ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
foto: Cortesía de la autora

José Villa Soberón posee la capacidad de sorprender a las personas que siguen su trayectoria creativa. Quienes se han acostumbrado a considerar el arte de este probado escultor, responsable de algunas de las más representativas obras escultóricas contemporáneas —tanto en Cuba como en otros países—, conmemorativa y alegórica a gran escala muchas de ellas, no pueden menos que asombrarse al entrar en contacto con las dimensiones reducidas, casi mínimas, de la producción más reciente del artista.

Espirales, muestra que se exhibe en una sala interior de la galería Víctor Manuel, del Fondo de Bienes Culturales situada en la Plaza de la Ca­te­dral, presenta cinco esculturas de mediano formato ejecutadas en metal, cobre, bronce o acero inoxidable; y lo novedoso, igual número de piezas de orfebrería, hermosas joyas diseñadas por Villa a partir de elementos que resaltan en esculturas de su autoría.

El tránsito del creador a esta última expresión del arte se justifica por su respeto hacia un oficio históricamente vinculado a la necesidad humana de añadir atributos ornamentales al cuerpo. Solo que en este caso la concepción del objeto se distancia de toda pretensión frívola, al dotar de una  deliberada carga semántica a esos adminículos. De modo que estamos en presencia de realizaciones que aspiran, si es posible, a entendérselas con una percepción que desborda la mera noción de belleza.

¿Cómo lo consigue? Todo parte de una operación aparentemente sencilla: la apropiación de los códigos del lenguaje escultórico por parte del creador en el diseño de estos accesorios, algunos de ellos evocadores de amuletos cargados de carácter protector.

En otras palabras, el orfebre, el artífice Villa no es una entidad diferente del escultor, más bien es una prolongación de esta, y eso se observa en la muestra al contrastar la naturaleza y el carácter de cada uno de los exponentes.

Las espirales quebradizas de Villa, y la discontinuidad de sus esferas y trazos curvos constituyen una marca de autor, esas espléndidas esculturas abstractas presentes a lo largo de la obra que ha desarrollado paralelamente a la escultura figurativa, es también una huella evidente en las piezas de joyería que componen esta  colección.

Al inicio del texto hice alusión a la capacidad de sorprender, para celebrar así la versatilidad del artista. Mientras se enfrascaba en estas obras, acometía  encargos socioculturales de los cuales muy pronto tendremos noticia. Es que para Villa no existe separación en su creatividad; José Villa demuestra una vez más que es un genuino artista integral.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.