ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Clausura de Jazz Plaza 2016 a cargo del pianista Roberto Fonseca y Temperamento y la cantante africana Fatoumata Diawara. Foto: Juvenal Balán

 Los últimos compases del Fes­tival Internacional Jazz Plaza 2016 en el teatro Mella permitieron al pú­blico cubano relacionarse con ex­presiones diversas que enriquecen el género tanto desde la perspectiva de las llamadas músicas del mundo como a partir de la experimentación tímbrica instrumental.

El pianista y compositor Roberto Fonseca, quien cuenta en la actualidad con una muy visible carrera in­ternacional, trajo a La Habana a una de las más sorprendentes vo­ces africanas, Fatoumata Diawara, nacida en Costa de Marfil de padres malienses.

Este dato es importante puesto que, si bien la muchacha se mueve en el entorno del pop y el jazz, no deja de responder a la tradición mu­sical de la región de Wassoulou.

La autenticidad con que Fa­tou­ma­ta interpreta piezas como Sowa y Clandestin habla de una sensibilidad artística y social apuntalada mediante la labor que Fon­seca des­de hace algún tiempo acomete con la artista.

Si tuviera que escoger un solo momento de los tantos en que el cu­bano y la africana se juntaron, me quedaría con la canción dedicada a Nelson Mandela.

Acerca de su filosofía, declara: «Ser mujer y africana no es fácil en Mali, donde la sociedad es conservadora respecto a la mujer. Soy responsable de mis propias decisiones y mi escuela ha sido la vida. Mi sonido es universal, pero también una mezcla de ritmos que se cantan con el alma. Canto la música de mis ancestros y el sonido wassoulou está muy presente.

Yo canto en bámbara, mi lengua, y mi sonido es una fusión de lo que quiero transmitir y la melodía».
Antes, Snarky Puppy fue harina de otro costal. Esta agrupación, li­derada por el bajista, compositor y productor Michael League, lleva al­go más de diez años en la escena neoyorquina.

Alguna vez le preguntaron a Lea­gue cómo definiría la banda y respondió. «Es pop, pero sin voces, los instrumentistas improvisan».

De la porosidad del colectivo pa­ra asimilar otras experiencias dio cuenta la participación estelar de Eliades Ochoa, voz y tres de puro gozo, y luego una inteligente y chispeante improvisación de Orlando Valle (Maraca). ¿Habrá que decir que se trata de un flautista de otra galaxia?

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.