra de Joel, como fueron los casos de Armando Hart y Fernando Martínez Heredia.

Hart, recordó Orlando Vergés, actual director de la Casa del Caribe, apostó decididamente por potenciar las líneas de investigación de la institución y sus vínculos con las culturas populares de la Isla y la región, hechos visibles de manera muy especial en los espacios teóricos de la ya tradicional Fiesta del Fuego.

En el orden personal contó con Joel, en obras y actos, como un aliado en las cruzadas contra todo vestigio de adocenamiento neocolonial y a favor de las culturas de resistencia y emancipación. De ahí que el último día del coloquio haya una sesión dedicada a exaltar al combatiente revolucionario y pensador, fallecido en noviembre pasado.

Una imagen de Fernando Martínez Heredia engrosará la galería escultórica con la cual la Casa del Caribe rinde tributo a destacadas personalidades íntimamente relacionadas con su devenir. Al lado del poeta Jesús Cos Causse, el teatrista Rogelio Meneses y el propio Joel, el busto, concebido por el artista José Rolando Montero, recordará el compromiso de Fernando con la institución y la Fiesta del Fuego. Además, el historiador Ernesto Limia dictará una conferencia sobre el legado de Martínez Heredia al pensamiento cubano contemporáneo.

En cuanto al análisis de las contribuciones de Joel, el coloquio precisamente quedó inaugurado con una disertación del doctor Carlos Lloga acerca de la impronta de aquel en la historiografía y un acercamiento testimonial por parte del poeta Waldo Leyva. Este viernes será presentado el libro El Caribe entre el ser y el definir, colección de ensayos de Joel James publicados por la editorial mexicana Gedisa. Del vecino país llegará al coloquio un Árbol de la vida, obsequio de la municipalidad de Metepec a la Casa del Caribe.

La última jornada finalizará con representaciones culturales de origen haitiano enraizadas en la identidad cubana: la muestra gráfica  El último Hougan, de Rubén Aja, un homenaje a Pablo Milanés Fuentes, oficiante mayor del vudú en Cuba, y las músicas y los bailes de portadores originales de esas expresiones, que habitan en las comunidades orientales de Pilón del Cauto, Barranca y Thompson.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.