ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El primer cuadro de Luna Nueva aúna textos de las piezas Triángulo, En falso y Cuatro menos. Foto: Cortesía Alejandro Palomino

El teatro tiene una vida abundante que desafía el espacio y el tiempo, diría el 27 de marzo de este año la afamada actriz francesa Isabelle Huppert en su Manifiesto por el Día Mundial del Teatro, hermosa idea que retomé luego de disfrutar en el Complejo Cultural Raquel Revuelta, situado en la calle Línea en El Vedado habanero, de Luna Nueva, la más reciente propuesta del grupo Vital Teatro que dirige Alejandro Palomino.

La obra aúna los textos escritos para personajes femeninos por el dramaturgo Amado del Pino (Cuba, 1960- España 2017) en cuatro de sus piezas: Triángulo, una obra de excelencia sobre emociones y encuentros estrenada en 2004 precisamente por Vital Teatro; el monólogo En falso; Cuatro menos, que obtuvo en España el Premio Carlos Arniche 2009 convirtiendo a Del Pino en el primer cubano en ganarlo, y Revolico a dúo, escrita para el grupo en 2016.

En el Coloquio Homenaje, que el Centro Cultural Dulce María Loynaz dedicara a Amado del Pino, el crítico teatral Osvaldo Cano diría del dramaturgo: «Amado tenía el gran mérito de tejer redes de amistad, fue apasionado y desmesurado, un cubano intenso». Foto: Cortesía Alejandro Palomino

La propuesta de Palomino en Luna Nueva sobre esos textos de Del Pino mantiene la fluidez de los diálogos y la selección del lenguaje que el dramaturgo utilizó para cada personaje y con ese conjunto logra ofrecer al público algunos de los dilemas de la contemporaneidad cubana.

En ese juego teatral, Palomino logra una puesta dinámica y, como es premisa de Vital Teatro, el trabajo de las actrices es cenital, delineando los caracteres con ahorro de recursos, como la escenografía, sin altisonancias, pero con una entrega total en la defensa del universo de las criaturas que asumen.

El primer cuadro (Triángulo, En falso, Cuatro menos) estuvo muy bien defendido por Nora Elena Rodríguez, Alina Molina, Gretel Cazón, Leivy Rosy y Adriana Quesada, y un único personaje masculino (en la piel de Marlon López o Abel Cedre), mientras que en Revolico a dúo, que se presenta íntegro, se agradece la interiorización, y caracterización, de Yia Caamaño y Susana Ruiz.

Momentos antes de la función, en un premonitorio domingo lluvioso, luego vendría el imponente huracán Irma, Alejandro Palomino ofreció respuestas para nuestros lectores.

Ustedes han montado varias obras de Del Pino ¿Cómo concibió esta?

— «Luna nueva es un punto donde en el orden dramatúrgico justamente coinciden varios personajes femeninos de Amado del Pino. Buena parte de los personajes protagónicos de Amado son masculinos, pero estos siempre han estado acompañados por personajes femeninos que tienen un desarrollo importante en la acción dramática. Él fue un hombre preocupado también por el rol de la mujer contemporánea en Cuba y por las decisiones y elementos expresivos que puede aportar el personaje femenino dentro de su dramaturgia. Entonces decidimos que fueran los personajes femeninos los que protagonizaran Luna nueva, y son éstos los que desarrollaran la acción dramática y exponen sobre el escenario muchas de las obsesiones que lo acompañaron en su vida».

¿De dónde toma el título?

— «Es un parlamento del personaje de Miriam en Triángulo., que completo dice: y ella me mira como una luna nueva y yo no puedo ofrecerle otra cara».

Volvamos entonces a los caracteres femeninos…

— «Para Amado la mujer ha sido un detonador, un catalizador en la sociedad. Es un punto de vista con el cual yo coincido y justamente por eso decidimos que fueran las mujeres las protagonistas. Hay un solo personaje masculino, un hombre joven que está como referente, recuerdos, en la zona de los delirios. Los personajes femeninos son muy sólidos, con una estructura muy bien planteada, tienen una visión del futuro y de la vida que es innegociable».

¿Respeta en Luna Nueva el lenguaje de Amado, calificado muchas veces de fuerte y poético a la vez?

— En la entrega hay un respeto absoluto por lo que se ha dado en llamar poesía de la crudeza en la dramaturgia de Amado. Están en Luna nueva las voces femeninas, esas criaturas que llegan a imponerse en sus piezas».

La obra mantiene la misma estética del grupo…

— Si, siempre hemos trabajado desde la función del actor. Nuestros espectáculos descansan en la labor del actor. Bastante artesanal, con pocos recursos escenográficos, más bien el contraste de los colores complementarios, en este caso el rojo, y el verde. El vestuario bastante sobrio entre el blanco y el negro. El actor y sus recursos expresivos es el centro de gravedad de nuestros trabajos y este no es la excepción».

¿Podría adelantarnos las próximas propuestas?

— «Estamos haciendo una valoración sobre el teatro norteamericano. En un momento nosotros, por recomendación justamente de Amado con quien trabajamos 15 años de manera sistemática y le debemos mucho en el repertorio, nos dirigió hacia Williams, O´Neill, Albee, Miller. Ahora estamos revisando algunos textos de ese teatro tan intenso e interesante».

Amado del Pino falleció, víctima del cáncer, a los 56 años, justamente el 22 de enero, Día del Teatro cubano, designado en recordación de los Sucesos de Villanueva en 1869.

Hace unos años comenté que era «cuando menos sorprendente que un dramaturgo cubano contemporáneo tenga simultáneamente cuatro de sus obras en escena. Tal dicha corresponde a Amado del Pino…».

El público podía entonces escoger entre Penumbra en el noveno cuarto (Premio UNEAC de Teatro 2003); Tren hacia la dicha (su ópera prima en 1988); El zapato sucio (Premio de la Crítica, Premio Virgilio Piñera) y Triángulo.

Ahora el grupo Vital Teatro y su director Alejandro Palomino, con quienes tanto trabajó, le honran con Luna nueva y la fuerza de sus personajes femeninos.

La trayectoria de Del Pino (teatrista, periodista, crítico) fue vital y ascendente y su dramaturgia es hoy, y por siempre, ineludible para la escena cubana.

Justo así, como lo comprendió la francesa Isabelle Huppert: “El teatro renace cada día de sus cenizas…tiene una vida abundante que desafía el espacio y el tiempo».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.