ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Silvio Rodríguez y Frank Fernández recibieron el premio Lengua de Pájaro, durante el concierto realizado en Nicaro. Foto: Juan Pablo Carreras Vidal

Nicaro, Holguín.— Metido en cuerpo y alma, como habitualmente asu­me sus proyectos, Silvio Ro­drí­guez llegó a este poblado del noroeste de Cuba y regaló sus canciones, mezcla de magia poética y palpitar cotidiano, como reflejaron las entonaciones del público, estremecido sobre todo con la pieza Ojalá.

El concierto, registrado como el nú­mero 57 del periplo denominado Por los barrios, se hizo memorable porque el cantautor compartió  la escena con ese grande de la música que es Frank Fernández, impecable en el pia­no y promotor asiduo del buen arte, y juntos trajeron aliento a gente que siente nostalgia por la minería, hasta hace poco su principal fuente económica.

La primera parte de la cita corrió a cargo del pianista, quien arrancó en solitario y luego presentó a la flautista Niurka González, al decir de él una de las intérpretes jóvenes más im­portantes de la música cubana, para, unidos, regalar sucesivamente obras de Juan Sebastián Bach, Mozart y Gonzalo Roig.

Acto seguido, sin abandonar el es­tilo didáctico con que explica al público el contenido de sus complejas interpretaciones, Frank obsequió Zapateo por derecho, especie de controversia de pianos que evoca el frenesí de una pelea de gallos.

Al concluir se le sumó Silvio y, con la sinceridad de los tiempos en que comenzaron a labrar su amistad, fluyeron Réquiem y Rabo de nube, antesala de las siguientes 15 canciones que el trovador, guitarra en mano y con el acompañamiento del Trío Trovarroco, empleó para provocar una cascada de recuerdos.

Intentó Silvio finalizar el concierto con Ojalá, pero los activos espectadores le solicitaron otras y continuó con El Mayor, Unicornio, Pe­queña serenata diurna, hasta poner fin con Cita con ángeles.

Amable resultó el breve encuentro con la prensa, a la que aseguró que emprender tan largo viaje había valido la pena. Y es cierto, porque ese criterio igualmente prevalece en los habitantes de Mayarí, donde Frank y Silvio se presentaron el pasado sábado.

Y así será mañana viernes, cuando el creador de La gota de rocío, El pa­palote, El necio, Escara­mujo y Sue­ño con serpientes, entre otras piezas también traídas a la presentación, avance más al este y llegue a Moa, la tierra del níquel.

En cambio Frank no lo acompañará porque se estará preparando para el concierto que realizará el sábado próximo en la capital de la provincia, en el teatro Eddy Suñol, con motivo de la jornada por el aniversario 75 de esta institución cultural.
Pie Silvio Rodríguez y Frank Fernández recibieron el premio Lengua de Pájaro, durante el concierto realizado en Nicaro. Foto: Juan Pablo Carreras (AIN)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

ROBERTO FERMIN dijo:

1

12 de junio de 2014

13:35:08


un par de gigantes la flautista el trio trovarroco se dieron banquete los que pudieron escucharlos gracias a todos por llevar su musica a todos los parajes de la isla

xiomara inerarity artiosa dijo:

2

12 de junio de 2014

20:44:08


Los dos grandes de nuestra música y de la cultura nacional de nuestra épica revolucionaria . Se que no llegará a tiempo mi comentario, pero díganle a Silvio que en Moa hay un héroe anónimo y el es ingeniero Presillas, que echó a funcionar Moa cuando el Che era el Ministro de Industrias. Los yanquis se llevaron los planos de la central procesadora pensando colapsarnos como lo hicieron con la cuota azucarera pero ahí estabas Presillas. Creo murió hace pócos años.