ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Robin Dobru. Foto: Cortesía del autor

La poesía de Robin Raveles —R. Dobru, poeta nacional de Suriname— ha vuelto a Cuba por la vía de la música. La banda Los Caribeños, dirigida y fundada por Dayán Denis San Emeterio, grabó el disco El árbol, que toma su nombre de uno de los más conocidos poemas del bardo.

Esta producción de la Egrem incluye también la musicalización de otro texto de Dobru, Gracias, y canciones de otros autores surinameses y cubanos.

Uno de los desafíos de la agrupación consistió en interpretar los temas en la lengua sranan, expresión idiomática vernácula hablaba por la inmensa mayoría de la población de la nación sudamericana que forma parte del Gran Caribe.
El disco ya fue presentado en Suriname y acogido como un símbolo de los lazos culturales entre nuestros pueblos.
«A Dobru le hubiera gustado mucho escuchar estas canciones», comentó Ike Desmond Antonius, embajador de Suriname en La Habana. «Él mismo fue uno de los más comprometidos activistas a favor de los vínculos entre ustedes y nosotros».
El diplomático resaltó cómo las huellas de Dobru en la Isla perduran, al cumplirse este 29 de marzo el aniversario 82 del nacimiento del poeta.

En una céntrica avenida santiaguera se levanta un busto con la efigie del escritor, instalado en el 2014 durante la celebración de la Fiesta del fuego.

«Es el único país, fuera de Suriname, donde existe ese testimonio monumental», apuntó Antonius. «No es extraño que así sea; Dobru viajó muchas veces a Cuba y en todo momento trabajó en defensa de la Isla».

La obra literaria del poeta se funde con sus convicciones de lucha por la emancipación y el entendimiento de los pueblos del ámbito antillano, como si encarnara el espíritu irredento de los cimarrones que se alzaron contra la esclavitud y pelearon por la libertad.

Justamente en Suriname se reconocen como cimarrones a las comunidades de descendientes de los esclavos africanos que huyeron de las plantaciones de azúcar durante los siglos XVI, XVII y XVIII y se establecieron en las márgenes de ríos del interior del país, aunque con el paso del tiempo, en la actualidad, muchos de ellos habitan en los núcleos urbanos.

Dobru acostumbraba obsequiar a sus amigos cubanos artículos provenientes de la cultura cimarrona. Al conocer personalmente al Comandante de la Revolución Juan Almeida, le regaló un pangi, prenda de vestir elaborada artesanalmente.

Otra relación entrañable estableció con Nicolás Guillén. De modo particu­lar quedó tan impresionado con la elegía El apellido que la tradujo a la lengua sranan.
De acuerdo con su biógrafa Cynthia Abrahams, la idea expuesta en los versos del gran poeta cubano era afín a la visión que Dobru poseía de su propia identidad.

Ello se hace evidente en el poema El árbol (Wan bon). «Tenía fe —afirma Abrahams— en la unificación de la sociedad multiétnica: un solo pueblo, una sola nación. Ese poema de Dobru adquirió un lugar significativo en la sociedad surinamesa actual. Es el poema en sranan que muchos, con independencia de su origen étnico, saben citar».

Sobre la significación de su legado, puntualiza: «Él pertenece a la primera generación de poetas y escritores de la literatura moderna surinamesa y al mismo tiempo fue quien más hizo por integrar el mundo literario de su país con el de la región caribeña».

Dobru se fue demasiado pronto. Murió prematuramente el 17 de noviembre de 1984.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

James Early dijo:

1

31 de marzo de 2017

04:12:14


Gracias por este merit ODO tribute a Robin Ravales (Dobru), gran poeta y luchador por el MundoAfro y Nuevo por la Humanidad. A la invitation de Dobru yo asisti ceremonial de independencia de Suriname en 1975 y hice investigations del campo con el y portadores de tradiciones africanas presentados en el festival de tradiciones populares en el Smithsonian Institution. James Early, former Assistant Secretary for Education and Public Service and Director Cultural Heritage Policy, Smithsonian Center for Folklife and Cultural Heritage