ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Eduardo Cabra (izquierda) y Carlos Alomar protagonizaron uno de los paneles más importantes de lamc. foto: tomada del perfil de facebook del evento

«Necesitamos que haya músicos cubanos aquí. En Cuba hay muchos proyectos interesantes que deben ser conocidos internacionalmente. Es muy importante para la comunidad musical latina de Nueva York y del mundo que eso suceda», me comenta Eduardo Cabra, el «Visitante» de Calle 13, luego de terminar su intervención en un panel de la Conferencia Latina de Música Alternativa (lamc) que se celebró este mes de julio en Manhattan, Nueva York.

A la conferencia, el evento de mayor calibre de este tipo que se realiza en Estados Unidos, han asistido a través del tiempo muy pocos artistas de la Isla: el primero fue Kelvis Ochoa y luego le siguieron Diana Fuentes y Danay Suárez.

Eduardo, que se encuentra grabando un disco como solista en el que une la electrónica y las raíces africanas de la música latina, es además uno de los productores más memorables de la era actual de la música en el continente. El creador, acompañado del boricua Carlos Alomar, muy conocido por su trabajo como productor de David Bowie, recordó al panel que hace apenas dos meses había participado en La Habana en el encuentro am-pm y me comentó que Willian Vivanco era para él uno de los músicos más originales de la nueva generación de artistas de la Isla.

La conferencia comprendió conversatorios, presentaciones unplugged, conciertos en diferentes clubes del circuito alternativo neoyorquino y en el conocido Central Park, donde subieron al escenario, entre otros, los históricos del regué argentino Los Pericos, Chicano Batman, formados en California, y los venezolanos La Vida Boheme.

Mientras los Pericos ponían música a las tardes neoyorkinas fueron varios los músicos que se me acercaron cuando descubrieron que había viajado desde Cuba, para preguntarme sobre la música de la Isla y las posibilidades de tocar en La Habana.

De hecho esa es una de las inquietudes que también  mueven a los directivos de lamc. Tomas Cookman, fundador del evento y de la disquera Nacional Records, me comentó, tras presenciar uno de los shows, que ha cobrado fuerza la idea de dedicar una edición de la Conferencia a Cuba. «Nos gustaría traer músicos cubanos a Nueva York para que presenten su trabajo y den a conocer los proyectos en los que están inmersos. Conozco que los jóvenes también están haciendo un trabajo muy interesante que debe salir a la luz».

Tomas, quien trajo a Manu Chao a  Cuba hace seis años, se mostró muy interesado en la primera edición del festival internacional de música electrónica Eyeife, que tendrá lugar en La Habana a finales de septiembre con un cartel de altura, organizado por la institución cultural pm Records, que estuvo representada por primera vez en lamc. «Podríamos participar con grupos como los mexicanos Nortec Collective», sugirió. Y agregó: «Lo más importante es que se continúen realizando en  Cuba eventos como este y que se conozcan en el mundo», dijo Tomas mientras insistió en aprovechar colectivamente las plataformas de promoción e intercambio que brinda este evento para promover la música cubana en Estados Unidos y seguir reconociendo su enorme influencia.

La 18 edición de lamc, dedicada a Venezuela, sacó a la superficie los rasgos que identifican a varios de los grupos latinos de sello alternativo que tienen su base de operaciones en Estados Unidos o en diferentes países latinoamericanos. No fueron pocas las bandas que mostraron en su base estilística influencias de la Nueva Trova junto al folk u otras corrientes musicales que sirvieron de banda sonora a los años 60.

Tras las presentaciones unplugged en el hotel Stewart, una de las sedes del evento, conversé con algunos de estos artistas  que me avisaron de su interés en presentarse en Cuba y grabar junto a músicos de la Isla, como el propio Eduardo Cabra, quien tocó con Calle 13 en un multitudinario concierto en el 2010 en La Habana  y quiere regresar para presentar su proyecto como solista.

La escena independiente de Nueva York ofrece una libertad creativa que permite a estos grupos defender su obra sin hacer inicialmente concesiones para insertarse en las maquinarias discográficas. Los grupos latinos, junto a otros estadounidenses, se presentaron en diferentes clubes de Brooklyn donde defienden una música con la que el público se identifica y establece puntos de unión entre los sonidos latinos y la tradición sonora estadounidense.

Los organizadores de lamc ya preparan la nueva edición del evento, pero esta vez, como van las cosas, lo hacen también mirando a Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Antonio dijo:

1

1 de agosto de 2017

07:31:12


hola , me parece sensacional, lo que propone cabra, conozco bien su obra y se que goza de un tremendo prestigio como productor. En NYC hay muchisimos musicos cubanos que han llegado en estos últimos años y an preferido quedarse en nyc y no ir a miami por diversas razones pero más que todo porque la ciudad en si ,es una plataforma única para darse a conocer y empaparse con nuevas sonoridades. New young Creative Movement , es un movimiento de jóvenes creadores, que radiva en NYC y NJ, músicos , bailarines, realizadores de video, este movimiento se fundo hace 2 años y medio por dos jóvenes artistas que llegaron de cuba cargados de sueños y no han renunciado a hacer lo que los apasiona, asi se han ido sumando muchos que llegan con las mismas intenciones, seria bueno no perder de vista a estos talentosos creadores que se organizaron bajo este nombre, aqui les dejo los links. https://www.facebook.com/nycmdevelop/ https://www.facebook.com/tonnyluisnycm/ https://www.newyoungcreativemovement.com/