ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Marco Mendoza (centro) junto a los integrantes de la banda The Dead Daisies durante su viaje a La Habana. El bajista está flanqueado por Darryl Jones y Bernard Fowler de los Rolling Stones. Foto: Yander Zamora

La banda The Dead Daisies quiere repetir su viaje a Cuba a finales de este año y está “muy orgullosa” de haber llamado la atención de otros grupos famosos como los propios Rolling Stones, dice Marco Mendoza, el bajista de la superbanda estadounidense, en entrevista telefónica con Granma desde la ciudad estadounidense de Los Ángeles.

“Estamos muy orgullosos por ha­ber llamado la atención de grupos famosos como los propios Rolling Stones, que se dieron cuenta del evento y se animaron a tocar en Cu­ba”, comenta el legendario músico estadounidense de origen mexicano, quien integra The Dead Daisies jun­to a Bernard Fowler y Darryl Jones, de los Rolling Stones; Ri­chard For­tus y Dizzy Reed, de Guns N’ Ro­ses; John Corabi, de Mötley Crüe; Brian Tich, de Whitesnake y Ozzy Osbourne, y David Lowy, de Red Phoenix.

La banda ofreció dos conciertos en La Habana en febrero del 2015 en el Maxim Rock, sede de la Agencia Cubana de Rock, y en el Salón Ro­sado de la Tropical, donde compartieron escenario con Beatrix López, David Blan­co y Roberto Perdomo, en­tre otros músicos. “Fueron muy sa­ludables las colaboraciones con los músicos cubanos de rock. Son artistas llenos de pasión y talento. Nos gustó mucho grabar con ellos”, dice Mendoza.

El cantante Bernard Fowler y el bajista Darryl Jones, como se dijo, al­ternan sus compromisos con los Rolling Stones con el trabajo en Dead Daisies. Ambos músicos aseguraron en La Habana que conversarían con Jagger y Keith Richards sobre sus experiencias en Cuba y los animarían a viajar a la Isla con los Rolling. “Bernard habló con ellos sobre la posibilidad de una presentación en Cuba y se fue organizando la idea. Estamos muy emocionados por el concierto que ofrecerán finalmente los Rolling. Son músicos muy hu­mildes y profesionales. Será un mo­mento increíble para los cubanos que motivará la visita de otros grandes grupos”, comenta.

Nacido en 1963 en la ciudad de California, el bajista asegura que Dead Daisies espera regresar a Cuba próximamente junto a otros pesos pesados del rock como Kiss o Whites­nake. “Hemos estado girando con Def Leppard, Kiss y Whitesnake y nos gustaría ir con ellos a Cuba. Esa idea la estamos pensando con fuerza y esperamos concretarla antes de fin de año. Deff Leppard y Kiss siempre nos preguntan qué tienen que hacer para tocar en Cuba”, indica.

Durante su visita la banda grabó dos temas de su segundo álbum publicado en el 2015 bajo el nombre Revolución. “El disco lo comenzamos a grabar en Cuba. Nos motivaron la pasión de la gente y su cultura. No hay duda que este disco fue inspirado por el viaje a Cuba. Por otro lado, sentimos que la industria de la música está en un mal mo­mento y quisimos llevar a cabo nuestra propia revolución”.

The Dead Daisies acaba de terminar la grabación de su tercer álbum que debe salir entre agosto y septiembre. “Acabamos de grabar un nuevo disco. No tiene título aun pe­ro tenemos muchas canciones. La verdad es que Dead Daises sigue junta co­mo banda porque tenemos la in­tención de crecer como artistas y mú­sicos. Nos vamos a mantener du­rante mucho tiempo y seguir adelante to­cando nuestra música y ofreciendo conciertos en todo el mundo”, asegura Mendoza.

CONCIERTO DE LOS ROLLING STONES EN CUBA SERÁ IMPRESIONANTE

“Los Rolling Stones no se retirarán de los escenarios en mucho tiempo. Ellos están muy bien y estarán actuando más que ninguna otra ban­da en la historia”, dice a Gran­ma el director de producción del  célebre grupo británico, Dale Skjer­seth, en un recorrido por los terrenos de la capitalina Ciudad De­por­tiva donde ya está listo el escenario para el esperadísimo concierto de Los Stones,  el próximo 25 de mar­zo.

Dale, quien lleva trabajando con los Rolling desde 1995, espera que el concierto en La Habana rompa el récord de asistencia de la presentación en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, un show que reunió en el 2006 a más de 1 300 000 fans de todas partes de Brasil y del exterior como par­te de la gira mundial Bigger Bang. “Ellos tienen muchos deseos de venir a entregar su música al pueblo cubano. Espero que rompan ré­cord de asistencia en La Haba­na”, señala.

El concierto en La Habana, don­de compartirán escenario con el co­ro Entrevoces, dirigido por la maestra Digna Guerra, será el punto final de la gira de los Rolling por Lati­noa­mérica que arrancó el pasado mes de febrero bajo el nombre Olé Tour. La última parada de la banda antes de aterrizar en la capital cubana  fue en México donde despacharon dos mul­titudinarios conciertos en los que pusieron a hervir al público con clásicos como Gim­me Shelter y Sa­tis­faction. “Cada no­che cambian el espectáculo pero no dejan de tocar los clásicos de siempre. Son grandes conciertos en los que derrochan mu­cha energía”, explica.

Dale asegura que el concierto  se­rá “sorprendente” y que los asistentes “nunca volverán a ver algo así”. “En Cuba nunca se volverá a ver algo como lo que sucederá en el concierto. Será un show increíble. No habrá teloneros pues los Stones quieren la noche para ellos solos”.
El productor explica que ha recibido un gran apoyo por parte de Cuba y que está “muy satisfecho” por la manera en que ha avanzado la preparación del concierto. “Cuba nos abrió la puertas desde el principio. Hemos recibido todo el apoyo de las autoridades cubanas y ha sido un desafío aprender y enseñar a las personas cómo trabajamos”.

Para los Rolling, dice, este concierto será algo muy especial. “La visita a Cuba será algo especial para ellos. Nosotros hemos traído todo. A los Rolling les gusta viajar con su propio equipamiento. Además, se sabe que todo lo que han hecho du­rante su historia se ha convertido en un hito”.
El show no será transmitido en vivo por televisión porque no lo permiten los derechos de imagen de la banda, pero será grabado por el equipo de los Stones en un documental, que luego podría ser proyectado en la Isla.

Las puertas de la Ciudad De­por­tiva se abrirán al público el viernes 25  a partir de las 2:00 p.m. El concierto comenzará a las 8:30 p.m. y durará dos horas y 15 minutos, aunque Dale no descarta la posibilidad de que se alargue un poco más. “Si se extiende será solo decisión de la banda. Sé que ellos le hablarán a los rockeros cubanos y al público desde el escenario, desde la música. Será algo impresionante”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

El Viti dijo:

6

22 de marzo de 2016

23:32:33


Pues llevo varias semanas con una gran ansiedad esperando por esto, amo el Rock desde que era un adolescente hace ya mas de 25 años, Adoro a los Rolling y estoy seguro sera la experiencia mas linda de mi vida... Saludos