ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los actores Osvaldo Doimeadiós y Fernando Echeverría en los roles de Mongo Castillo y el teniente El Gallo. Foto: Cubadebate

El último capítulo de La otra guerra se transmitió cuando todavía estaban frescos los ecos de la intervención del Presidente de los Estados Unidos en el teatro Manuel Artime –nombre de un traidor- donde anunció un patético y ridículo cambio de política de su gobierno hacia Cuba, que refrendó la hostilidad y el bloqueo como principios de la tradicional conducta de Washington hacia la Isla.

En el auditorio, aplaudiendo a rabiar, se hallaban los fracasados expedicionarios de la Brigada 2506, derrotada en las arenas de Playa Girón en abril de 1961. Para el caso que nos ocupa, la presencia de estos y la propia alocución del mandatario emiten dos señales: la persistencia de uno y los otros en anclarse en la decrepitud del pasado, y la pertinencia de recordar a quienes vivieron esa etapa, pero sobre todo transmitir a las nuevas generaciones, el costo en vidas y sacrificio de los hombres, mujeres y familias por librar la Patria de los impulsos criminales de los mismos que alentaron la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos.

La otra guerra, por tanto, es, de una parte, historia viva, pero, de otra a la vez, entrega artística. No es un relato documental ni testimonial aunque se tenga como punto de partida documentos y testimonios. Sabemos que sus protagonistas se inspiran en personas reales pero a fin de cuentas el espectador se halla frente a una obra de ficción, con las reglas propias de esa manera de crear una realidad diversa a lo real.

La serie debe alentar, y de hecho lo ha logrado, la búsqueda de referencias históricas y la avidez por conocer quiénes fueron Puro Villalobos y Gustavo Castellón, el Caballo de Mayaguara, Obdulio Morales, Mongo Treto y Andrés Hurtado, el Capitán Descalzo, y esos jefes que no debemos olvidar, pienso en Tomasevich, Proenza, Pineo, Piti, Denis y en los agentes clandestinos que tipificamos en Alberto Delgado.

Pero a quienes nos enfrentamos es a Mongo Castillo (Osvaldo Doimeadiós) y Porfirio (Félix Beatón), al teniente que nombran El Gallo encarnado por Fernando Echevarría y esa madre tremenda, Fila, que asume Yailín Coppola. A gente de a pie, que intuyen por primera vez en su existencia que son dueños de sus destinos, guajiros de pura cepa, milicianos voluntarios, experimentados y bisoños combatientes, hermanos y novias, y en la acera opuesta, asesinos y cobardes, desclasados y confundidos, oportunistas y judas.

El espectador se ve atrapado por conflictos marcados por la violencia, en los que no hay término medio, aunque sí suficientes angustias, sentimientos encontrados y terribles decisiones, en medio de una geografía escarpada y agreste, de abruptos contrastes sociales, cacicazgos y clientelas políticas, poblada por muchas personas sujetas a cadenas de falsas lealtades y erróneas percepciones sobre lo que significaba el cambio revolucionario.

Eduardo Vázquez, el guionista de la serie, optó por contar y no teorizar, es decir, por darle protagonismo a la narración y no al discurso conclusivo. El director Alberto Luberta, en consecuencia, se inclinó por la sobriedad épica, la contención, el pulso dramático, sin dejarse ganar por los excesos. Sabía que tenía que lidiar con la huella dejada en el imaginario del espectador por una obra fílmica paradigmática, El hombre de Maisinicú, de Manolo Pérez, y, más que todo, por evitar la tentación del tono grandilocuente y el panfleto. Halló complicidad en las soluciones visuales del director de fotografía Alexander Escobar y en una banda sonora admirable por su economía expresiva.

Hay que lamentar, eso sí, su emisión una vez a la semana (con una repetición).

De sábado a sábado fue difícil reconstruir el hilo de los acontecimientos y guardar en la memoria los avatares que llevaban de uno a otro capítulo la continuidad narrativa.

Tal vez el mayor elogio a la eficacia de la serie provenga de quienes se molestaron con ella, los mismos que aplaudieron el discurso del presidente de Estados Unidos en Miami. Para uno de ellos resulta que La otra guerra «distorsiona» la historia del Escambray, puesto que aquello fue «una respuesta democrática». No es un invento mío, se puede leer en cierta prensa de ese país.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

santiago becerra dijo:

1

19 de junio de 2017

04:06:59


muy buena serie , en todos los aspectos, pasaba la semana esperando el domingo , para verla , pues como vivo en alemania tenia que esperar a que la subieran a youtube , incluso la grabe en mi PC . El ICR debiera de hacer cosas como estas y como la otra serie del desembarco de Flor Crombet y los hermanoas maceo , creo que se llama Duaba.

oscar dijo:

2

19 de junio de 2017

07:48:13


Excelente material con excelentes actuaciones. Sin dudas algo que las nuevas generaciones deben ver. Coincido que una vez a la semana te dejaba con el mal gusto de esperar una semana para hilvanar los hechos. Felicitaciones a todos por la brillantez del espacio.

Armando17 dijo:

3

19 de junio de 2017

07:54:28


Asombra esta serie histórica por su calidad en todos los sentidos, entonces ¿por qué las novelas son tan malas? Siguen incomodando la enorme cantidad de programas musicales de mala calidad que rellenan y ostinan, ocupando espacios estelares en todos los canales. Caballeros, nadie va a salir a explicar que está pasando, pues me imagino que si ahora no tienen nada nuevo y bueno que presentar habrá que hechar mano a los "paquetes" que se venden por las calles y pasarse el verano completo viendo películas y novelas extranjeras y luego acostarse a dormir pues como he dicho en varias ocasiones ni el NTV tiene calidad, noticias radiales, sin apoyo de imágenes y un parte meteorológico atropellado en solo dos minutos a pesar del esfuerzo de los que lo hacen, también deja al espectador con aquello de ¿que dijeron pues no entendí nada? Todavía están a tiempo de revisar.

edelio Mayo Ortiz dijo:

4

19 de junio de 2017

07:59:57


Gloria eterna a todos los que a lo largo y ancho del país se emfrentaron a las bandas contrarrevolucionaria en la primera década del triunfo revolucionaro y con mayor incidencia en el Escambray.

rmontoto dijo:

5

19 de junio de 2017

08:01:45


Magnifica serie, creo que debe llevarse al cine, asombrado de la tremanda actuación de esos artistas que nos tienen acostrubados al humor, esto demuestra que si se puede hacer TV de calidad, nuestra historia está ahi, viva esperando por elencos dispuestos a contarla a las nuevas generaciones de cubanos que nos pasamos horas frente a la TV cambiando los canales hasta que por fin... FELICITACIONES