ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Pesadilla, acrílico sobre lienzo, 110x80 cm.

La sociedad misma, desfigurada por la rutina, salta desde los lienzos que conforman la muestra Día a día, primera exposición personal de Alexander Mayet (1973), a partir de una serie de personajes caricaturescos, marcados quizá por la insularidad y los sueños olvidados.

Aunque en un principio —sobre todo durante sus años de formación en la Academia de San Alejandro—, la obra de Alexander Mayet se inclinaba al paisaje, es a partir de los 2000 que su estética deriva en una figuración un tanto expresionista. Con los colores del Caribe a cuestas, el artista funge entonces como ob­servador y cronista de la realidad que le rodea. Incluso de épocas pa­sadas, como en su pieza En mi barco de papel (2012), sobre la dé­cada de los 90 en Cuba.

Día a día, inaugurada recientemente en el hotel Occidental Mi­ramar de La Habana, está conformada por lienzos creados entre 2012 y 2015, donde situaciones y actores juegan un papel indisoluble a la hora de describir la sociedad, y don­de la influencia del dibujo se convierte en obsesión por la línea, pero sin otorgarle demasiado protagonismo.

Alexander Mayet detona la gestualidad y la pone a merced de un humor sencillo y comprensible por lo cercanas que se nos hacen las temáticas de sus obras. Contra­dicciones sociales, nostalgia, cotidianidad, son algunos de los tópicos encerrados en cada uno de los cuadros y a través de los cuales el artista pretende dialogar con sus contemporáneos.

Junto a la influencia recibida al provenir de una familia de artistas por línea paterna —dibujantes, di­señadores y pintores—, Mayet re­conoce haber heredado de grandes maestros expresionistas y neoexpresionistas alemanes y estadounidenses como Ernst Ludwig Kirch­ner y Jean-Michel Basquiat, la pa­sión por el uso de la figuración en gran formato, los intensos contrastes y el uso frecuente de las técnicas mixtas.

Pero la figuración, en su caso, se trastoca en una suerte de deformación de las imágenes, en pos de acentuar lo ridículo o tragicómico de los personajes-situaciones, co­mo si a través del lienzo se propusiera de­formar la vida misma, otorgándole nuevos y coloridos matices.

Día a día, abierta al público du­rante todo el mes de noviembre, ofrece la posibilidad de dialogar con la realidad cubana desde la estética de este artista, a través de la cual, podrá reconocerse, quizá, más de uno.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.