ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Wil Campa. 

Música para bailar pero también para tocar fibras humanas. Temporada de fiestas populares, de sana disipación, pero sin enajenar los valores que debemos cultivar. Bajo esa divisa ha transcurrido este verano de Wil Campa, estación en la que pareciera estar asistido por el don de la ubicuidad.

En efecto, el cantante pinareño, líder de la orquesta Gran Unión, ha estado lo mismo en plazas y tarimas en contacto directo con el público bailador de ciudades grandes y pequeñas, sobre todo en territorios vueltabajeros, que en discotecas radiales, telespectáculos musicales y espacios audiovisuales de difusión de videoclips.

Si damos por válidas las listas de éxitos, durante la actual etapa estival ha clasificado en las preferencias de los auditorios con Zapato nuevo pa’ romper el piso y Rumba y vacilón, en los que comparte protagonismo con Haila y Mr. Jordan, respectivamente; mientras acaba de situar en el foco de atención una nueva propuesta, Mi filosofía.

En este caso Campa vuelve a apelar al compositor Carlos Cartaya, para transmitir un mensaje optimista. «Creo que la música –explicó el cantante– tiene que ayudar a hacer el bien».

El video clip que promueve ese tema, realizado por Henry García, es una rara avis en un contexto en el que predominan el sexismo, el exotismo y los tópicos folclorizantes. Mostrar paisajes de la geografía insular y gente sencilla en su entorno familiar y cotidiano, como lo hace esta realización audiovisual, es una señal estimulante.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.