ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Cartel del Festival

Junto a los jóvenes de unos 16 países que ocupan hasta  hoy la Casa de las Américas está el entusiasmo, el  júbilo y la esperanza de trasformar el mundo actual en un espacio de justicia y convivencia placentera. Para ello, el diálogo, el arte y la reflexión hacen de las suyas y los devuelven a sus respectivas áreas de acción plenos de intercambios e iniciativas.

Esa es la impresión de quien se llega por estos días al hermoso recinto de la Calle G y 3ra, en el Vedado, cuyos organizadores se pusieron las pilas para que, a pocos días de haber sufrido el inmueble los embates del huracán Irma, consiguieran recibir a los invitados del IV Encuentro de Pensamiento y Creación Joven en las Américas, Casa Tomada, que abrió sus puertas el  pasado 19 para concluir esta noche con el concierto Afrofuturismo tropical, de DJ Jigüe y el Menor, en la sala Che Guevara.   

El evento quedó inaugurado el pasado martes por el escritor guatemalteco Arturo Arias, quien participara activamente en el primer encuentro de este tipo, acaecido en 1983. En sus palabras de apertura destacaba cómo ya en esa fecha la Casa había acogido los jóvenes de entonces que querían tomar no la Casa, sino sus propios países, en años  de una gran exigencia política, ética y popular.

Aludiendo al paso del tiempo y a los rasgos que hoy caracterizan el escenario internacional, expresaba que los jóvenes latinoamericanos de todas las épocas tienden a ser «sanamente irreverentes», tener una gran imaginación, entregarse a sus causas, sin dejar las alegrías propias de la edad, «inconformes, sensibles a las sorderas institucionales que nunca los toman en cuenta».

En un aparte y a propósito de uno de los tópicos del evento –la apropiación del espacio público– recordaba que hay muchos modos de «ganar espacios, impactar nuestros barrios, y comunidades y  todas ofrecen  oportunidades para ensayar, poner a prueba, o comprobar la factibilidad de diversos futuros deseables».

Respecto a los jóvenes artistas, que se hallan ahora en la Casa, subrayaba la necesidad de visibilizarlos «como creadores que prometen las nuevas visiones que transformarán nuestro continente y garantizarán su continuidad (…) y como seres políticos que transforman los sentidos de lo político por medio de su arte y de su creación».

Y son justo esas muestras las que hoy exhiben los participantes del encuentro en las diferentes áreas de la Casa hasta donde llegan sus voces en forma de performances, debates, talleres y seminarios, como el de Teatro Documental, impartido por la artista, dramaturga y docente chilena Paula González Seguel, que trabaja con la oralidad y el rescate de memorias, y luego de este rescate y los materiales testimoniales se hacen las puestas escénicas.

Paneles  y conversatorios que han estado celebrándose en las diversas jornadas, han abordado  la memoria histórica, encuentros de poéticas y lógicas autorales, las alternativas ante los dominantes de producción cultural, la juventud en busca de los espacios públicos, entre otros. Particularmente emotivo resultó el panel Llegan jóvenes a la Casa. Revivir los encuentros, defendido por Arturo Arias, Premio Casa de las Américas, Jaime Gómez Triana, y Arien González Crespo, respectivos coordinadores de Casa Tomada  en el 2009 y el 2013, moderado por Maité Hernández Lorenzo.

La oportunidad de que los escritores se conocieran personalmente y en su caso personal, de entablar amistad con algunos que ya había leído, significó aquella primera visita a Cuba en 1983. «No he encontrado un pueblo más cariñoso y entregado que  el cubano», acotó. A Gómez Triana, organizar Casa Tomada le permitió «comprender la verdadera dimensión de la Institución y la filosofía de que era un organismo vivo, un lugar abierto  adonde se puede llegar.

González Crespo remarcó que al organizar el tercer encuentro, en circunstancias complejas políticamente, se preguntaba si los jóvenes querrían venir a debatir sus preocupaciones a Casa de las Américas. El sí como respuesta  fue la acogida a la convocatoria de la Casa Tomada en el 2013.

El panel cerró con la presentación de una multimedia que recoge las memorias de estos asaltos. Otros soportes, sin duda, tendrán la misión de recoger los sucesos del IV Encuentro y de los que vendrán, todas las veces que los jóvenes  creadores de la región precisen hacer juntos la sobremesa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.