ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Dúo Karma. Foto: revista planetario.com. ar

Hace algunos años una pareja de jóvenes se colocó frente al mar. Extendieron la vista sobre la intensidad del azul, sobre las marejadas y sobre  el tambaleante sonido de las olas que se rompen contra las rocas. Más tarde  regresaron  a la ciudad, pero no pudieron con el peso de su ancestral bullicio, con las calles polvorientas, con el curso que lleva su reloj interno y decidieron, de nuevo, emprender otro viaje. Fueron a lo profundo del campo, conversaron con las mariposas, con los zunzunes, con los tocororos,  con los cocuyos al anochecer, con  los manantiales, escrutaron hasta la vida que se esconde debajo de las piedras de los ríos, esperaron las primeras luces del amanecer  con una taza cargada de café y  descubrieron luego que todavía valía la pena hablar sobre  la belleza de las montañas infinitas y  cantar la maravilla de la vida, para restaurar así las grietas de todo lo perdido y la ternura de las pequeñas cosas.


Pudiéramos  relatar  así  la génesis de Mundo sonajero, un álbum con el que el dúo  Karma ganó  el Premio Cubadisco en el 2013,  pero ni la obtención de dicho  galardón ha contribuido a rescatar esta joya de las sombras y difundirla como merece,  para que todos tengan noticias de un grupo que ha alcanzado altas cotas de calidad y de un disco que se adentró majestuosamente en los terrenos de la world music.

Mundo sonajero es un álbum  etéreo y confesional que alcanza  un raro equilibrio entre las atmosferas más exuberantes y alegres y los parajes más sombríos y melancólicos, en los que,  por momentos,  Fito Hernández y Xochitl Galán, los jóvenes integrantes de Karma, llegan a gritar, casi de un modo imperceptible,  su angustia existencial.  Comprende 13 canciones llenas de historias que  están tan vinculadas a los parajes naturales que parece que ambos encontraron, el  modo  de ver la vida a través de los ojos de la naturaleza y descubrir en ella  un mundo lleno de detalles alucinantes y un fascinante lugar para la invención.

Con un perfecto acople entre las voces de Xochitl y Fito, Karma transforma el disco en un viaje desde la primera canción, En el delta.  Aquí se colocan la mochila sobre los hombros, abren la ventana y se lanzan al camino para comenzar a pintar horizontes llenos de colores arropados por  un mar de sonoridades que descienden  a las  raíces de la música  folclórica de varias regiones de Latinoamérica y de  otros continentes (utilizan con vitalidad  instrumentos tradicionales asiáticos)  y establecen un contacto muy directo con los ritmos tradicionales cubanos.

Es increíble la soltura de este dúo para convertir en buena  música  hasta los detalles mínimos que pueden pasar desapercibidos para el común de los mortales, dando forma a un disco que huele a carretera, a cruce de caminos, a  exploración.  En el álbum, una especie de road movie, los músicos logran tomar del recorrido por los  rincones más sorprendentes del mundo, las sustancias rítmicas de distintas culturas, las imbrican bajo una misma filosofía y entregan, como resultado final, una música luminosa y viva que parece la banda sonora de un nuevo mundo en el que no existe el desamparo sucio y gris, un mundo en el que, finalmente, renace la vida.

La sensación de volver a abrir los ojos después de haber visto todo se percibe de igual modo en títulos como Flor de té, Sol como ninguno, dos temas atravesados por una dulce y sosegada melancolía que muestra el costado más introspectivo y  poético de este dúo de trovadores que nació hace ya varios años en el seno de la Asociación Hermanos Saíz.

Karma tiene su patria en Cuba pero su música recorre en libertad varias geografías,  desde las comunidades  argentinas, el río Orinoco y las periferias latinoamericanas hasta  el mismo corazón de la India. De ahí que nos transporta hasta el centro de Nueva Delhi con Harakiri, un tema en el que flotan en perfecta armonía sonoridades hindúes junto a una letra que nos invita a desaparecer para siempre en el otro lado del mundo. Pero solo minutos más tarde nos toman de la mano y el tren vuelve a ponerse en marcha para contagiarnos de la música cubana y latinoamericana hasta desembocar en una de esas celebraciones  que solo pueden nacer  en esos alegres rincones del continente donde  la luz se apaga solo cuando amanece.

El círculo de vida que trazan con este álbum, en el que también interviene la tresera Enid Rosales,  adquiere su intensidad  más poética en El corazón es agua, uno de los temas de mayor alcance en el disco por la perfección con que logran poner en su lugar cada sonido y sacarle el máximo de partido para dibujar exuberantes y a la vez austeros ambientes que mantienen y llevan un paso más allá del discurso de Mundo sonajero. Además,  este arcoíris de ritmos se hace acompañar por la pujanza de la voz de Xochitl, una cantante influida por la escuela de Gema Corredera, que logra moverse sin dificultad por varios registros y redondea con su voz los conceptos sonoros más tremendos que maneja la alineación. En este aspecto, sin duda, radica otra de las grandes virtudes del disco.

En el mundo sonajero de Karma, en el que sobresalen otros temas como Madre Tierra, Tilcara y Capuli, también hay lugar para declaraciones de principios. Porque no hay otra manera de entender los enigmas de un tema como Aguacero nocturno, donde los Karma ponen sobre la mesa sus intenciones creativas cuando cantan que no quieren ha­cer canciones que se queden en la sombra ni quieren miedos viejos que resbalan si los nombras. Para decirlo claramente: Karma, con esa canción llena de esperanza a pe­sar de todo, renuncia a adaptarse al ritmo cambiante de los días y a ceder un ápice en sus búsquedas sonoras para que su obra, tan experimental como hermosa, se coloque en la programación de algún programa de turno. De principio a fin, Karma busca su lugar y su tiempo con este magnífico álbum que es capaz de dar voz hasta al silencio y dignificar los horizontes más evocadores de la música cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

luciana dijo:

1

21 de junio de 2015

08:40:36


Muchas gracias por tan linda descripción! Escuchamos al dúo desde hace poco y nos encanta y disfrutamos mucho de los buenos videos y de la estupenda música! Mi hija tiene menos de 2 años y me pide escucharlos!!! Los esperamos en córdoba en julio!!!!