ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Las parrandas de Remedios. Foto: Ismael Francisco

Sin mucho ruido pero con apreciables nueces ha transcurrido por la programación de verano una serie documental que llama la atención sobre una de las más auténticas manifestaciones vernáculas de la cultura popular tradicional: las parrandas.

Pudo haberse ahorrado el Canal Educativo 2 el pesado gerundio, Parrandeando,  con que tituló los materiales transmitidos cada lunes a las 7:00 p.m. Es solo un detalle gramatical. Lo importante es la manera en que el equipo de realización, por cierto mínimo, encabezado por Yeidel Hernández, rastreó y mostró diversas facetas de las parrandas, a partir de una narración que combinó elementos reporteriles, documentales y testimoniales.

Quizá los habitantes de Remedios y Camajuaní, Caibarién y Vueltas, Zulueta y Guayos, Zaza del Medio, Chambas y Punta Alegre, por el hecho de vivirlas todos los años desde adentro, no tengan idea de la delirante singularidad de tales sucesos.

No hay por qué concederles, como a veces se ha dicho, una jerarquía menor a las parrandas en el repertorio de fiestas populares cubanas; valen y pesan por sí mismas, al lado del Carnaval de Santiago y las Charangas de Bejucal, y constituyen un ejemplo de patrimonio vivo de la nación, que desborda el marco territorial –la región central de la Isla– donde tienen lugar.

Si el detonador en casi todos los casos fue una festividad patronal religiosa o los intereses de avispados comerciantes, las parrandas arraigaron pronto en el imaginario popular.

Confraternidades y rivalidades barriales, secretos bien guardados y sorprendentes novedades, liderazgos y linajes parranderos, sucesiones generacionales tomaron cuerpo en cada una de las entregas de la serie. El sentido de pertenencia y el orgullo de ser protagonistas y testigos de la explosión parrandera salió a flote, por encima de las filiaciones a ñañacos y jutíos, sapos y chivos y otras de las curiosas denominaciones de los bandos en disputa.

Estampas que solo se explican mediante los procedimientos creativos del realismo mágico, las carrozas o trabajos de plaza –según se muevan o permanezcan fijas– generan asombro y estupor entre quienes avistaron por vez primera la manifestación más deslumbrante de la parranda: la concreción temática de insólitos pasajes y fábulas, que nos remiten a referencias culturales exóticas. Monumentos descomunales del arte popular, lo mismo nos remiten al reino de Poseidón que a la Roma clásica, aunque vimos ya la nefasta influencia, en una fiesta reciente de un poblado espirituano documentada en la serie, de la hegemonía visual de Hollywood, algo para cuestionar.

Como espectador de Parrandeando, no pude sustraerme a algunos recuerdos. Uno, el de Rapi Diego, excelente documentalista, entre el fuego cruzado y las luces de los sapos y chivos de Camajuaní, mientras registraba un filme que merece ser revisitado. Otro, los trabajos y los días del poeta René Batista Moreno, por preservar la memoria de las parrandas villareñas. Y un tercero, cómo no, para Samuel Feijóo, que gozó de lo lindo y promovió cada invención parrandera. «Esto solo se le ocurre a gente muy loca que está cuerda», sentenció.     

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alina dijo:

1

25 de agosto de 2017

08:07:21


Gracias por el comentario periodístico, hermoso programa mediante el que algunos pudimos recordar las parradas, en mi caso especial Punta Alegre, donde todo el pueblo se lanza con alegría a defender sus barrios El Yeso y La Salina, es hermoso ver una parranda y sobre todo que son parte de esta marcada cubanía nuestra.

fiu dijo:

2

25 de agosto de 2017

10:06:28


Es difícil expresar con palabras lo que representa la parranda para los que nacimos y crecimos con ella, es algo que solamente sentimos quienes somos partícipes de esta vivencia; es por eso que felicito en grande a los realizadores de esta serie documental, por darle divulgación y promoción a este tipo de festividad que bien se lo merece y que tristemente muchos en nuestro país ni siquiera tienen conocimiento de las mismas. Gracias nuevamente por promover y dar a conocer la diversidad de nuestra cultura.

Vladimir Hernández dijo:

3

25 de agosto de 2017

13:44:15


Gracias al Canal Educativo 2 por mostrar al país una de las fiestas populares que más fanatismo genera en Cuba, unicamente los que vivimos en estos pueblos lo sabemos bién. Solo lamento que se haya omitido un dato interesante, que no sé como los especialistas del Museo de las Parrandas dejaron escapar y es que las de Remedios son las únicas que tienen musica propia compuesta especialmente para ellas. Aquí cada barrio (bando), posee dos polkas, una que acompaña a su carroza en todo su recorrido y otra que le acompaña en cada salida a la Plaza durante todo el tiempo que demora su evolución.

Yo dijo:

4

25 de agosto de 2017

15:05:26


Los zulueteños no tenemos mucho que agradecerle al programa parrandeando, pues fue uno de los más malos que se haya hecho. La parranda Zulueteña cumple 123 años este 2017, y tal parece que fuera un programa como para salir del paso, escasearon las imágenes, las fotos antiguas, las entrevistas a los precidentes de barrios y trabajadores de la parranda. En esta máquina de donde estoy escribiendo existen imágenes de muchos años, videos fotos etc. No se hablo de las personalidades de neustra parranda, totalmente parecia que no habia argumentos, sin embargo existen cajas y cajas de fotos desde 1913 para acá, pero no se consulto con nadie esto al parecer. Todos los que entrevistaron fueron funcionarios de cultura, y la presidenta del C Popular, pero jammás a quienes trabajan en la parranda, a los proyectista, al precidente que más años lleva en la parranda en Cuba, en cuya vivienda se atesora la memoria de la parranda Zulueteña. Realmente, en el caso de los zulueteños en lugar de agradecer, nos deben una disculpa.

Yeidel Hernández Respondió:


28 de agosto de 2017

10:03:31

Con mucho respeto me dirijo a usted y no creo que le deba disculpa alguna, más bien hacerle saber que antes de escribir y cuestionar el trabajo de personas como nosotros que lo único que hacemos es exaltar la cultura y las tradiciones de pueblos como el suyo, tenga argumentos suficientes como para emitir criterios como los que ha plasmado aquí. Estuve meses coordinando con personas que viven allí, con proyectistas de las carrozas, y el dia que fuimos a grabar pues me dieron esas escasas imágenes que vistes. Estuvimos toda una mañana grabando en todo Zulueta, y nadie se nos acercó a brindarnos información, no obstante, aclaro, que las atenciones de las personas allí fue maravillosa, hice el programa con lo que pude obtener, claro que pudo haber quedado mejor, y yo en su lugar en vez de estar exigiendo una disculpa de nuestra parte, debería estar agradeciendo que por primera vez en la historia de Zulueta su parranda la vió Cuba entera y parte del mundo. Gracias.

Yo dijo:

5

25 de agosto de 2017

15:10:55


A propósito, ¿ de que programación de verano se habla?