ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Abel Carmenate

Camagüey. — No ha de ser el primero y, probablemente, tampoco el último huracán que amenace un Festival de Teatro en Camagüey. La cercanía de Matthew al oriente cubano es una realidad que ha puesto en vilo la continuidad del evento, programado hasta el domingo 9 de octubre.

Sin embargo, con todas las precauciones tomadas, el teatro vive su cuarta jornada. Y digamos que ahora el Festival es mucho más que la muestra de lo mejor de la escena cubana: lo que convive en Camagüey es teatro de resistencia, de lucha, y —sobre todo— de permanencia.

Directores, actores, críticos, investigadores, dramaturgos se han reunido en esta provincia para apostar por la continuidad y salud del arte teatral en la escena cubana. Por ello abogan cada mañana, en el Centro de Convenciones Santa Cecilia, durante el evento teórico. El teatro de calle y el de títeres para niños y jóvenes han promovido el debate de la crítica especializada en las jornadas matutinas de este 16 Festival.

En pocas horas tendrá lugar también un Forum por los 40 años de la Universidad de las Artes (ISA), institución a la cual tributa la cita estival junto a la Asociación Hermanos Saiz, que celebra su 30 aniversario.

Mientras, desde las tres de la tarde, varios teatros y salas de la ciudad agramontina presentan las obras de la muestra. Hay que aclarar que la amenaza del fenómeno meteorológico no ha impedido la asistencia a las presentaciones. Todas las entradas del encuentro escénico fueron vendidas unas semanas atrás, según dijo a Granma, Freddys Núñez, director artístico del Festival.

Sobre la situación climatológica, expresó que «estamos pendientes de las indicaciones de la Defensa Civil, tenemos un sentido de responsabilidad muy grande con la muestra. Hasta ahora parece que en Camagüey el ciclón solo traerá lluvias, si representara un peligro potencial para la vida estuviéramos todos en casa. Si hay que detenerlo lo hacemos un día o dos pero luego continuamos. El Festival se mantiene».

«De todas formas, creo que ya se impone pensar en la posibilidad de mover la programación del evento, porque se trabaja muy duro durante dos años para llegar hasta aquí.

«Una vez, en el 1998, apostamos por hacerlo a finales de noviembre y principios de diciembre y fue excelente. Fue uno de los mejores festivales que se han organizado en la historia de este encuentro. Creo que así estaremos menos expuestos a que nos amenace un ciclón, esta no es la primera vez».

HABLANDO DE LA MUESTRA

Grupos de 12 provincias del país con 31 puestas en escenas estaban programados para esta edición en la muestra oficial y en los segmentos especiales. No todos podrán llegar ya hasta Camagüey. Pero aun cuando la selección esperada no está completa, lo que hemos visto en estos días (sin ser absolutistas) ha dejado un buen sabor en el público, en sentido general.

El comienzo estuvo a cargo de Flora Lauten y Teatro Buendía. La obra Éxtasis, interpretada por la actriz, directora y maestra, inauguró el Festival y, a la misma vez, el restaurado Teatro Avellaneda, enclavado en la calle Avellaneda esquina Ignacio Agramonte.

Mientras, al segundo día los espectadores más pequeños y los que no lo somos tanto tuvimos la oportunidad de disfrutar de Los dos príncipes, de Las Estaciones (Matanzas); Cuentos a caballo, de Los Pintores; y Cuando muera el otoño, de Alánimo, ambos de Santa Clara.

Los adultos llenaron las salas Rine Leal y Virgilio Piñera con las puestas La lección, de Teatral Teatro; y Mecánica de Argos Teatro, respectivamente. Los teatros Principal, Avellaneda, Abracadabra y Vicentina de la Torre cedieron sus tablas a Apócrifas o Todas son María, de Teatro La Rosa; Perla Marina de El Público; Family Trash de Osikán Plataforma Escénica; y La pasión King Lear de Teatro D´Dos.

El desarrollo de la programación en los próximos días no ha variado hasta ahora, aunque todo dependerá del impacto de Matthew en Camagüey.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.