ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La orquesta Maykel Blanco y su Salsa Mayor es una de las preferidas de los bailadores cubanos. 

Nacido en el seno de una familia de excelentes bailadores, aunque ninguno fue músico de profesión, Maykel Blanco gustaba desde niño escuchar música a través de la radio y la televisión. A los 15 años tuvo su primera orquesta dentro del movimiento de artistas aficionados y a los 18 ya comandó su primera agrupación profesional. Su vida ha estado desde entonces entre ese grupo, que se llamó La Suprema Ley y su actual orquesta: Maykel Blanco y su Salsa Mayor.

El joven director de orquesta Maykel Blanco sobresale por defender el Son cubano. Foto: Roberto Bello

Granma Internacional conversó con este joven, calificado como «una máquina músical», por prestigiar las nuevas maneras de interpretar la música cubana

Siendo un músico empírico, ¿cómo has podido desarrollar tu trabajo?

Con mucha dedicación. Al comienzo me fue bastante difícil pero hoy en día estudio muchísimo, lo que no hice en mi niñez. Me levanto todos los días temprano y le dedico una hora al estudio del piano, yo soy percusionista, sé tocar todos los instrumentos, me actualizo en todo lo que está pasando en el piano y a la hora de hacer los arreglos, igual, yo sé muy bien lo que quiero, por dónde me voy a ir, cómo no repetirme. Creo que la dedicación, el empeño y el deseo que tengo me han ayudado muchísimo.

En estos años de trabajo ¿cuál crees que ha sido lo más importante para Maykel Blanco y su Salsa Mayor?

Como crecernos año por año, un poquito hoy, una gotica mañana. Pero lo más relevante creo que ha sido el tema Recoge y vete, un tema mío que nos lanzó en Cuba y en el mundo. Ello dio pie a que siguieran viniendo otros números, que la gente los aceptara, gustaran, lo disfrutaran y gozaran dentro y fuera del país.

Se afirma que hoy todas las agrupaciones de música popular cubana tocan lo mismo y que solo se les reconoce por los cantantes. En otra época no era así. ¿En tu caso particular sucede lo mismo?

Ha habido criterios de que me asemejo a los Van Van, a Manolito Simonet y su Trabuco, a Pupy y los que Son Son, incluso, a la Revé. Indiscutiblemente yo tengo una influencia muy grande de estas agrupaciones. Sin embargo, para nada trato de parecerme o de imitarlas, porque no es mi estilo de trabajo, ni mi intención. No niego que hay una influencia, la cual es inevitable: me crié escuchando a estas agrupaciones.

«También hoy debe tenerse en cuenta la cantidad de graduados de las escuelas de música. Cuba siempre ha dado muy buenos músicos, lo que pasa que antes eran menos las orquestas y agrupaciones. Por eso es mucho más difícil en poco tiempo buscar una identidad propia. Yo creo que mis arreglos son diferentes, no se parecen a los de nadie.

«Hoy mis arreglos son superiores a los que hice hace más de cinco años atrás, hay menos dependencia y semejanza. Quiero dejar una cosa bien clara: yo estoy defendiendo el Son. El son, songo, timba o como se le quiera llamar tienen mucho en común. Yo lo veo como un arcoiris con sus colores, pero al final hacia un mismo rumbo por lo que creo que mis composiciones unas tienen un poquito más de son, otras de timba o songo que al final solo son música bailable cubana y lo único que enriquecen más el trabajo sonero de estos tiempos.

«Hago fusión en mi música, de no hacerla sería muy pobre, le faltaría riqueza. Hoy el público te lo exige y por eso no creo que haya sacrificado mi camino para nada. Estoy haciendo el trabajo que desde el principio decidí hacer y defender. Yo utilizo frases jazzísticas, pero sin apartarme del son».

Consideras que tienes tu sello propio. ¿Cuál es?

Está en la forma de escribir el bajo, por ejemplo, en la forma de divorciar los trombones de las trompetas, hay recorridos propios del songo que no puedo cambiar. Tú entras a La Habana Vieja y oyes a todo el mundo tocar temas tradicionales y todas tienen su semejanza, todos los sextetos o septetos tienen siempre en sus acordes la misma música cubana que yo estoy defendiendo, que es esta parte de la sonoridad del songo, que siempre va a tener su semejanza por alguna esquinita. Si te detienes a escuchar mis arreglos, la forma de mover muchísimas orquestaciones, te darás cuenta de que hay un estilo propio ya trazado.

Se afirma también que a ustedes los directores, muchas veces compositores, nada más le gusta tocar sus propios temas. ¿Es cierto?

No es tan así. Cuando un compositor me entrega un tema suyo, si este no se ajusta a mi estilo, es decir, al de la orquesta, no lo acepto. A mí no se me ocurriría darle un tema mío a Formell, que no se ajustara a su estilo. Yo he montado temas de músicos de mi agrupación: hay uno en mi primer disco, Ya llegaron los cubanos, el tema se titula No juegues con la candela, supimos que ha estado en la radio de Los Ángeles, durante varias semanas, entre los primeros lugares. También de otros autores, por ejemplo, de Pablo Milanés, pero le he hecho una versión a mi estilo y la hemos grabado incluso. Se trata de Años. Quedó rica, sabrosa. Está en el disco Recoge y vete. Este disco fue el primero que hice con Envidia Records.

«Es verdad que los temas más populares son todos míos, pero no porque no trabaje los de otros. Si un número se ajusta a nuestro estilo, bien, sino, con el dolor de mi alma, no lo acepto, pero le digo al autor a quién pudiera interesarle».

Crees que habrá un tema tuyo que trascenderá en el tiempo y tocarán agrupaciones de esa época

No lo sé porque los tiempos son diferentes. Hoy, en Perú, existen agrupaciones que tocan mis temas, no son de primera línea. Tengo un tema que se llama Tú estás, que ha repercutido mucho. Hay que ver qué pasa con la música dentro de 50, 100 o más años.

¿Qué haces para componer?

Tengo distintas maneras de componer canciones. Se me ocurren lo mismo cuando camino por las calles, cuando veo algo que justifica una canción, un hecho, alguien que me contó algo. Empiezo escribiéndolas por los estribillos, los coros, y después le hago el cuerpo.

¿Cómo te gusta que sean tus letras?

Distintas, trato de que las temáticas no se repitan y eso mismo hago en los discos. Mis temas están dedicados a las mujeres, alabándolas, reconociéndolas, al amor, a la vida, no llamo a la violencia. Yo escribo para que el pueblo baile y se divierta.

¿En qué momento de tu carrera crees que estás?

En los comienzos, porque tengo tantas ideas por llevar acabo, que creo se quedarán en un 15 % de las cosas que quiero hacer y que no he hecho aún.

De todos los públicos para el que has tocado, ¿cuál es el más exigente?

El cubano. El cubano es un público muy difícil y más en estos tiempos que hay otras vertientes musicales rigiendo. Aunque es tan fuerte la música cubana, que sobrevive, como ya sucedió en las décadas del 70 y el 80.

Cuando salimos al extranjero, ya el público conoce las canciones, las bailan o escuchan.

¿Quién te puso La Máquina Musical?

Me lo puso Manolito Simonet el mismo año en que salimos, el 2004. El escuchó el tema Recoge y vete y parece que le fascinó y un día, estando en la Casa de la Música de Miramar, subió a tocar conmigo. Cuando terminamos, me abrazó y me dijo: «tú eres una máquina, eso, una máquina musical». Yo se lo comenté a los medios y ellos empezaron a llamarme así. Si realmente Manolito tiene razón o no la tiene, no soy yo quien lo debe decir. Yo solo hago mi trabajo y sabes qué me gustaría, porque es un sueño que tengo, sentarme a ver la orquesta desde el público, de frente para ver cómo se oye.

¿Hasta dónde te interesa dirigir tus propios videos clip musicales?

Siempre que pueda. Ya hice el primero con el tema Debajo de la balacera. Con algunos materiales que ya tenía y la ayuda de algunos amigos, salió. Eran materiales un poco informales que pensé no me iban a servir y sí, funcionó, a mi disquero no le gustó, pero ahora me dice que lo están pasando en la televisión italiana. Toda una noticia, porque hasta ahora sólo teníamos referencia de que en Europa aparecíamos en la radio y en discotecas y otros por medio de los disjoker. El tema está incluido en el disco Anda y pégate, que es mi tercer disco con Francesco Caliza y Planet Records.

«Sin embargo, a causa del intenso trabajo que tengo en la actualidad he tenido que parar en el empeño de hacer yo mismo mis propios audiovisuales».

El mundo del mercado del disco está hoy deprimido ¿Cómo lo enfrentas?

Te puedo decir que tanto el disco que hice con Envidia Records como los que he hecho con Planets Records, se han vendido bien y ya con esta última hice un cuarto disco que se llama Pa cualquiera y este último que licenció Bis Music.

«Hoy mis discos están en tiendas de música latina de Europa , Asia y América. Planet Records, mi disquera, logró un contrato con una compañía que se llama Corta Records, que los ha ubicado en Perú, Venezuela, Costa Rica, Argentina, Colombia y México. En el 2010, la orquesta ya estuvo en Perú, al igual que hicimos la gira por Europa, a donde estamos volviendo en este año ¿Dónde hemos estado? Italia principalmente, Dinamarca, Francia, Holanda, Bélgica, Suiza y Suecia, Polonia y otros».

¿Hay invitados en tus discos?

Como no. Te puedo mencionar a Coco Freeman, Waldo Mendoza, Dagoberto González, Sexto Sentido, Alexander Abreu.

¿Estás conforme con el trabajo?

Yo soy un inconforme, no vivo conforme con lo que hago, incluso, en el 90 % de mis conciertos me voy triste, porque una sola nota que se le vaya a un músico mío, ya eso me entristece. Uno trabaja tanto para escribirla bien, para que fuera significativa, no importa que el público no lo haya percibido. Cuando eso sucede me parece que no logré el objetivo. En el campo del audiovisual aún recién empiezo y, en cuanto a la discografía, quizás pude haber hecho algo mejor.

«Tengo muchas expectativas, ideas por realizar, no tengo miedo de nada, si me lo propongo lo impongo».

¿Cómo te definirías?

Como un músico, director de su orquesta, muy claro y convencido de lo que quiere y siempre luchando, y por supuesto, como un sonero de estos tiempos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

sincero dijo:

1

10 de julio de 2017

16:25:32


Buena suerte y próspera vida para maykel Blanco y Salsa Mayor,tengo 27 años y soy timbero y de verdad que me gusta mucho lo que hacen,tranquilo con lo de parecerse a otro creo que desde hace un tiempo tienen su sello,el que escucha este tipo de música sabe distinguir a pupy,manolito,van van,charanga,habana d primera, maykel blanco,etc,la mayoria por los metales y las otras por la cadencia,ahhh el tema siempre que llueve escampa sencillamente genial,saludos.