ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El cantautor Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016. Foto: Getty Images

Las cábalas fallaron estrepitosamente: la adjudicación del Premio Nobel de Literatura 2016 al cantautor norteamericano Bob Dylan no solo echó por tierra los pronósticos y las apuestas que apuntaban a tres eternos candidatos —el poeta sirio-libanés Adonis, el novelista estadounidense Philip Roth y el narrador japonés Haruki Murakami—, sino introdujo una inesperada novedad en la concesión del codiciado galardón de la Academia sueca.

Por primera vez un músico se al­za con el Nobel, claro está, no por la música, sino por los textos de sus can­ciones. De manera explícita los académicos consignaron: «Por ha­ber crea­do una nueva expresión poéti­­ca dentro de la gran tradición americana de la canción».

Al dar la noticia, las agencias de prensa recordaron al menos dos li­bros del compositor: Tarántula (1966), a medio camino entre la memoria de juventud y la reflexión lírica; y Crónicas (2004), primera parte de su autobiografía.

Pero lo que mayor incidencia tu­vo en la decisión de Estocolmo fue la autoría de los textos de las canciones contenidas en más de 40 álbumes en vivo y en estudio, y el recuerdo de letras como las de Blowin’ in the wind, Like a rolling stone y The Ti­mes they are a-Changin.

Por cierto, este último tema, que en un momento simbolizó los aires rebeldes del artista, o al menos su postura contracorriente, se convirtió, por voluntad del propio autor que vendió sus derechos, en tema pa­ra la publicidad de un banco canadiense en 1996.

«Si miramos miles de años hacia atrás, descubrimos a Homero y a Sa­fo. Escribieron textos poéticos he­chos para ser escuchados e interpretados con instrumentos. Sucede lo mismo con Bob Dylan. Puede y debe ser leído», declaró la secretaria de la Academia, Sara Danius, al de­fender el dictamen.

La polémica está servida, tanto por lo que respecta a los méritos li­terarios en comparación con otros as­pirantes, como por la trayectoria de Dylan, para algunos, oscilante entre las más genuinas calidades y las concesiones de los últimos tiempos al mer­cado.

Dario Fo, Premio Nobel de Literatura 1997, falleció ayer a los 90 años. Foto: EPA

Casi a la misma hora en que se proclamó el Nobel, otro laureado con esa distinción fallecía a los 90 años de edad: el italiano Dario Fo. Mereció el galardón en 1997.

Hijo de una campesina y un ferroviario, este intérprete, director y es­critor teatral, influido por la comedia del arte con tendencia a la farsa y a la sátira política y social, inició su trayectoria como actor en los años 50. Fundó en 1959 la compañía teatral Dario Fo-Franca Rame (su esposa) y representó obras fundamentales co­mo La culpa es siempre del diablo e Isa­bela, tres carabelas y un char­la­tán.

Pero su mayor crecimiento como teatrista de vocación política sucedió con la creación de los grupos Nuova Scena y La Comuna. Un clásico suyo resultó Misterio bufo.

Dario Fo, hasta su último aliento, sumó a su enorme estatura intelectual, una irreductible postura anticapitalista. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rubén dijo:

1

13 de octubre de 2016

23:35:26


Bueno si se lo dan a un cantante por la letra de sus canciones quizás en el futuro se lo den a un presidente por la letra de sus discursos. Increíble pero cierto.

Miranda Respondió:


14 de octubre de 2016

07:44:16

O tambien se lo pudieran dar a Silvio Rodriguez, pues con la letra de sus canciones se puede hacer un poemario.

Diego (España) Respondió:


14 de octubre de 2016

13:21:55

Pues has dado en el clavo, estimado Rubén: a Winston Churchill le dieron el Nobel de Literatura en 1953 por los excelentes textos de sus discursos políticos y sus memorias. Tambien se lo dieron a Bertrand Russell en 1950, cuya condición de escritor fue abiertamente cuestionada. Al margen de las anécdotas, creo que Dylan se lo merece por la indudable calidad poética de sus textos, incluso al margen de la música. Saludos.

Jasón dijo:

2

14 de octubre de 2016

05:44:38


Cualquier día se lo darán a un gato por la expresión poética de sus maullidos.

Fernando Respondió:


15 de octubre de 2016

17:46:03

Cuándo se desconoce de lo que se habla, pronunciarse es muy riesgoso, nos puede dejar en mal lugar. Grande Dylan y merecido premio.

Ramón Ángel Reyes Carrillo dijo:

3

14 de octubre de 2016

07:11:35


Que gran artista se lo merece.

alberto dijo:

4

14 de octubre de 2016

08:00:57


Rubén, y no es - a veces- literatura el texto de una canción ?...Fíjate en lo que declara la Secretaria de la Academia sobre Homero...! No hay literatura en canciones de Silvio, Joan M Serrat...! Bob Dylan es un Monstruo de la Música, del Arte y de la Filosofía de Vida...muchos grandes reconocen su influencia. Yo lo veo bien.

Abby dijo:

5

14 de octubre de 2016

09:09:52


Genial! Dylan es genial y su obra es genial... este premio lo demuestra. Me alegro que hayan decidido galradonarlo con el Nobel. Todo lo que escribe es poesía y ha revolucionado la música.