ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La rumba, expresión raigal de la cultura popular cubana. Foto: Yander Zamora

La importancia del papel de la mujer en la rumba, y dentro de él, la labor desplegada a lo largo de más de 20 años por la agrupación Obiní Batá fueron destacados por su fundadora Eva Despaigne en un ameno encuentro con seguidores de esta manifestación músico danzaria, a propósito de la VII edición del Festival Internacional de la Rumba Cubana Timbalaye.

Despaigne recordó los años fundacionales de la agrupación, la primera de su tipo integrada exclusivamente por mujeres, cuando eran parte del Conjunto Folclórico Na­cional y cómo en 1994 decidieron hacer carrera como conjunto independiente.

El conversatorio, efectuado en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba es parte de La Ruta de la Rumba, una iniciativa de Timbalaye destinada a de­mostrar el alcance nacional del gé­nero en su afán de que sea reconocido por la Unesco, Patrimonio Cul­tural In­material de la Huma­nidad.

Las actividades en el Pabellón son parte del programa del tercer día del evento, que además del acercamiento a la obra de Obiní Batá, también compartió con el público el arte de Los Tatagüinitos y la agrupación de San Miguel del Padrón, Echú Alabbony.

La Ruta… comenzó el viernes en la noche, precisamente en Guana­bacoa, un acontecimiento considerado “trascendental” por Ulises Mora e Irma Castillo, ambos al frente del proyecto.

Fue, dijeron en exclusiva a Gran­ma, una fiesta verdaderamente po­pular, en la que participaron grupos de todas las edades y estuvieron presentes las autoridades de la localidad que celebra por estos días sus 461 años de fundada.

“Los grupos que se presentaron son de una calidad extraordinaria, y se reconoció la trayectoria de importantes artistas que han dedicado parte importante de su vida a la rumba como Juan de Dios, Gerardo Pelladito, los Aspirina, en­tre ellos Mario Jáuregui a quien hace par de ediciones de Tim­ba­laye le hicimos un homenaje en el Teatro América por sus 80 años, a Fariñas “El Príncipe de la Diana”, y Juan Campos, entre otros que sentaron las bases del movimiento rum­­­­bero actual”.

Para la segunda jornada La Ru­ta… llegó a Pinar del Río, territorio en el que crece un movimiento rumbero sorprendente por la can­tidad de agrupaciones que han surgido en los últimos años y que desarrollan un trabajo muy interesante.

Hoy Timbalaye y La Ruta de la Rum­ba serán los invitados del Pro­yecto Afro Atenas de la ciudad de Matanzas, la primera parada de un recorrido que los llevará hasta el oriente del país con el objetivo de demostrar el arraigo profundamente popular de la rumba en toda Cuba, y la importancia de la comunidad y cuanto sucede en ella para el desarrollo de esta manifestación.
La cultura comunitaria, dijo Mora, es esencial para el desarrollo de la sociedad a todos los niveles, “de ahí la importancia de proyectos como este porque manifestaciones como la rumba se nutren de la base, de las comunidades, son saberes que no se aprenden en academias de arte, sino en la familia, en el barrio, pasan de ge­neración en generación por vía oral y el aprendizaje de varias de sus manifestaciones es totalmente empírica”.

“Por esta y otras razones abogamos porque la rumba sea patrimonio de la humanidad porque es una expresión de la identidad cultural cubana que está viva de manera permanente, no como ciertas ma­nifestaciones de otras latitudes que son practicadas en regiones bien delimitadas. Cuba vive la rumba a lo largo y ancho de su geografía, a través del canto, del baile, de la música o de todos estos elementos combinados.

“Pero la rumba tiene un alcance mayor a lo anteriormente dicho, la rumba es folclor en tanto manifiesta la sabiduría de un pueblo en todas sus manifestaciones, también es libertad de acción y pensamiento del espíritu porque mediante ella se le puede cantar a los orishas, al abakuá, al congo, y es rebelde desde sus inicios, desde los primeros esclavos traídos desde África que le pedían sus dioses la fuerza para rebelarse y ser libres.

“El Triunfo de la Revolución dignificó a la rumba y a los rumberos, los reconoció como parte importante, raigal, de la cultura nacional, les dio el espacio que por derecho merecen y llevó adelante una serie de iniciativas como la creación del Conjunto Folclórico Nacional y de las Casa de Cultura para transformarla en una expresión con verdadero alcance na­­cional y una proyección que fuera más allá de nuestras fronteras”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.