ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Jorgito Kamankola. Foto: Archivo

Hace tres años hablamos de las crónicas urgentes y desesperadas grabadas por Jorgito Kamankola en su álbum debut Antes que lo prohíban. Desde entonces, este trovador capitalino ha cobrado notoriedad en la escena subterránea de la Isla ganando para su causa un amplio número de seguidores con temas como Con la lengua afuera, Los centinelas me fusilan o El oleaje de tus piernas.

Kamankola es un músico que ha sabido capturar la intensidad de las inquietudes de una parte de las nuevas generaciones de cubanos con un rosario de temas a medio camino entre el rap y la trova que lo hacen dueño de un lenguaje distinguible en la música contemporánea. El músico, con bastante experiencia en los circuitos menos comerciales de la Isla y de otros países como España, ataca ahora con su segundo álbum Hasta precisar el aire, en el que mantiene esa necesidad vital de hablar sobre Cuba, del ritmo frenético de la vida, y de los sentimientos humanos con un lenguaje a veces corrosivo, a veces desgranado con esa introspección adolescente que ya viene siendo como una marca de la casa.

La trayectoria de este trovador es la de un músico que se ha propuesto ser honesto con lo que piensa y recoger los significados que tanto él como sus compañeros de generación le otorgan a su paso por la escena creativa del país. Su álbum debut, por sus abrasivos temas, por el empuje de sus letras y la sinceridad de sus textos, resultó muy atendible en la escena local.

Con su nuevo disco Kamankola mantiene esta actitud de componer con el vértigo de quien habla como si le fuera la vida en ello y mostrarnos la fragilidad humana y el desamparo de quien lo perdió todo y se ha propuesto reinventarse en la vida. Esta nueva entrega nace también de la melancolía, ese sentimiento tan lacerante como confortable que sirve como trasfondo a la mayoría de sus pistas. Sus canciones, tras una rápida oída, parece que puedan explotarnos en la cara en cualquier momento y quizá, por esa necesidad que le otorga a decir lo suyo con premura, Kamankola descuida algunos detalles que le permiten al disco sonar como una obra completamente acabada. Hasta precisar el aire, no obstante, es un disco contundente y vertiginoso en la que también hay lugar para hablar sobre el amor desde la perspectiva (no podía ser de otra manera) de un sobreviviente.

Como palo pa candela, Tráfico de luz o Ametrálleme son algunos de los tracks con que Kamankola se concede la libertad de hablar sobre sus luchas internas –que prácticamente son las nuestras– y dar sus testimonios para no derrumbarse por dentro. Rosario, dedicado su esposa y madre de su hija, es otro tema a tomar en cuenta en este disco porque Kamankola canta para convencerse de que el amor para él también es un país.

Algo es el nombre del tema que grabó junto al cantautor Javier Ruibal, uno de los genios más inquietos y creativos de la llamada canción de autor flamenca y en general de la música española. En este tema Ruibal –que ha mantenido en su obra y proyección escénica una elevada coherencia artística y hondura poética– se embarca en la aventura de Kamankola para otorgarle un elevado vuelo a este título de ribetes imprescindibles en discografía del trovador habanero.

Hasta precisar... es un disco de transición en la obra de este músico, que tiene como principal fortaleza la sinceridad que le otorga a sus canciones, la poesía corrosiva de sus letras, y su habilidad para retratar sus vivencias y sus visiones de la sociedad con un lenguaje que toca desde una mirada nada complaciente las fibras más hondas.

Kamankola, para próximas producciones, debe librar el desafío de continuar creando sin repetirse y sin reproducir lugares comunes que a veces son usados por otros músicos del underground para llegar rápidamente al púbico. Kamankola, eso sí, tiene una fuerza muy singular para reinventarse, crear dinamitando las ataduras y seguir publicando esas crónicas urgentes para atestiguar el país con las que ha dejado sus propias marcas en escena subterránea de la música cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Orlando Chang dijo:

1

27 de septiembre de 2017

12:01:12


Muy bueno, con un empeño muy grande para lograr sus sueños, todo lo bueno para Jorgito Kamankola!!! Gracias por éste artículo.