ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
System of a Down. Foto: Cortesía del autor

Hace 15 años una banda puso al mundo del metal de cabeza con su segundo álbum Toxicity. Los metaleros de respeto, esos que obviamente ya sabrán de qué se trata, sucumbieron ante su sonido crudo y salvaje, lleno de letras contra la frustración en las sociedades de consumo, los conflictos bélicos, la marginación de las minorías, el racismo y cuanto asunto entendieran que funcionaba patas arriba en los países capitalistas, especialmente en Estados Unidos, donde surgieron en 1994 y cambiaron la faz de la escena del metal.

Nada más entrar en acción, System of a Down (SOAD) creada en California pero de origen armenio, actualizó la obra y el pensamiento político de Rage Against The Machine, pero con un sonido muy peculiar que no se había escuchado en la escena metalera.

SOAD, una de las bandas más comprometidas políticamente en las últimas dos décadas, le devolvió al metal una buena parte de su creatividad inicial (por cierto, bastante soterrada por aquellos años) y su espíritu beligerante que iba perdiendo ante la entrada en juego de las compañías y las marcas que vendían a las alineaciones de new metal como la «buena cosa nueva» sobre todo entre el sector adolescente.

Liderada por el vocalista y compositor Serj Tankian, la alineación reventó los cánones metaleros impuestos por los grupos mainstream con una música que ponía por delante la ascendencia armenia de sus integrantes e incorporaba elementos de la tradición rítmica de este pueblo europeo.

¿El resultado? Una colisión sonora que reúne a cientos de miles de metaleros en sus conciertos, que le van de frente al
hardcore, mientras la banda ataca por detrás con letras que hablan del genocidio del pueblo armenio por el imperio otomano, el desastre ecológico, los miles de muertos en las guerras junto a otros temas colocados bajo la alfombra por los intereses de los centros de poder.

La explosión System arrancó definitivamente con Toxicity. Con anterioridad, habían puesto en órbita señales que denotaban el surgimiento de una nueva banda, con un sonido radicalmente diferente en la escena metalera donde daba sus primeros pasos. Sugar y Spiders, dos caballos de batalla de su álbum homónimo, fue una dupla que hizo girar de un tirón la cabeza del público hacia la banda y de las empresas discográficas más avispadas.

Con Toxicity, los System se convirtieron en un fenómeno para las masas metaleras (vendió más de cinco millones de copias), con canciones que mezclaban, con un evidente interés en la experimentación, el folclore armenio, los sonidos más corrosivos del metal, diferentes variantes de punk y otros estilos que remataron un álbum imprescindible para comprender la filosofía de la alineación.

Las letras, inmersas en un estremecedor ambiente sónico, hablan con rabia sobre la situación carcelaria en Estados Unidos (Prision song), el uso de drogas entre los jóvenes, (Needles), y el cambio climático, entre otros asuntos. El material tiene otras canciones apabullantes que le otorgaron el título de obra maestra del metal. Pero sus piezas clave, al menos en mi opinión, son Toxicity, Chop suey y Aerials, tres de los primeros himnos de la banda que llegó a dar cuerpo a otros títulos de enorme empuje como B.Y.O.B Hypnotize, Lonely day, o Cigaro, publicados en discos posteriores como el álbum doble Mezmerize/Hypnotize.

System of a Down, tras una época en que encabezó los festivales internacionales de mayor calibre y compartió escenario con otros monstruos de la historia del metal, (léase los legendarios Metallica o Slayer), han mantenido el silencio discográfico durante diez años. No obstante, este año se espera que la banda salga de las sombras y ponga en circulación un nuevo disco, que como van las cosas, seguramente mantendrá su conciencia social, nos pondrá de frente al caos, continuará defendiendo sus raíces armenias, y todo ello con una andanada de rock and roll atronador, con la que estos maestros del metal han obligado al mundo a mirar de frente al abismo antes de que luego sea demasiado tarde.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Xor dijo:

1

22 de febrero de 2017

08:48:43


Ojalá saquen un nuevo disco, la generación que hoy tiene 30 bien cabeceó con torcixity hace ya 15 años, en nuestro amado Patio de MAría. ARRIBA SYSTEM. Tan buenos son que hoy ya adulto tengo todos los discos y los sigo oyendo...

alexander dijo:

2

22 de febrero de 2017

10:23:20


Es de los poquísimos grupos de estacorriente del rock que se pueden escuchar. Música bien hecha (no ruido, no monotonía de canción en canción y sello bien logrado). Deberían muchos de casa tomar ejemplo (no copiar) y así tal vez el rock en Cuba vuelva a ser lo que en un tiempo fue. Una opción viable. SOAD me dejó boquiabierto la primera vez que los escuché. Todavía tengo sus canciones en mi celular para escucharlos. Pero no sólo son sus canciones, hasta los videos tienen calidad artística y comunican. Como diría mi hijo, quien tambien es fanático de SOAD, "Están escapaos".

Adrian Fuentes dijo:

3

22 de febrero de 2017

14:41:39


Lamento ser negativo (ojalá me equivoque), pero no creo que regresen con algo que supere sus dos primeras entregas discográficas. La industria anti-musical del dinero y la bobería ha matado tanta neurona en este mundo al punto que hoy me levantó un sitio cubano con la noticia que Katti Perry lucha contra el sistema...

Faceless Respondió:


22 de febrero de 2017

20:35:34

¿Sus dos primeros discos son los mejores? Disculpa pero discrepo. Soy fan a temasos como know, war, P.L.U.C.K, Prison Song, Needles, asi como las archifamosas Shop Suey & Aerials, pero Have you ever listened to Steel this álbum? Serk y Malakian se consagran en un dúo de voces extremadamente originales (manteniendo su versatilidad musical) canciones como Streamline, Highway Song y hasta la propia Innervission lo demuestran, además de mantener sus bienvenidas “Inmadureces” como Fuck The System, o Pictures, y por supuesto lo que considero sus obras maestras; el doble álbum Hipnotize/ Mermerize, donde conjugan a la perfección sus perretas de adolecentes con un excelente gusto para componer, dime algo de Revenga, Sad Statue y las “comerciales” B.Y.O.B & Question?, la genialidad de Dreaming, la locura de Vicinity of Obscenity y la bomba de Holy Mountains…nada la bandasa de los 2000´s en el norte revuelto y brutal se llama S.O.A.D como lo fue Metallica en los 80 y Alice in Chains en los 90. De seguro sacarán un discaso que espero con ansias desde hace mucho. Aunque prefiero el metal Europeo esta es una de las bandas que me gustaría ver en vida y más al saber que en su lirica comparten conmigo el sentimiento antiimperialista. Thanks

Mayli dijo:

4

22 de febrero de 2017

14:48:39


En mi temprana (y muy rebelde) adolescencia tuve la oportunidad de escuchar sus discos, y ver algunos videos (los que vivimos esa época sabemos que era extremadamente difícil conseguir cosas como estas, no era muy común tener conexión a Internet y bajar videos) Ahora que tengo (casi) 30 años todavía los escucho y me siguen gustando más que el primer día. Esa es la diferencia entre buena música y música mediocre (que es la que actualmente campea por sus respetos en estos predios) Gracias

Rene Burgos dijo:

5

23 de febrero de 2017

08:14:06


Es una Banda de Vanguardia y eso es lo que cuenta, eso es lo que hace una banda que se respete -Muaa para SOAD -