ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Haber delegado la apertura del V Encuentro de Jóvenes Pianistas a Alexandre Moutouzkine habla de la confianza que el profesor Salomón Gadles Mikowsky, principal animador de la cita, tiene en uno de sus más brillantes discípulos a su paso por la Manhattan School of Music.

Por demás, entre el pianista ruso y el público cubano se ha establecido una empatía revelada en anteriores comparecencias suyas en el evento, auspiciado por la Oficina del Historiador de La Habana.

Moutouzkine se lanzó a fondo en su presentación, al interpretar sucesivamente en el teatro Martí los dos primeros conciertos para piano de su compatriota Serguei Rachmaninov, con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por su titular Enrique Pérez Mesa.

El Concierto no. 1 en Fa sostenido menor (1891, revisado en 1917) no ha gozado de tanto favoritismo como los dos subsiguientes compuestos por Rachmaninov con idéntico formato. Vale el testimonio quejoso del propio compositor en una carta: «Cuando en Norteamérica anuncio que voy a tocar el Primer Concierto, no protestan, pero detecto en sus rostros que preferirían el Segundo o el Tercero». Sin embargo, aquella obra de juventud contiene material suficiente para que el solista se luzca y llegue al auditorio una sensible carga emotiva, tarea cumplida a plenitud por Moutouzkine.

Claro que con la ejecución del Concierto no. 2 en Do menor (1901) vino la apoteosis. Desde los acordes que introducen el primer movimiento, acometidos con una exacta gradación dinámica, hasta el paroxismo de los momentos finales del tercer movimiento, Moutouzkine transmitió con fidelidad el espíritu romántico de la partitura.

Estuvimos ante un intérprete que resaltó los valores pianísticos de un concierto que resume pasión, morbidez, nostalgia y bravura a través de temas inolvidables de pronta comunicación.

Aclamado por el público, Moutouzkine regaló dos piezas más, una de Bach y otra de Ernán López Nussa, Niña con violín, esta última anticipo de lo que sucederá este sábado a las 11:00 a.m. en la Basílica Menor de San Francisco  cuando el músico ruso ofrezca un recital a base de partituras de autores cubanos.

Se trata de temas en su mayoría registrados en el fonograma Rusia ante la rítmica cubana (Producciones Colibrí–La Ceiba), que  mereció el Premio Internacional Cubadisco 2017.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.