ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Lauren Bacall. Foto: ElPaís.com

Fallecida en el 2014 a los 89 años de edad, Lauren Bacall se caracterizó por ser tan bella y buena actriz como por la firmeza de carácter.

Sus frases célebres suelen ser re­petidas en el ámbito del cine porque la mayor parte de ellas encierran una verdad incontestable. Frases tan punzantes como: “En Hollywood, un acuerdo de divorcio justo significa que cada parte consigue el 50 % de publicidad”.

Y tan verídicas como: “Creo que toda tu vida se refleja en tu cara, y eso debería ser un orgullo”.

Necesitó solo una primera película, a los 19 años de edad, para echarse a los espectadores en el bolsillo, Tener o no tener (Howard Hawks, 1944), al lado del que fuera su primer esposo, Humphrey Bogart.

Sale a relucir la Bacall a meses de su muerte porque en Nueva York acaba de celebrarse una subasta internacional con las pertenencias que acumulara en su apartamento del edificio Dakota, en Nueva York, y todo fue vendido.

El “todo fue vendido” lleva im­plícito que el mito sigue vivo y ello hace que la noticia se expanda por el mundo, porque en realidad no to­dos los mitos venden y tales subastas vienen a ser algo así como un re­gistro de trascendencias verdaderas, no importa que el medidor sea el dinero.

Cierto es que participar en una de esas subastas resulta privilegio de unos pocos frente a una gran mayoría de admiradores, que se li­mitará a leer cómo el apartamento del Dakota fue quedando vacío para también ser vendido dentro de unas semanas.

Interesados de 34 países que pug­naron por llevarse lo mismo una silla de estilo, que un cuadro sin mu­cho valor en el mercado, o un ca­charro de cocina. Cualquier objeto que haya estado en manos de “la flaca” (como la llamaba Bogart), o fuera contemplado por ella, adquirió un precio considerable y el dinero irá a parar a mano de sus tres hijos.

Se sabe del hechizo que para mu­chos significa la contemplación de un objeto histórico, o de valor añadido por haber pertenecido a una figura ilustre, y para ellos existen también, en buena medida, los mu­seos.

Pero hay coleccionistas que quieren más y, teniendo más, buscan llevarse a casa objetos que los vinculen de una manera más directa con las personalidades de sus encantos.

Nada para criticar, aunque si un largo paréntesis para el análisis de esas motivaciones.

El interés por adquirir las pertenencias de la Bacall reafirma que el mito sigue en la pelea pero, a decir verdad, no resulta decisivo para saber que sus películas, La senda tenebrosa, El sueño eterno, Cayo Largo, y otras más —en definitiva lo más importante de esta pequeña historia de subastas— no están en venta y, por calidad propia, se seguirán viendo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Sabe quien fue Dorothy Provine? dijo:

1

10 de abril de 2015

11:29:45


Una de los mejores.

Dany Daniel dijo:

2

10 de abril de 2015

16:31:19


una mujer muy bella, para los standares de sus tiempos, que oportunamente se casó con un grande de la actuación de todos los tiempos..y que actoralmente no brindó nada..sino porque en las 4 peliculas referidas en este articulo trabaja el señor Humphrey Bogart, por el brillaron esas peliculas...y pues claro el influyo en la publicidad de su carrera...otra pelicula en la que estuvo ella fue como otrapar a un millonario....eclipsada por la actriz mas deseada de todos los tiempos......siempre he dicho que Rolando es critico de un tiempo equivocado.....

Brígida dijo:

3

11 de abril de 2015

09:40:53


Lauren Bacall encantó y sigue encantando con su sola presencia. Representó un tipo de mujer insuperable en el tiempo. lo hizo de manera tan formidable que después no se le concebía en ningún otro papel, aunque actuara de maravillas. Por lo que puedo leer, los compradores de la subasta no compraron objetos de Bogart, sino de Lauren bacall. Este Dani Daniel siempre está al tanto de todo lo que escribe rolando para decir que no está de acuerdo. Una arrogancia la suya que debe esconder algo más. No soy una vieja y mi esposo y yo adoramos las actuaciones de la Bacall, Brígida

Fernando dijo:

4

15 de abril de 2015

00:15:13


No entiendo los que quieren imponer sus opiniones por encima de las que estan autorizadas, se puede no estar de acuerdo, lo que no se debe es pensar que tenemos la verdad absoluta, hay comentarios que dan un pco de pena leerlos.