ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Portada del libro. 

Un vistazo necesario y abarcador al ambiente artístico local de inicios del siglo XX se tiene en el volumen Del arte en Cuba: enseñanza y divulgación de las artes visuales entre 1900 y 1930, de la historiadora, crítica y curadora Llilian Llanes, cuya novedad se dio a conocer en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), en un acto al que concurrió el ministro de Cultura, Abel Prieto y una nutrida representación de artistas, investigadores y críticos de arte.

Del arte en Cuba…, es el fruto de la más reciente investigación de una intelectual profundamente comprometida con el análisis y la promoción de la creación artística en la Isla y su proyección internacional.

Con paciencia, rigor y una visión de águila para entender el encadenamiento entre la producción, la difusión y la recepción de obras y tendencias en el periodo de despegue de la era republicana, y a la vez, dejar constancia de un escrutinio pormenorizado de los hitos de una época, Llilian, reconocida por ser una de las impulsoras de la Bienal de La Habana, acaba de aportar un texto que debe ser no solo de uso insoslayable en aulas universitarias y centros de formación artística, sino de interés para el público en general.

En esto último coincidieron en las palabas de presentación del volumen la profesora Niurma Pérez, la editora Redys Puebla, quien tuvo a su cuidado el volumen y el director del mnba, Jorge Fernández Torres.

El libro consta de cinco partes: la enseñanza del arte entre 1899 y 1930, los espacios de visibilidad entre 1900 y 1916, los agrupamientos y modos de asociación de los creadores entre 1916 y 1930, los salones de Bellas Artes de 1916 a 1930, y una última sección dedicada a compendiar lo que artistas y públicos recibían del exterior, la información que disponían a través de los medios de comunicación y la influencia de ese bagaje en la creación y apreciación del arte.

El origen de la investigación reside en la necesidad de la autora de hallar respuestas a problemas y vacíos que se le presentaron cuando ejerció la curaduría de dos importantes exposiciones sobre las vanguardias cubanas de la primera mitad del pasado siglo, exhibidas en el Instituto Valenciano de Arte Moderno y el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires.

De tal manera se dedicó a recomponer un panorama complejo, estudiado fragmentariamente y del que a lo largo del tiempo se han acuñado estereotipos y prejuicios.

En tal se ntido el libro de Llilian es un nuevo punto de partida que facilitará otros estudios y aproximaciones a una realidad artística que nutre el presente.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.