ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

“Había una vez…”, dice el narrador oral y la frase mágica satura el ambiente para centrar las mentes en el relato, adornado con los gestos y la modulación de la voz.

La ficción de la historia también la construye el público con miradas, exclamaciones, risa o tristeza. Se desea saber el final con el propósito de comprender las fuerzas humanas para pelear contra los males que dañan la naturaleza, las relaciones interpersonales y la psiquis.

En Cuba existe una academia para transmitir conocimientos en este arte que anualmente promueve el Festival Primavera de Cuentos, y en el 2015 reunió a profesionales de África, Argentina, Brasil, Inglaterra, Chile, Colombia, España, México, Perú, Puerto Rico y Uruguay, del 15 al 22 de marzo, un lujo para quienes gustan de escuchar relatos.

El evento recordó a la destacada narradora cubana Esther López, (1931-2013) conocida por Cuqui Pérez; al Día Internacional de la Narración Oral a celebrarse cada 20 de marzo; y los 20 años del proyecto NarrArte, formador en técnicas gestuales y vocales de quienes pretenden desarrollar la habilidad de narrar.

La Directora del Foro de Narración Oral del Gran Teatro de la Habana, Mayra Navarro comentó a Granma Internacional que en estos encuentros realizan contadas colectivas y unipersonales, socializan teorías, premian concursos y formalizan intercambios con el propósito de mantener viva la fuerza de la palabra.

“El Festival se inició en el 2006, estamos en la octava edición, vinieron 28 extranjeros de 10 países y 80 narradores cubanos”, explicó la profesora que tiene en su quehacer una prestigiosa hoja de vida en diferentes partes del mundo.

Las salas de La Habana y otros espacios del país vibran con la historia de un relato, extendido también a escuelas, museos, bibliotecas públicas y plazas, con la utilización de escasos recursos escenográficos, porque lo primordial se expresa en la moraleja.

Quizás en la historia hablen animales, plantas u objetos inanimados, o se entre a la fantasía, el misterio, la tragedia o el humor. Puede acompañarse de un canto, un susurro o una danza, pero siempre será verosímil y atrapará hasta el punto final en que salga el narrador de la escena. En cada espectador queda aprehendida la enseñanza.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.