ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El Festival Internacional de Cine de La Habana ha preparado una interesante programación para su edición 39 que al decir de su presidente, Iván Giroud, es de alto nivel y muestra un salto de calidad en la producción latinoamericana.

En la Sala Taganana del Hotel Nacional de Cuba, sede tradicional del encuentro, Giroud ofreció algunos datos para tener idea de lo que sucederá del 8 al 17 de diciembre próximo, un adelanto del programa que propone la curaduría del Festival.

Durante esos intensos días se exhibirán, en 10 salas de la capital cubana, 404 filmes, de ellos 308 latinoamericanos, siendo las cinematografías más representadas la argentina (65), mexicana (50), cubana (43), brasileña (41), chilena (32) y la colombiana (21) y de Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Gran Bretaña, se proyectarán 96 filmes.

La película de Selton Mello inaugura el Festival de Cine de La Habana. Foto: IMDB.COM

Del corazón del Festival, el concurso por el Premio Coral, Giroud puntualizó que este año competirán 19 largometrajes de ficción; 18 óperas primas; 23 documentales; 18 cortos y mediometrajes; 16 animados; 20 guiones inéditos y 24 carteles.

Los largo de ficción, la joya de la corona en todos los festivales que en el mundo existen, tendrán como presidente del jurado a Felipe Cazals, quien a sus 80 años y más de 40 trabajos fílmicos, es uno de los cineastas mexicanos más reconocidos a nivel internacional. Su película Canoa (1976) será exhibida en la sección Clásicos Restaurados.

Este año, 13 filmes latinoamericanos han sido postulados para optar al Oscar 2018 en la categoría de Mejor Película en lengua extranjera y de ellos estarán en competencia en La Habana la argentina Zama, de Lucrecia Martel; la chilena Una mujer fantástica de Sebastián Leilo, y la dominicana Carpinteros, de José María Cabra.

Giroud anunció que el largometraje brasileño La película de mi vida, de Selton Mello (en el concurso por el Coral) abrirá la cita el 8 de diciembre en el Karl Marx, y fue «escogida porque el tema incita a una comunicación con el público, en una sala de 5 000 butacas».

Protagonizado por Johnny Massaro en el papel de Tony Terranova, el largometraje se ambienta en el sur de Brasil de la década de 1960, y se basa en el libro Un padre de cine, del chileno Antonio Skármeta.

Durante la gala inaugural será entregado un Coral de Honor al director brasileño Carlos Diegues, fundador del Cinema Novo, y quien ha participado en varias ediciones del Festival con filmes como Bye Bye Brasil y Orfeo.

Muchas son las vertientes por donde andará el Festival con una interesante programación, un abanico de países, estilos, generaciones.

Será un momento a aplaudir el homenaje que el encuentro de La Habana rendirá al director norteamericano James Ivory, con una muestra de nueve de sus cintas. De Ivory la crítica señala cómo ha mantenido la llama del cine clásico, ese cuidado de los personajes, de una puesta en escena impoluta y una realización libre de exhibicionismo, todo al servicio de historias que mezclan los sentimientos con temas históricos, políticos o sociales.

Entre las cintas de Ivory que veremos nuevamente— pero esta vez presentadas por él mismo—, están las multipremiadas Lo que queda del día y La condesa rusa (ambas con guion del escritor japonés de nacionalidad inglesa Kazuo Ishiguro, Premio Nobel de Literatura 2017).

El presidente del Festival afirmó que este año no podría pasarse por alto el Centenario de la Revolución de Octubre, por el hecho histórico y por su cine, y para ello se proyectará una copia restaurada de Octubre, filme mudo del maestro ruso Serguei Eisenstein estrenado en 1928 y considerado un clásico del séptimo arte.

Giroud comentó que la cinta a exhibirse es una versión restaurada en 2012 por el Museo de Munich, de casi dos horas, y de ella destacó que esta copia incluye la banda sonora original creada por el compositor y director de orquesta austriaco Edmund Meisel.

De la ya mencionada sección Clásicos Restaurados, iniciada en 2016 por el Festival, habrá la posibilidad de ver nada menos que Lucía, el film de Humberto Solás. Una restauración —afirmó Giroud— que descubre otras dimensiones de la película.

La versión restaurada de Lucía tuvo su primera exhibición en la sección Cannes Classics 2017, un espacio dedicado a los grandes clásicos. El pasado año Cannes exhibió Memorias del Subdesarrollo, dirigida de Tomás Gutiérrez Alea. Ambos filmes, culminados en 1968, son considerados por la crítica obras maestras indiscutibles del cine cubano y latinoamericano.

En esta sección, «que tiene la importancia de rescatar el cine en vida, que vuelva a verse, apreciarse, sobre todo por las nuevas generaciones» también se proyectarán Sur, del argentino Fernando Pino Solanas; Tres tristes tigres (basado en la obra de teatro homónima de Alejandro Sieveking), del chileno Raúl Ruiz; Tiempo de Morir, del mexicano Arturo Ripstein; Se permuta, del cubano Juan Carlos Tabío; y Canoa y Los motivos de Luz, de Felipe Cazals.

A las puertas ya del 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, el encuentro anual más esperado por los cinéfilos cubanos y visitantes, la pregunta más constante es:

¿Cuáles películas seleccionar?, pues naturalmente es imposible ver más de 400 filmes en 10 días.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Guillermo Morán Loyola dijo:

1

7 de diciembre de 2017

11:53:37


Llegó el momento tan ansiado y esperado por todos, el Festival del Cine Latinoamericano, el cual no es ajeno a la gran distyuntiva que presenta el cine en el mundo, su competencia con las redes sociales, la Internet, el video en CD, y otras formas nuevas como las famosas películas en 3D. Los que amamos el cine cubano sin embargo, vemos que pese a la gran oportunidad que han tenido varios guionistas, y argumentistas así como nuevos realizadores, el cine cubano no posee la misma popularidad que presentó hace 30 años atrás, cuando las salas de cine se llenaban para ver el estreno de filmes como Clandestinos, Hello Hemingway, De tal palo tal astilla, Los pájaros tirándole a la escopeta, entre otros buenos filmes. Quizás la reiteración de locaciones en las cuales se demuestra que la Habana debe ser restaurada, o algunas que otras toma de cámara en medio de urbanismo en condiciones de mantenimiento, los filmes no presentan por regla general un argumento populista, o que enganche al público de todas las edades. No es que no se hallan hecho buenos filmes en los cuales cabe destacar: Play station, Havana blue, Martí el ojo del canario, entre otros, se han realizados filmes muchos y diversos pero que no han trascendido como Fresa y Chocolate, Los pájaros tirandole a la escopeta, Un hombre de éxito, entre otros. Veremos que de nuevo hay en los filmes en competencia, de los que presenta Cuba, y que de nuevo hay en los que llegan de América Latina, y de otros paises participantes. Esperamos por nuevas películas, que de veras demuestren la capacidad histriónica de artistas que son muy buenos y excelentes, y se de la oportunidad de llevar al 7mo arte, a otros que no han podido fimar pese a que son excelentes artistas, pero hace falta sobre todo mejorar esos argumentos, e ideas que se presentan, incluyendo temas que se han llevado poco al cine, y/o que su argumento resulte un nuevo tópico, o una manera nueva de llevar la realidad al cine. SI SE PUEDE, solo hace falta proponerse temas como el de la Sierra maestra, La lucha del Esambray, la vida actual de los cubanos, Las misiones a otros países, el amor tema inagotable, y quien quita que campesinos, militares y adolescentes se vena una vez más reflejados pero de una manera que de verdad haga soltar lágrimas y risas, como en aquellos años de más popularidad. Espero un éxito de esta emisión, y estaremos al tanto de ellos, solo hace falta que la TV nos ayude un poco más.