ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La compañía cubana Acosta Danza, dirigida por el prestigioso bailarín Carlos Acosta, recibe críticas muy favorables en Reino Unido tras su debut en el Teatro Sadler´s Wells de Londres.

Varios rotativos británicos elogiaron el programa escogido y la calidad de los artistas que lo protagonizaron.

Los 14 bailarines traen un sentido de unidad y personalidad propia mientras que el repertorio equilibra las raíces cubanas y un sentido de la aventura, afirmó en Independent la periodista Zoe Anderson.

El crítico de danza de The Telegraph, Mark Monaham, considera que el director ha reunido a 21 de los mejores bailarines de Cuba, independientemente de su formación.

Si la generosa colección de cinco piezas de este grupo étnicamente diverso es desigual y francamente excéntrica (...), su gran variedad y su vocación experimental ciertamente causan una gran impresión, opinó Monaham.

De acuerdo con Laura Freeman en Evening Standard, si El cruce sobre el Niágara (coreografía de la cubana Marianela Boán) es de mármol, Belles Lettres (del estadounidense Justin Peck) es de seda.

Para ella, durante esta última pieza, ocho bailarines se mueven con alegre abandono. (...) Sus movimientos son suaves, líricos, tiernos... Las faldas flotan como flores al viento.

Mientras The Telegraph describe a El cruce sobre el Niágara como una meditación hipnotizantemente lenta e impresionantemente erótica sobre el cuerpo humano bajo tensión, también reconoce que los bailarines -Carlos Luis Blanco y Alejandro Silva- se mueven con impresionante enfoque.

Además, Monaham califica de carismática la aparición del director y bailarín Acosta en el estreno de Mermaid, del coreógrafo belga Sidi Larbi Cherkaoui, un dúo complejo en el que le acompaña Marta Ortega, exbailarina de Danza Contemporánea de Cuba.

En un vestido rojo de Hussein Chalayan, Ortega se levanta en las puntas, girando y fuera de equilibrio. (...) El dúo sugiere tanto una sociedad como una brecha insalvable, apuntó.

Ortega ondula a través de sus propios movimientos o trata de compartirlos con Acosta. Él la sostiene, o la mira mientras flota fuera de su alcance... La conexión que logran es delicada pero frágil, sostuvo.

Igualmente, recibieron excelentes comentarios Twelve, del español Jorge Crecis, e Imponderable, de su coterráneo Goyo Montero.

Según el crítico Neil Norman, de The Stage, esta última es la pieza más eficaz del programa y en ella los bailarines chocan y saltan con energía incansable.

Aunque a juicio de este periodista británico el programa carece de una estética definida, la disposición de Acosta para intentar «cualquier cosa, es un comienzo prometedor».

La gira europea de Acosta Danza continuará hasta principios del próximo mes de noviembre por varias ciudades de Alemania, Austria y Gran Bretaña.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.