ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Leonardo Acosta tiene la doble condición de Premio Nacional de Literatura y Música. Foto: Jose M. Correa

Se le ha ido este viernes Leonardo Acosta a la cultura cubana. Será difícil acostumbrarse a que esta criatura múltiple, peleadora, de espíritu renacentista y palabra afilada se ausente de la vida musical y literaria de nuestro tiempo. Murió a los 83 años de edad en La Habana, la ciudad donde nació en 1933, por más señas en la barriada del Cerro.

Escritor, músico, musicólogo, periodista, poeta, narrador fue distinguido con el Premio Nacional de Literatura en el 2007 y el Premio Nacional de la Música en el 2014, en ambos casos por la obra de toda una vida.

Su padre José Manuel Acosta fue un destacado pintor y fotógrafo de la vanguardia cubana, y su tío Agustín escribió La zafra, poema precursor de la temática social en el siglo XX.

En su juventud Leonardo soñó ser arquitecto y matriculó esa carrera en la Universidad de La Habana hasta que la dictadura batistiana cerró la institución. Ya por entonces poseía una sólida formación musical —había recibido clases de Gisela Hernández, Julián Orbón y José R. Betancourt y frecuentaba los ambientes de la música popular y el jazz con el saxofón a cuestas.

Ocupó atriles en las orquestas de Armando Romeu, Julio Gutiérrez, el venezolano Aldemaro Romero y nada menos que en la Banda Gigante de Benny Moré y acompañó los mejores jazzistas de la época.

Luego del triunfo de enero de 1959 se contó entre los fundadores de la agencia Prensa Latina y en 1969 volvió a la música al integrar el núcleo inicial del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC.En las décadas siguientes se desempeñó como crítico y redactor en la revista Revolución y Cultura.

En su intensa obra ensayística, de notable altura intelectual y ánimo combativo, destacan los títulos José Martí, la américa precolombina y la conquista española (1974), Música y épica en la novela de Alejo Carpentier (1976), Música y descolonización (1982), Del tambor al sintetizador (1983), Novela policial y medios masivos (1986), Elige tú que canto yo (1992), Alejo en Tierra Fiorme: intertextualidad y encuentros fortuitos (2007) y la prolija historia del jazz cubano que vio la luz entre 2002 y 2004. Comonarrador se dio a conocer en 1967 con Paisajes del hombre y publicó una colección de poemas, El sueño del samurái (1988).

El director del Museo Nacional de la Música, Jesús Gómez Cairo, valoró la significación de la obra de Leonardo con estas palabras: “Es un enorme legado, primero como músico práctico; como instrumentista tuvo una larga trayectoria y después desde la música misma se convirtió en un investigador profundo que a lo largo de años fue desarrollando una obra musicológica de gran envergadura esencialmente sobre temas de la música cubana”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

luisa campuzano dijo:

6

24 de septiembre de 2016

11:13:18


En sus últimos meses, enfermo Leonardo y ya no solo deprimido, como solía estar a veces, sino con pocas fuerzas para hablar, tuvimos que interrumpir nuestras conversaciones telefónicas de fin de semana. Pero como nos tenía acostumbrados a ser un ave fénix, un superviviente, un náufrago que reaparecía en cualquier momento con un libro, un texto, un chisme, un descubrimiento, un tema novedoso, inteligentísimo e inesperado, no pude pensar que ese silencio sabatino se prolongaría para siempre. La bohemia cubana, la gente de a pie, los que están en la última, los que sienten la nostalgia de décadas pasadas, los asiduos a bares y los noctámbulos de los clubes, la Fundación Alejo Carpentier, los matanceros que tanto recuerdan a Agustín y a José Manuel Acosta, las redacciones de revistas o de agencias de prensa, la UNEAC, los socios del barrio, la gente del Grupo de Experimentación Sonora, la Casa de las Américas, los estudiosos de la música cubana en todo el mundo, los intérpretes para cuyos discos escribía notas fastuosas, los que habían tocado con él, fiestado con él, todos hemos perdido un hermano, un compinche, uno de los últimos cubanos por los cuatro costados, rellollo, criollón, auténtico.

daniel dijo:

7

24 de septiembre de 2016

20:04:50


Leonardo Acosta, familia nuestra por los Acosta de mi matancera madre. En persona le conocí tarde, pero de su obra escuche desde hacía mucho tiempo. Como persona, hombre sencillo y natural. Su humildad proverbial lo llevada en muchas ocasiones a permanecer en silencio, escuchando y observando, al extremo que nadie calculaba la tremenda altura de semejante personal. Dolor para la familia, imaginó a mi prima Susana que mucho le quería. Descansa en paz Leo, tu pueblo y tu familia te mantendrán siempre vivo.

James Early dijo:

8

25 de septiembre de 2016

03:37:22


Leonardo era un erudito ampliamente aclamado y altamente productivo, audaz en la afirmación de sus principios y puntos de vista frente al conservadurismo y dogma. Era mi amigo que visitó a menudo. Sorprendió a él y su esposa una vez con una visita acompañada por el hermano Danny Glover. Ha colaborado en proyectos con el Smithsonian Institution. Cuando él fue galardonado con el Premio Nacional Cubano de literatura, escribí: Leonardo Acosta is grounded in his deep and extraordinary feeling and expression of the historical and living spirits of Cuban arts, culture, and humanity, and gifted and commanding in his scholarly documentation, research, interpretation, and publications. A Freedom Voice, he always seeks and speaks the truths of history, contributes and confronts the present, and invites his readers to improve in imagination and creation of our futures. James Early Ex-Director Cultural Heritage Policy Smithsonian Institution Center for Folklife and Cultural Heritage

Ronald Casas U. dijo:

9

25 de septiembre de 2016

10:53:05


Conocí a don Leonardo Acosta por su ponencia presentada en el IV Coloquio Internacional sobre el Bolero, La Habana, junio de 1990. La misma se titula "Sabor a bolero: algunas interrogantes en torno a la historia y otras peripecias del bolero latinoamericano". Desde entonces, es para mí consulta obligada cuando he hablado sobre el bolero de nuestra querida América Latina. Hoy me entristece saber que ha partido este caballero de la música y las letras cubanas. Siempre lo recordaré con respeto y afecto.

Raul Medina dijo:

10

23 de marzo de 2017

22:23:15


La verdad mucha tristeza,pienso que es una gran perdida,cada dia es mas dificil encontrar intelectuales como el maestro Alejo. Paz en su tumba.