ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El Indio Naborí. Foto: Ricardo López Hevia

Nunca conocí a nadie capaz de escribir en el  barullo de una redacción con tanto ensimismamiento como el Indio Naborí.

Escribir poesía, artículos y reportajes.

Era 1961 en el periódico HOY, tenía 15 años y había comenzado a trabajar en la imprenta como aprendiz de caja. Muchas veces, al entrar en la redacción con  las pruebas de páginas, veía  a un hombre tecleando con dos dedos y concentrado al punto de que el cañonazo de las nueve, disparado a su lado, no lo hubiera conmovido.

Terminada su faena –pronto nos haríamos amigos– el Indio Naborí se  desdoblaba en un ser simpático y ocurrente a quien Genaro, el regente del taller, siempre obsesivo con la hora del cierre, debía convencer de no entretenernos  demasiado.

En ese entonces el Indio dirigía  una página agraria y escribía una poesía diaria en una sección que, si la memoria no me falla, llevaba por título Al son de la historia.

Se vivían momentos tensos –antes y después de la invasión norteamericana por Girón– y el traje de miliciano se imponía como prenda cotidiana que, por mucho tiempo, Naborí haría suya. Una madrugada me tocó hacer la guardia junto a él en la entrada de HOY. Una semana antes el periódico había sido tiroteado por su puerta trasera, desde donde se despachaban los paquetes de periódicos salidos  de la rotativa, y la noche no estaba como para ponerse a contar estrellas.

Pero fue una velada inolvidable escuchando al Indio  hablar de poesía y Revolución,  mientras no le quitábamos la vista a las sombras  de  la Avenida Carlos III.

En los años 80 tuve la ocasión de subir a La Plata, Sierra Maestra,  junto a un grupo de escritores: Recuerdo, entre otros,  a Fina y Cintio, Salvador Bueno, Dora Alonso, Gustavo Eguren, Manuel Cofiño, Miguel Barnet, Pablo Armando Fernández y el Indio Naborí.

Resultó una ascensión alegre y llena de anécdotas, porque todos, aun los de mayor edad, llegaron a la Plata, pero al recordar la aventura, y a los que ya no están, una imagen abarcadora relumbra concluyente: la manera apoteósica en que era recibido Naborí en cada vivienda campesina visitada a nuestro paso. Los residentes no lo querían creer, aplaudían, reían,  allí estaba su ídolo (no le temamos a la palabra) y para que no quedaran dudas de lo que aquel hombre significaba para ellos,  madres, padres e hijos recitaban poesías suyas, no fragmentos, poesías completas, mientras el Indio Naborí, modesto como era, escuchaba conmovido.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

denys dijo:

6

12 de octubre de 2017

16:30:00


Para mi fue hermoso haber leido mas de una vez la obra del Indio Nabori.Una persona que sintio mucho la belleza de nuestros campos y del campesinado. Cuando lo reconocieron como un verdadero poeta el pais entero se sintio muy a gusto porque se lo merecia asi como todo lo que nos dejo. Ojala hubiera tenido la dicha de conocerlo personalmente.

Teresa dijo:

7

15 de octubre de 2017

10:58:36


Tengo fotos en mi casa de mi mamá con un grupo de compañeros de trabajo y uno de ellos es Naborí, joven y vestido de traje, yo me acuerdo de él cuando yo iba al trabajo de mi mamá y hay veces que él estaba y me saludaba, yo era una niña.